Desencadenó el Multiverso Oscuro en la épica colección Noches oscuras: Metal. Ahora la superestrella Scott Snyder vuelve a unirse al aclamado dibujante Jock (Batman:... El Batman que ríe, de Snyder y Jock

Desencadenó el Multiverso Oscuro en la épica colección Noches oscuras: Metal. Ahora la superestrella Scott Snyder vuelve a unirse al aclamado dibujante Jock para dejar libre en Gotham City al más letal morador de esa realidad alternativa: El Batman que ríe. ¡El Caballero Oscuro original nunca volverá a ser el mismo!

Los lectores de cómics somos gente de contrastes. Pasamos del «Scott Snyder es lo mejor que le ha pasado a Batman en los últimos años» al «Snyder, muérete». Aquí coincido con mi compañero Enrique cuando dice que (cito)

Metal, de Scott Snyder, es un tebeo que intenta imitar el estilo de Grant Morrison sin llegar a la suela de los zapatos de los peores momentos del escocés. Es una historia mal hilada, traída por los pelos, que genera varios desbarajustes en la continuidad del Universo DC, y que me ha puesto de mala hostia prácticamente a cada número que he leído. En general, podría decir eso mismo de casi todas las cosas que ha escrito Scott Snyder en el último lustro. Pero resulta que el último número de Metal vendió un 25% más que el segundo tebeo más vendido en marzo, y el doble que el cuarto de la lista.

Y ahí lo tenemos: Snyder es a los guiones de DC lo que Rob Liefeld fue a los lápices en Marvel. Incoherencias y espectacularidad por encima de todo, seguido de grandes cifras de ventas. Y a los prebostes de Warner / DC se la trae al pairo la calidad de la historia y la continuidad: lo único que les importa es que entren papelitos verdes cada mes en las arcas de la empresa. Burro grande, ande o no ande, como decimos aquí.

batman que rie

El señor Snyder (Batman: El útimo caballero en la Tierra, Noches Oscuras: Death Metal) se ha sacado de la manga que existe un Multiverso Oscuro, reverso tenebroso del nuestro (o sea que, válgame Dios, ¿NUESTRO Multiverso es el luminoso? Ya me quedo más tranquilo), donde cobran vida nuestros más profundos temores. Y de este Multiverso Oscuro se ha escapado el Batman que Ríe, una perturbadora fusión de Batman y el Joker, con toda la habilidad y conocimientos del primero y la maldad y amoralidad del segundo. El engendro resultante no puede dar más miedito. Para vencerle, el Joker infecta a Batman con una meganeurotoxina que tenía escondida en su corazón (el funcionamiento biológico de esto se me escapa) para que Batman se convierta en el Joker y así poder luchar en igualdad de condiciones con este nuevo enemigo. Batman ralentizará todo lo posible el avance de la toxina del Joker inyectándose antídotos a mansalva hasta el inevitable enfrentamiento final.

El universo de Noches Oscuras: Metal parece más una maniobra comercial para acercarse al mercado de la música heavy que un verdadero gran concepto para un arco argumental. Concretamente, este El Batman que ríe es una historia de Batman pasada por el filtro del terror, y para escuchar con una playlist de gloom metal. Y aun así, su pretensión de poner a Bruce Wayne ante su adversario definitivo, el recurrir a la ayuda del Joker dejándole entrar en la Batcueva, e interrumpir el tratamiento del hijo psicópata de Jim Gordon se nos antoja llevar al extremo la historia tratando de imitar no sólo a Morrison en el fondo, sino al mismísimo Mark Millar en las formas. Millar es uno de esos guionistas que en cada proyecto nos epatan con una historia más grande que la vida, elaborados planes calculados al milímetro en el que autores y personajes se lo juegan todo a una carta. En El Batman que ríe, Snyder se saca de la manga el villano de Batman definitivo, y obliga al héroe a tirar de recursos «cuestionables». Se podría argumentar que su errático comportamiento vendría producido por las drogas que Bruce Wayne ha tomado para contrarrestar la neurotoxina del Joker, pero me inclino a pensar que parte de culpa la tienen las ganas de Snyder de impresionar, de decir «mira cuánto molo», a pesar de no tener nada de esto ningún sentido.

Acompaña a Snyder el escocés Jock (Wytches, All Star Batman), con un estilo más propio de un relato de terror que de uno de Batman al uso, aunque también es cierto que El Batman que ríe se puede considerar una historia de terror del Caballero Oscuro, alejada del entorno superheroico. A medida que avanzan los 7 números de esta miniserie su trazo se va volviendo menos detallado y más errático, llegando a prescindir con el tiempo de dibujar fondos, y dejando que la tensión de la narración se centre en los personajes y menos en el entorno. Este volumen incluye la historia El Caballero Sombrío, escrita por otro autor muy vinculado a Batman en los últimos años, James Tynion IV (Detective Comics: Rostros sombríos, Batman y Robin Eternos), y con los siempre maravillosos dibujos de Eduardo Risso (Noche Oscura, 100 Balas). En este one-shot se alterna la historia en curso con retazos del pasado de un Bruce Wayne alternativo cuya vida da un vuelco al coger la pistola del asesino de sus padres y acabar con él en el acto. El Batman en el que se convierte es más violento y sin reticencias a empuñar armas de fuego y matar criminales con ellas, lo que le convierte en el aliado perfecto del Batman que ríe..

batman que rie

Una de las cosas que siempre me ha llamado la atención de Batman, sobre todo cuando se enfrenta a adversarios que claramente le superan, es que muy rara vez pide ayuda. No sé si es orgullo, cabezonería o un sentido de que «Gotham es mía y yo me ocupo de ella», pero todo este problema se podría haber solventado en un santiamén invitando a la ciudad a uno o dos de los pesos pesados de la Liga de la Justicia. Al fin y al cabo, para eso se fundó el grupo, ¿no? Pero claro, si hiciera eso no tendríamos este tipo de historias, por un lado, y por otro ¿quién respetaría a Batman si cada dos por tres llamara a Superman para sacarle las castañas del fuego? En este El Batman que ríe, Bruce Wayne se ve superado desde el primer momento, y para salvar la situación contará solo con los recursos que la propia ciudad de Gotham puede proporcionarle. No es un cómic que recomiende encarecidamente a todo el mundo, pero podrá gustar a las mentes más juveniles e impresionables, aficionadas a los relatos de terror con monstruo. Será la edad, pero yo estoy ya en una etapa de mi vida en que me dan más miedo los vivos que los muertos. Qué se le va a hacer.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com