Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

El Gorila Llorica: ¿Qué es un buen tebeo?

El gorila llorica

Se define sesgo cognitivo (en la wikipedia, si queréis algo más profundo, preguntadle a algún experto en psicolgía) como un efecto psicológico que produce una desviación en el procesamiento mental, lo que lleva a una distorsión, juicio inexacto, interpretación ilógica, o lo que se llama en términos generales irracionalidad, que se da sobre la base de la interpretación de la información disponible, aunque los datos no sean lógicos o no estén relacionados entre sí. Y sí, en el mundo del cómic también se da. En particular, es muy habitual confundir calidad con popularidad (¿pero como va a ser mala la música de Alejandro Sanz con los millones de discos que ha vendido?) o incluso gustos personales con calidad (¿estás diciendo que tengo mal gusto?). Porque sí, por muy gourmet que nos creamos en ocasiones, a veces nos apetece comernos un Big Mac. Y sobre la popularidad… lo que se dice siempre, ¿no? Un billón de moscas no pueden estar equivocadas: come mierda.

El caso es que aunque en ocasiones esos tres factores (calidad, popularidad, gusto personal) vayan juntos, no hay una relación de causalidad directa. Un cómic de buena calidad puede ser un superventas o un fracaso comercial, y un cómic que haría llorar al Niño Jesús puede pasar a la historia como uno de los más vendidos. De hecho, ha ocurrido en más de una ocasión. Vamos a poner ejemplos prácticos de todas las combinaciones posibles de estos tres parámetros. En gusto personal, los míos, por supuesto.

adop

1.- Calidad (✅), popularidad (✅), gusto personal (✅).

Aquí el ejemplo está claro: Watchmen. De la calidad de Watchmen a estas alturas no vamos a hablar, sirva como muestra el hecho de que hace unos años grabamos un podcast de dos horas hablando de UNA de las grapas de la serie. Las cifras de ventas en España son secreto de Estado, pero todo indica que la obra maestra de Alan Moore es un superventas. Todas las editoriales que han sido licenciatarias de DC Comics en España la han editado, y alguna que no lo ha sido también, como el extraño caso de Glénat. Zinco sacó su primera edición en grapa, Norma un tomo en tapa dura, Planeta sacó un Absolute en castellano y otro en catalán (de los cuales salieron cinco ediciones del primero y dos del segundo, de 10000 ejemplares cada una), y ECC… apunten: una edición en grapa (agotada), una edición 30 aniversario (la de la tapa blanca, agotada), una edición en cartoné, dos ediciones deluxe y ocho ediciones en rústica. En total, ECC ha lanzado Watchmen al mercado en un total de trece ocasiones. Y sobre gustos personales… Bueno, digamos que está en mi Top 5 de todos los tiempos y posiblemente el cómic que más veces me he leído en mi vida.

2.- Calidad (✅), popularidad (✅), gusto personal (❌).

Tampoco cuesta demasiado encontrar un ejemplo de este tipo: Tintín. La gran obra de Hergé, una serie de 23 álbumes publicados entre 1930 y 1976, es una de las series más influyentes de la historia del cómic. Es la obra fundacional de la Línea clara del cómic franco-belga, es una serie que siempre está disponible, que ha pasado por un buen puñado de editoriales, de formatos, de canales de distribución… pero no lo soporto. No puedo con Tintín, nunca he podido con Tintín. Se me atraganta.

3.- Calidad (✅), popularidad (❌), gusto personal (✅).

¿Alguien se atrevería a decir que Promethea de Alan Moore no es una puñetera obra maestra? Quizás sea excesivamente denso a nivel argumental, quizás sus experimentos narrativos requieran un análisis de las páginas con una profundidad a la que el lector medio no está acostumbrado, pero es, sin duda, una de las mejores obras que el barbudo de Northampton ha producido en toda su carrera. Para mí, es una puñetera delicia, un disfrute intelectual y sensorial que pocos cómics han conseguido darme. Pero no tenemos que perder de vista el hecho de que su primera edición en grapa, de la mano de Planeta en el año 2000, fue cancelada por falta de ventas en el número 12 y pasó a formato tomo.

promethea grapa

4.- Calidad (❌), popularidad (✅), gusto personal (✅).

¿Un tebeo que sea objetivamente malo, que vendiera como churros y que sabiendo que es malo aún así me guste? Lo peor de todo es que tampoco me ha hecho falta pensarlo demasiado. El puñetero X-Force del puñetero Rob Liefeld, cuyo primer número vendió la friolera de cinco millones de ejemplares (contextualizando, el tebeo más vendido del pasado junio llegó a los doscientos mil, y eso que era el número uno del más reciente relanzamiento de la Liga de la Justicia), siendo el segundo cómic más vendido de la historia. A estas alturas, hablar con objetividad del X-Force de Rob Liefeld es hablar de anatomías imposibles, de perspectivas espantosas y de diálogos infames. Pero qué demonios, tengo estos tebeos en edición deluxe, en tapa dura y con tintas metalizadas en la portada.

x force liefeld

5.- Calidad (✅), popularidad (❌), gusto personal (❌).

Entramos en lo que se llama obras de culto. Son esos tebeos que analizas objetivamente y tienen una calidad incontestable, pero ha llegado a cuatro gatos y tú no eres uno de ellos. Un claro ejemplo sería Stray Toasters de Bill Sienkiewicz, una obra que se editó hace más de veinte años, en la que el autor puso más de sí mismo… pero que no se ha vuelto a reeditar en España desde entonces. Y aún siendo consciente el trabajo que lleva detrás, nunca he podido terminar de leer.

stray toasters

6.- Calidad (❌), popularidad (✅), gusto personal (❌).

“¿Pero cómo le gusta a la gente esta ponzoña?” es la pregunta que se hace uno cada vez que se topa con este tebeo. Metal, de Scott Snyder, es un tebeo que intenta imitar el estilo de Grant Morrison sin llegar a la suela de los zapatos de los peores momentos del escocés. Es una historia mal hilada, traída por los pelos, que genera varios desbarajustes en la continuidad del Universo DC, y que me ha puesto de mala hostia prácticamente a cada número que he leído. En general, podría decir eso mismo de casi todas las cosas que ha escrito Scott Snyder en el último lustro. Pero resulta que el último número de Metal vendió un 25% más que el segundo tebeo más vendido en marzo, y el doble que el cuarto de la lista.

Snyder, muérete.

7.- Calidad (❌), popularidad (❌), gusto personal (✅).

La pregunta de esta otra categoría es “¿pero cómo me gusta a mí esta ponzoña? ¿y sólo me gusta a mí?” El líder absoluto aquí es Lobo, el último Czarniano. Pasados los primeros años, los dibujados por gente como Simon Bisley, Keith Giffen y Denys Cowan entre otros, Lobo era una serie repetititva, de historias superficiales con el único objetivo de intentar escandalizar. Pero, eh, era el rajado Hombre. Y ahí seguía yo, yo qué sé por qué. Hasta que el personaje cayó en el olvido.

lobo caracoles

8.- Calidad (❌), popularidad (❌), gusto personal (❌).

Aquí hablamos de “¿pero cómo es que se edita esta ponzoña? ¿alguien lo compra?” Cualquier cosa de la editorial Bluewater, por ejemplo, entra en este saco. Ventas mínimas, autores que no cobran por su trabajo… Y tebeos con una calidad ínfima comparado con un fanzine medio.