Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Hulka: Empezar de cero

Hulka: Empezar de cero
Guion
Rainbow Rowell
Dibujo
Roge Antonio y Luca Maresca
Color
Rico Renzi
Formato
Rústica. 120 páginas. Color
Precio
14€
Editorial
Panini Cómics . 2022
Edición original
She-Hulk #1-5/LGY #164-169 (Marvel)

Hulka está de moda. Con la serie de Disney + protagonizada por Tatiana Maslany, los focos se han girado en dirección hacia nuestra abogada verde soltera. Pese a lo bien que se conserva la buena de Jen Walters, ya pasa la cuarentena, pero desde que fue creada en 1980, apenas ha habido un par de etapas que se recuperan. Si olvidamos periodos como el de Steve Gerber o el de Peter David, la cosa es que nos queda un puñado bastante reducido de tebeos de la amazona esmeralda que recomendar: Las etapas de John Byrne y Dan Slott y, casi forzando, la de Charles Soule. Hace falta nuevo material y Hulka: Empezar de cero puede ser el principio de una nueva etapa clásica.

Hulka: Empezar de cero

Para capitanear esta nueva etapa, la elegida ha sido Rainbow Rowell, una escritora proveniente de la literatura juvenil, que hace no tanto se ha marcado una etapa sobresaliente con los Runaways, que, como no nos cansamos de decir, es la mejor serie Marvel a la que no hiciste caso. Parece ser además, que fue la propia escritora la que solicitó a Marvel poder encargarse de las aventuras de Jen Walters, con lo que todo apunta a que hay un plan o al menos muchas ganas de contarnos su visión de Hulka.

Con lo que tal vez sí puede haber más queja es con el apartado gráfico y no por la calidad de sus dibujantes, tanto el brasileño Roge Antonio como el italiano Luca Maresca hacen un trabajo plenamente digno, sino por la práctica cada vez más habitual en las dos grandes de no mantener a un solo dibujante más allá de un escaso puñado de números, todo ello en detrimento de la identidad de la serie. Afortunadamente los estilos de ambos siguen líneas similares y la imagen no resulta tan dañada, pero sin duda Hulka: Empezar de cero habría resultado beneficiada de tener solo a uno de los dos a los lápices, fuera quien fuese.

Hulka: Empezar de cero

Más allá de estas disquisiciones generales, lo que tenemos enHulka: Empezar de cero es un esfuerzo evidente de dejarnos claro que esta es nuestra Jen de siempre, la de Byrne, la de Slott… solo que un poco distinta. Rowell repite hasta cierto punto la fórmula que siguió con Runways. Comienza dejando claro que conoce y entiende al personaje y nos muestra sus viejas claves: sus amigos, su actitud, sus enemigos… para después darle una pequeña vuelta y llevarlo más allá. Para empezar pondrá a Jen comenzando de cero — un poco a lo Peter Parker buscandose la vida — y una vez asentada en un primer número que deja todas las bases dispuestas, introduce el elemento que nos llevará por nuevos derroteros.

Y el elemento diferenciador vendrá en forma de la Sota de corazones, un personaje también con más de cuarenta años de historia y que, sin embargo, rara vez había subido de la tercera división. La última vez que Jennifer y Jack cruzaron sus caminos las cosas no salieron especialmente bien, pero la Sota de corazones que tenemos aquí no es la apocalíptica y titánica batería de energía que hacía frente a amenazas de nivel cósmico. Tenemos a un Jack confuso, vulnerable, con una belleza delicada casi como si lo hubieran sacado de un manga BL. En conjunción con la fuerza y la rotundidad de Hulka, que querrá hacer todo lo posible por ayudarlo, no vamos decir que en este primer tomo la cosa tome una deriva romántica, pero se huele llegando poco a poco — y qué mejor para un personaje llamado Sota de corazones.

Hulka: Empezar de cero

Quizá se le pueda achacar a Hulka. Empezar de cero que hace poco más que situar a los personajes en la parrilla de salida, como si la historia de verdad empezara en el siguiente tomo, pero resuelve tan bien a los personajes, añade tan acertadamente las pequeñas variaciones y nos lo plantea con tanto humor, que se gana del todo el voto de confianza.

Más allá del baile de dibujantes que comentábamos, el trabajo de ambos resulta agradable a la vista y centra sus esfuerzos en el acting de personajes, que es sin duda lo que pide la historia. Tal vez, resulta un poco más personal el brasileño y un poco más arriesgado en lo narrativo, pero en cualquier caso se trata de dos dibujantes de estilos compatibles dentro la misma historia, que entienden dónde está el peso del guion de Rowell y se ponen a su servicio.

Tal vez sepa a poco, pero el bocado que nos dan Rowell, Antonio y Maresca en Hulka: Empezar de cero deja con ganas de probar otro pedazo de lo mismo.

Coméntanos algo

No hay comentarios aún. Sé tú el primero

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *