La verdad es que la editorial Dolmen nos está dando alegrías con su llamada Biblioteca Howard Chaykin, con la que nos ha ofrecido algunos... Mighty Love, de Howard Chaykin

La verdad es que la editorial Dolmen nos está dando alegrías con su llamada Biblioteca Howard Chaykin, con la que nos ha ofrecido algunos de los controvertidos trabajos recientes del genial autor de New Jersey como Estados Divididos de Histeria o Hey Kids!, aunque también ha recuperado obras que se habían quedado en el limbo y permanecían inéditas en nuestro país del tipo de la tremenda Satélite Sam, o esta novela gráfica llamada Mighty Love, que vio originalmente la luz en el lejano año 2003 de la mano del sello Vértigo.

Antes que nada voy a tratar de eliminar las suspicacias que pudiera provocar que una obra de un autor tan conocido como Howard Chaykin siguiera inédita en España casi una década desde su publicación en Estados Unidos. Si bien es cierto que Mighty Love no es un tebeo perfecto, y que está lejos de la provocación que supusieron Black Kiss o American Flagg!, hay que dejar claro que supera con creces a sus trabajos mainstream que se han publicado en este siglo para Marvel o DC. Me refiero a sus olvidables etapas en Supreme Squadron, Punisher War Journal, Hawkgirl o Blade.

Tras esta presentación, decir que Mighty Love es una novela gráfica que se lee en un respiro. Y ello gracias al siempre eficaz trabajo de Chaykin a la hora de elaborar una trama dinámica y unos diálogos llenos de chispa y mala leche que, por supuesto, son aderezados con ese toque picantón de erotismo marca de la casa. ML no es un cómic sexualmente explícito, y aunque sí que es provocador en cierto modo, no deja de ser uno de los trabajos más comedidos del autor. Casi me atrevería a decir que es una perfecta carta de presentación para aquellos lectores que quieran acercarse a la figura de Howard Chaykin y se sientan algo sobrepasados por la aureola de aparente complejidad que tienen sus obras más famosas.

mighty love

Lo que queda claro leyendo Mighty Love es que Howard Chaykin se lo ha pasado en grande contando una historia de amor (con gotas de fetichismo) y vigilantes urbanos. Los protagonistas son Delaney Pope, que de día es policía y por la noche sale a cazar criminales como Alondra; y Lincoln Reinhart, que mientras que a la luz del sol trabaja como abogado defensor, no duda en enfundarse el traje de Ángel de Hierro para dar caza a los maleantes que salen injustamente indemnes.

Lo curioso es que, mientras que en sus personalidades civiles se detestan, es enfundarse el traje y la tensión sexual se desata hasta límites insospechados. Hemos de aclarar que estamos hablando de un tebeo de vigilantes, y no de superhéroes al uso. Tiene más en común con la miniserie de The Shadow, que el propio autor realizó en los ochenta, que con sus trabajos más alimenticios.

En esencia, Mighty Love es la visión que tiene Howard Chaykin de una historia romántica. Pero claro, siendo él el autor ya podéis imaginar el tono turbio de la trama. Además, también es un vehículo con el que el autor denuncia un sistema corrupto que no funciona. Un grito de rabia contra las injusticias de la vida diaria y de cómo, casi siempre, el pez chico se come al pobre y no importa la verdad, tan solo los ceros de tu cuenta corriente.

A nivel gráfico podemos disfrutar de un Chaykin a un gran nivel, con esa narrativa gráfica voraz que imprime un dinamismo inusitado a sus viñetas. Su gusto por la arquitectura y los diseños añejos también asoman, y en los momentos más oscuros de este Thriller Romántico Urbano podemos atisbar esa pasión del autor por el Noir de la época dorada de Hollywood. A sus lápices le tenemos que sumar la más que acertada paleta de colores de Dave Stewart, que ayuda a pasar de las escenas de día y noche o al cambio de un protagonista a otro, pues nuestro amado Howard nos cuenta la historia desde ambos puntos de vista.

Como hemos dicho, Mighty Love se lee en un ratito, dejando con ganas de leer más aventuras de Alondra y Ángel de Hierro.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com