Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Grandes novelas gráficas de Batman: Gótico, de Grant Morrison y Klaus Janson

Grandes novelas gráficas de Batman: Gótico, de Grant Morrison y Klaus Janson
Guion
Grant Morrison
Dibujo
Klaus Janson
Color
Steve Buccellato
Traducción
Felip Tobar Pastor
Formato
Cartoné, a color, 144 páginas
Precio
21,50 €
Editorial
ECC. Marzo 2024
Edición original
Legends of the Dark Knight 6-10

Hay que reconocer que ECC sabe sacar el máximo provecho a los bestsellers de DC. No, no voy a hablar de las muchas ediciones de La broma asesina (aunque quedaría un artículo muy chulo). Hoy reseñamos “Batman: Gótico”, obra de Grant Morrison y Klaus Janson, que regresa a las librerías dentro de la línea “Grandes novelas gráficas de Batman”.

Batman: Gótico. Un poco de contexto

En 1989 se estrenó el filme Batman, dirigido por Tim Burton. La película, aunque de calidad cuestionable, fue un éxito de público indiscutible. Como era de esperar, desde DC Comics comenzaron a publicar numerosos proyectos que pudieran atrapar a una multitud ávida de nuevas historias del Señor de la Noche. Con este propósito se creó la serie “Batman: Legends of the Dark Knight”, realizada por distintos equipos creativos. Tras el pistolezado de salida de Dennis O’Neill y Ed Hannigan, le llegó el turno a los mencionados Morrison y Janson con “Gótico”, una historia de cinco partes que debutó en abril de 1990.

El escocés ya era un autor conocido en el seno de la editorial gracias a sus proyectos con personajes como la Doom Patrol, cuya etapa sirvió de caldo de cultivo para lo que más tarde sería el sello Vértigo. Pero sobre todo, en DC buscaban repetir un éxito como el de Arkham Asylum, en la que Dave McKean ilustró el guion de Morrison y que también le granjeó cuantiosos beneficios a la editorial.

La premisa de “Gótico” es brillante por su sencillez, efectividad y contundencia: Un nuevo villano llamado Mr. Whisper está dado caza a los capos mafiosos de Gotham. Por ello, se ven obligados a recurrir a Batman para que los ayude. Si solo nos fijamos en esto, nos encontramos con que Grant Morrison sabe dar en las teclas adecuadas para crear un noir detectivesco a la altura de maestro de la novela negra como Raymond Chandler. Pero claro, estando metido el creador de Los Invisibles o “El Asco”, el argumento no podría quedarse solo en eso.

En “Gótico”, Grant Morrison crea un relato fuera de continuidad pero que no constituye ninguna contradicción con todo lo que sabemos del pasado de Batman. Para ello recurre al viejo truco de “rellenar huecos”. En esta historia se nos revela que Bruce Wayne fue internado en un colegio en el extranjero cuando era pequeño y que allí pudieron pasarle “cosas”. Con cosas, me estoy refiriendo a ser víctima de abusos sexuales por culpa de un profesor depravado. Por supuesto, en este arco no se dice de manera explícita que esto le sucediera a Bruce o a algunos de sus compañeros, pero queda claro que la conducta indecorosa del profesor va por esos derroteros.

El desarrollo de “Gótico” es una locura y tengo que reconocer que el autor sabe jugar muy bien al despiste con el villano dosificando muy bien el misterio a lo largo de los cinco capítulos. Hay momentos en los que la realidad se entremezcla con lo onírico, haciendo que el personaje descienda a un mundo de sueños y locura donde es difícil vislumbrar la barrera que los separa.

Otro detalle que me ha gustado mucho es la fuerza de los diálogos. Especialmente entre Bruce Wayne y Alfred con esa mezcla de paternalismo, cinismo e ironía tan característica del mejor mayordomo que nos ha dado el mundo del cómic. También cabría destacar la forma en la que se representa a Batman de cara a sus enemigos, de manera magistral muy en la línea de la representación que pudimos disfrutar en la pequeña pantalla de la mano de Paul Dini y Bruce Timm, ya sabéis, “I´m the night, I’m the vengeance”. Es decir, como una fuerza de la naturaleza imparable o como si el hombre del saco existiera de verdad, pero en lugar de llevarse a los niños malos se lleva con él a los ladrones, mafiosos y maleantes.

En resumidas cuentas, creo que “Gótico” es una gran historia de Batman que gustará a todos aquellos que tengan bagaje o no con el personaje, pues es completamente accesible. Por otro lado, esta es la segunda vez que leo este arco y me sigue dejando una sensación un tanto agridulce, como si Morrison hubiera tenido las manos más atadas que en la mencionada “Arkham Asylum”. Creo que el escritor quería mostrarnos a Bruce Wayne con una psique mucho más torturada y que al final Batman es no solo el vigilante de Gotham, sino también su personal refugio para huir de sus demonios internos.

No vamos a terminar la reseña de la obra sin hablar del fantástico y robusto dibujo de Klaus Janson, que compensa cierta rigidez con una composición y planificación de las viñetas que quita el aliento. Su Gotham City es un personaje más, en especial la catedral gótica. Con su trazo grueso, el entintador predilecto de Frank Miller logra una atmósfera opresiva e insana que le sienta de maravilla al tono de la historia.

La edición de ECC incluye bocetos del propio Janson, una galería de portadas y anotaciones del guion original de Grant Morrison.

 

Coméntanos algo

No hay comentarios aún. Sé tú el primero

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *