Journey Into Mystery arranca en 1952, casi una década antes del inicio de la Era Marvel. En sus inicios, era una de tantas series... Thor: Relatos de Asgard

Journey Into Mystery arranca en 1952, casi una década antes del inicio de la Era Marvel. En sus inicios, era una de tantas series genéricas llenas de historias cortas, de géneros variables, oscilando entre la fantasía, la ciencia ficción o el terror, del mismo modo que sus hermanas Strange Tales, Mystery o tantas otras publicaciones de la Atlas de los años 50. Pero tras la presentación en sociedad de los Cuatro Fantásticos, el género superheroico empieza a crecer dentro de la editorial. Dos meses después de los 4F, debuta el Hombre Hormiga. Cuatro meses después, Hulk. Y tres meses después de la mole gris (aún no había llegado el verde), en el mismo mes que Spiderman, aparece un nuevo personaje que acabaría protagonizando Journey Into Mystery, y que venía a responder a la pregunta de Stan Lee “¿cómo puedes hacer a alguien más fuerte que la persona más fuerte?”. Por supuesto, la solución era obvia: tenía que ser más que humano. Tenía que ser un dios.

Y así llegó El Poderoso Thor.

Al principio, Thor era básicamente un superhéroe del Universo Marvel. Sí, su trasfondo era de dios nórdico, pero durante su primer año, de la mitología nórdica poco se vio en su colección más allá de Loki, Odín, Heimdall, Balder y poco más. Pero llegó un momento en el que en Marvel se dieron cuenta de que estaban desaprovechando el potencial que tenía este personaje.

Relatos de Asgard

Uno de los grandes problemas que tenía el Thor de los primeros tiempos era que, salvo por su nombre y el de los mencionados secundarios, era un personaje tremendamente plano. Su contexto mitológico era absolutamente anecdótico, y poco se veía en el personaje que lo hiciera único, realmente proveniente de la mitología que decía su nombre. Los dioses representados en este primer año y pico, protagonista incluido, están representados de una forma bastante superficial, con alguna que otra licencia respecto a los relatos narrados en las Eddas.

Hasta que en el número 97 de Journey Into Mystery, catorce números después de la presentación en sociedad de Thor y tras una bastante insulsa historia en la que el protagonista de la serie combatía al Hombre de Lava, arrancó el complemento de Tales of Asgard. En esta primera historia de esta nueva cabecera, Lee y Kirby empiezan a presentar, de forma bastante básica -recordemos que los cómics de los años 60 no estaban enfocados a treintañeros y cuarentones- los principales conceptos de la mitología nórdica. Los Aesir, Ymir y los Gigantes de hielo, Surtur, Yggdrasil… en cinco páginas se presentan más conceptos de la mitología de la que proviene el Dios del Trueno que en los catorce números anteriores.

balder relatos de asgard

Journey Into Mystery 106, color de George Roussos.

Poco a poco, la pareja creadora de la mayor parte del Universo Marvel va adaptando, a su manera, la mitología recogida en las Eddas, prosaica y poética, de la primera mitad del S.XIII. No será hasta el número 100 que veamos a Thor en Relatos de Asgard, y además es un Thor niño, dotando también de un pasado al protagonista, además del telón de fondo que se iba tejiendo poco a poco.

Lo que al principio son historias autoconclusivas, de carácter casi enciclopédico, evoluciona con el tiempo a presentar arcos argumentales más complejos, más largos, más aventureros. Además, la mitología que se iba introduciendo poco a poco en el complemento se iba filtrando en la historia principal de la publicación. Sí, es cierto, simplifican y suavizan las historias originales de una forma notable, como en el caso del encarcelamiento de Loki, que aquí es aséptico e indoloro, no es atado a unas piedras con los intestinos de su hijo mientras una serpiente le deja caer veneno en la cara, pero el sense of wonder que provocan estos pequeños complementos ni se olía en la historia principal de la serie.

ragnarok

Thor 127, recoloreado de Matt Milla en 2009.

Y si las historias aquí relatadas son fascinantes y construyen, aunque partiendo de un material preexistente, uno de los rincones más literalmente fantásticos del Universo Marvel, la energía que desprenden estos lápices de Jack Kirby hace que esta sea una de las cumbres de su carrera.

El entintado

La enorme cantidad de páginas que produjo Jack Kirby a lo largo de sus primeros años en el Universo Marvel hizo que muchos entintadores recibieran el encargo de terminar sus lápices, con distintos niveles de acierto. Quizás uno de los más apreciados por el fandom fuera Joe Sinnott, y entre los más polémicos está sin duda Vince Colletta, el encargado de entintar la mayoría de las historias recopiladas en este tomo. Pero, al igual que Lee y Kirby, Colletta le dedicó un mimo especial a estos números, siendo uno de los mejores trabajos de toda su carrera.

kirby colletta

La edición

Si bien lo auténticamente importante en un cómic es siempre el cómic en sí mismo, en este caso la edición física de estos Relatos de Asgard está tan cuidada que merece detenerse un poco en ella.

Como hemos comentado, los Relatos de Asgard son la adaptación Marvel más o menos libre de las Eddas del siglo XIII. Y en esta edición se ha buscado un aspecto de libro medieval que, ciertamente, ha quedado muy bien logrado. La portada de este libro, encuadernado en holandesa, con una impresión de fondo que simula estar hecha de cuero, tiene un agradable tacto acolchado que le da un cierto disfrute ya al mero hecho de sostenerlo entre las manos. Además, el Mjolnir que ilustra la portada viene troquelado, con el contorno en tintas doradas, y queda, francamente, espectacular.

Luego está el asunto del papel. Los cantos del papel, acertadamente no satinado en esta ocasión, tienen un tratamiento que simula el aspecto de un libro antiguo, con las hojas cortadas por métodos artesanales en lugar de mediante guillotinado industrial. Además, este proceso hace que cada vez que pasas una hoja, el roce de unos pliegues con otros produzca un sonido que, de nuevo, recuerda al de un libro de siglos pasados. Tenemos, así, una edición que trasciende lo meramente visual, implicando al tacto y al oído a la lectura y haciendo que la experiencia multisensorial justifique el precio más elevado de lo normal.

En resumen…

Relatos de Asgard es el ciclo de historias que dieron a Thor el trasfondo que necesitaba para ser uno de los grandes personajes de la editorial, y sin las cuales nunca habría pasado de un superhéroe genérico sin demasiada personalidad. Es, sin duda, la gran obra que hicieron Stan Lee y Jack Kirby con el Dios del Trueno, y una de las más notables etapas que firmó esta pareja de demiurgos. Para todo lector interesado en los orígenes del Universo Marvel, este tomo es una lectura obligatoria, y más aún teniendo en cuenta que el color con el que ha sido restaurada esta edición es mucho más fiel al original, y más apropiado para los lápices de Kirby, que la anterior edición aparecida en el tomo de Marvel Gold de 2011.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Thor. Relatos de Asgard - Edición Especial
Lee Stand and Panini España
Precio: EUR 38,00
Summary
Review Date
Reviewed Item
Thor: Relatos de Asgard
Author Rating
51star1star1star1star1star
Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com