¡Por fin! Eso es lo que gritarán muchos aficionados que tengan este Omnigold de Thor en las manos. Con la salida a la venta... Marvel Omnigold. El Poderoso Thor 1: La saga comienza aquí

¡Por fin! Eso es lo que gritarán muchos aficionados que tengan este Omnigold de Thor en las manos. Con la salida a la venta de este volumen, Panini completa la publicación de todas las obras básicas de Marvel de los años 60. Hasta el momento ya hemos visto cómo habían circulado las reediciones de Los 4 Fantásticos, Los Vengadores, Iron Man, Silver Surfer, Hulk, La Patrulla X e incluso el Hombre Hormiga y la Avispa. Pero el material del Dios del trueno se hacía de rogar.

vikings

Hagamos un poco de arqueología comiquera. Estos primeros números de Thor, los que van del Journey into the mystery 83 a 86 nunca habían sido publicados en su totalidad en color. Por supuesto que tuvieron cabida en su Biblioteca Marvel correspondiente (tomo tres si mal no recuerdo), pero en formato original solo se habían publicado los seis primeros en la colección Orígenes Marvel del recordado sello Forum de Planeta de Agostini Comics. Curiosamente este tochal incluye también material posterior a estos tebeos, pero que cronológicamente se ubican antes del JITM 83. Estoy hablando por supuesto de los míticos Relatos de Asgard.

Esta colección de historias cortas de cinco páginas (salvo los dedicados al Ragnarok que ocupan el doble) fueron complementos de la colección del Hijo de Odín, donde Stan Lee volvió a contar con el apoyo de Jack Kirby para narrarnos una serie de aventuras totalmente trascendentales. Estos Relatos de Asgard han visto ya varias ediciones en España de la mano de Panini tanto en tapa blanda como en tapa dura y desde luego también fueron pieza clave del comienzo de la Biblioteca Marvel de Thor.

odin

Y siendo sinceros… Tres ediciones me parecen pocas, porque estamos ante un material excepcional: Stan Lee en su eterna búsqueda de conceptos nuevos para enriquecer un Universo Marvel que estaba creciendo a toda velocidad, decidió introducir un elemento ya preexistente, como fue la mitología nórdica. Así en estos Relatos de Asgard vemos el origen del propio Odín, del árbol de los nueve mundos Yggdrasil, o incluso de los hombres con un génesis que poco o nada tiene que ver con el resto de religiones establecidas.

El tono de estas historias es marcadamente aventurero. El hecho de su breve duración hace que se lean en un suspiro y que dejen con ganas de más al cambiar constantemente de protagonistas. Por sus páginas pasarán personajes como Balder, Odín, Heimdall, Ymir, Surtur, Hela, Sif o los emblemáticos tres guerreros. Pero también tenemos a un joven Thor tratando de hacer las hazañas más grandes posibles con la intención de ser digno de portar el martillo de Uru. Y si está el joven Dios del Trueno muy lejos no puede andar su hermano Loki. Esto marcará buena parte de estas sencillas pero encantadoras historias con Loki tratando de hacer perder a Thor el favor de su padre. Unos tebeos distintos a todos los que publicaba Marvel en los sesenta, donde los superhéroes asomaban por todas partes. De hecho, por momentos la estructura y alguna de las historias me han recordado poderosamente a tiras de prensa como El Príncipe Valiente o Terry y los Piratas de Hal Foster.

tales

Una vez superados estos Relatos de Asgard es cuando llegamos verdaderamente a la serie regular de Thor cuando todavía se llamaba Journey Into The Mystery. En este primer tomo recopilatorio apenas se araña la superficie de lo que llegará a ser el personaje que, al igual que otros personajes como Hulk o Iron Man, contó con unos primeros años algo titubeantes o durillos. No son malos cómics, eso lo dejo claro de antemano, pero sí son algo áridos comparados con otros coetáneos suyos. Los clichés marca de la casa seguirán ahí con el alter ego del héroe pardillo, pusilánime o debilucho. En este caso no es otro que Donald Blake, un doctor que un buen día encuentra un bastón que al golpearlo contra el suelo lo convierte en Thor. Todavía tardaríamos mucho en encontrarnos con el conflicto de personalidades y al principio no queda claro si la presencia de Thor se limita al nombre y a la apariencia, pues no parece mostrar signos de existir como “entidad” propia. Pero bueno, que le vamos a hacer, si DC tenía su cliché con los sidekicks, a Marvel le chiflaban las identidades secretas.

Y para clichés el de Jane Foster. El imperante tono machista que ha tenido el cómic de superhéroes durante décadas (y que todavía mantiene pero afortunadamente en menor grado) provocaba que mes sí y mes también la novia del héroe fuera atacada o secuestrada, una eterna damisela en apuros. Otro detalle destacable es la naturaleza de los enemigos de Thor. Cuando estos no eran alienígenas, eran chinos (ahí teníamos al Hombre Radioactivo) o rusos. Un tufillo fascista fruto de la paranoia imperante de la Guerra Fría. Cojones, si incluso hay un episodio (el 87) que se titula “Prisionero de los rojos”.

jitm

Del resto de historias me gustaría destacar el divertidísimo anual donde por primera vez se dan de leches Thor y Hércules. Una tradición que por desgracia no se ha mantenido tanto como la de ver a Thor contra Hulk.

No lo he comentado, pero la inmensa mayoría de las quinientas páginas de este primer Omnigold de Thor están dibujadas por Jack Kirby. Décadas después me sigue pareciendo todo un titán. Su imaginación desbordante provocaba que sus viñetas cobrasen vida. Que capacidad para la épica, para la creación de razas y arquitecturas, que diseños de personajes tan icónicos. Me quedo sin palabras.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com