Que Junji Ito es uno de los mayores talentos del manga de terror actual (si no el mayor), es algo que es bien sabido.... Fragmentos del mal (nueva edición), de Junji Ito

Que Junji Ito es uno de los mayores talentos del manga de terror actual (si no el mayor), es algo que es bien sabido. Sus obras tienen miles de seguidores de todo el globo y su prolífica producción hace que cada poco tiempo tengan material nuevo que llevarse a la boca. En España ECC ha publicado la totalidad de su obra (con la excepción de Uzumaki). Títulos como Gyo, Relatos Terroríficos, Black Paradox, Hellstar Remina o, la que nos ocupa, Fragmentos del mal. Manga que cuando se publicó originalmente en 2015 contó con dos ediciones, viendo de nuevo la luz en un formato mayor y con portada flexible semirígida, a imagen y semejanza de lo que hizo hace unos meses con Tekkon Kinkreet: All in one de Taiyô Matsumoto.

futón

Fragmentos del mal nos ofrece ocho relatos cortos (con distinta extensión) de una calidad enorme e indiscutible. Junji Ito siempre parece que va un paso por delante de los meros humanos, es como si tuviera una especie de sexto sentido que le permite ir más allá viendo cosas que al común de los mortales nos pasan desapercibidas pese a convivir con nosotros. A partir de ese momento somos suyos, víctimas de sus embrujos, nos coge de la mano y bien nos podría clavar un cuchillo en las tripas, que seguiríamos encandilados con sus viñetas.

En esta colección de relatos trata situaciones cotidianas, fetiches o miedos desde una perspectiva original y con grandes dosis de perversión. Lleva al extremo miedos como la agorafobia, hasta tal punto (como vemos en la primera historieta llamada Futón) que el protagonista se niega a salir de debajo de sus mantas porque las criaturas que, según él, moran en su salón le dan pánico.

Ito también es un maestro de la transgresión y la provocación, dando su punto de vista de las parafilias sexuales más retorcidas. Desde la atracción por una casa antigua (Espectros de madera) a la obsesión de una joven cuyo único deseo en la vida es que le hagan una autopsia mientras todavía respira, un cuento de terror moderno que recibe el apropiado nombre de Miss Disección.

Personalmente me quedo con la dupla de relatos formada por Tomio y el jersey de cuello alto y Una separación lenta. En ellos Ito explora una vez más la muerte desde la perspectiva del pavor que provoca saber que tu final es inevitable o bien la negativa a que el paso a la otra vida sea el final definitivo. Reencarnación, fantasmas, espíritus, parcas se dan cita en un puñado de páginas que toman referencias del folclore japonés o el hindú con la intención de hacernos pasar un mal rato (o quizás bueno, todo depende de la perspectiva del lector). Objetivo que logra sin lugar a dudas.

fragmentos

Ito también aprovecha las ventajas que le ofrece la historieta corta para criticar ferozmente en Magami Nanasuke a la sociedad de consumo, haciendo especial énfasis en el mundo de la novela y el mal llamado género de los bestsellers. Una brillante exposición de sus ideas a la par que una más que posible crítica a sus competidores, que tienen que recurrir a cualquier tipo de estratagema ante su falta de imaginación y creatividad.

Puede ser que Ito sea un mangaka que de cuando en cuando pueda caer en los clichés, atajos y trucos fáciles en sus obras largas (muchos detractores afirman que todas sus historias están cortadas por un mismo patrón). Pero desde luego esto no pasa cuando tiene la efímera libertad que otorga el relato corto. Aquí desde luego es el maestro indiscutible.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com