Ulrik Skarsol, una nueva encarnación del Campeón Eterno, es ahora Lord Clen, caballero de los Márgenes del Sueño, que blande la espada negra, sedienta... Erekosë: Espadas del cielo, flores del infierno

Ulrik Skarsol, una nueva encarnación del Campeón Eterno Erekosë, es ahora Lord Clen, caballero de los Márgenes del Sueño, que blande la espada negra, sedienta de sangre, mientras sirve como protector del Cielo. Escrito e ilustrado por Howard Chaykin, este volumen recoge toda la obra original, incluyendo la introducción de Michael Moorcock, y supone una forma genial de acercarse al mito del Campeón Eterno.

Hace unos cuantos meses, durante el confinamiento (el primero, para nuestros lectores del futuro), mi compañero Enrique Acebes aprovechó para meter mano a la pila de lectura y leer una edición norteamericana de este tebeo, para dejarnos su reseña aquí. Aventuraba, con bastante acierto, que posiblemente fuera Yermo Ediciones quien acabara publicando este cómic en España, puesto que ya estaba sacando el resto del material de la Biblioteca Moorcock. Este Espadas del Cielo, Flores del Infierno sólo había visto la luz en nuestro país allá por la década de los 80, en alguna de las revistas de cómic adulto que fueron tan populares entonces, y aprovechando la reedición de Titan Books de 2018, ya iba tocando. Después de todo, no está bien que un cómic de Howard Chaykin permanezca inédito durante tanto tiempo, ¿verdad?

erekose

La figura del Campeón Eterno es un personaje recurrente en las novelas de Michael Moorcock: un héroe que pasa por sucesivas (re)encarnaciones, en ocasiones manteniendo los recuerdos de sus vidas pasadas. Una de estas encarnaciones es Erekosë, posteriormente Ulrik Skarsol, y que aquí renace como Clen de Clen-Gar, un noble de una tierra llamada los Márgenes del Sueño, portador de una espada maldita bebedora de sangre y almas. Al aparecer en el páramo de las tierras conocidas como Infierno, Clen salva a una bestia voladora a la que atacan unos bárbaros nativos. Estos animales pacíficos, conocidos como ángeles, flotan por el aire durante el día, absorbiendo el vapor de agua de la atmósfera para lastrar su peso y no elevarse demasiado, pero por la noche devuelven el agua a la tierra en forma de lluvia ácida, lo que explica la falta de vegetación de esas tierras. Es por ello que sus habitantes atacan constantemente el próspero reino vecino llamado Cielo, que no sufre esta plaga. Entre ambas tierras están los Márgenes del Sueño, que hacen de constante bastión para resistir las embestidas de los bárbaros del Infierno. La intervención de Clen tratará de poner fin a la guerra.

Howard Chaykin (Satélite Sam, Hey Kids! Comics!) recibió el argumento de este Espadas del Cielo, Flores del Infierno directamente de Moorcock. Según cuenta éste en la introducción a este tomo, Chaykin era de los pocos autores de cómic contemporáneos capaces de transmitirle algo, y por ello fue a quien confió la adaptación gráfica de su relato corto. Cuando se publicó esta obra, en 1979, Chaykin estaba a sólo un paso de su cúspide creativa, y es algo que podemos apreciar en estas páginas. Si bien el argumento es el de un relato corto, y por tanto evita presentar demasiados personajes ni tejer una historia muy enrevesada, es en la ilustración y en las composiciones de página donde Chaykin brilla. No soy muy fan del género de la fantasía épica, y por tanto la historia como tal, y sus protagonistas, me resultan ajenos y me cuesta empatizar con ellos. No obstante, sólo por el dibujo de un Chaykin en la plenitud de su potencial artístico ya merece la pena introducirse en el mundo de Erekosë.

Recordemos que Espadas del Cielo, Flores del Infierno es una historia de fantasía épica, y como tal ha de acogerse a los tropos del género: un héroe noble y apuesto, una bella dama necesitada de romance, una búsqueda o misión, monstruos, hechicería… Todos esos elementos se encuentran presentes en este volumen, en su proporción adecuada para que una historia de tan sólo 80 páginas fluya a buen ritmo y nos permita recrearnos en el dibujo de Chaykin sin perder el hilo de la narración. A modo de curiosidad, habríamos de destacar que el personaje de Clen tiene los rasgos del actor Burt Lancaster, mientras que la noble dama Gradesmor está retratada a imagen de Sofía Loren. Unos actores que, allá por 1979, contaban con 66 y 45 años, respectivamente, mientras que en la obra Clen es unos 20 años más joven que Lady Gradesmor. Lo cual no les impide vivir un apasionado romance, como mandan los cánones del género.

erekose

Me da en la nariz que he disfrutado más de este Erekosë: Espadas del Cielo, Flores del Infierno, publicado en España por Yermo Ediciones, que mi compañero Enrique. Nada que objetar: diferentes gustos, diferentes experiencias lectoras, diferentes expectativas. Si bien Chaykin ha mantenido el pulso firme durante los últimos 40 años, con algún que otro volantazo olvidable, esta obra de hace 40 años nos devuelve a uno de los grandes autores de cómic contemporáneo, y sólo por eso ya es un tebeo tremendamente reivindicable.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com