40 años no son nada, parece decir nuestra protagonista en su aniversario. Y con toda la razón. Candy Candy ha demostrado, como el amor hacia una... Candy Candy. Más bonita cuando sonríe

40 años no son nada, parece decir nuestra protagonista en su aniversario. Y con toda la razón. Candy Candy ha demostrado, como el amor hacia una serie puede perdurar en el tiempo. En estos momentos, donde cada vez se reivindica más a la mujer, haremos bien en otorgarle un sitio privilegiado a aquellas que, hace ya algún tiempo, revolucionaron el mundo del papel y de la animación gracias a su rebeldía y formas de entender la vida. Candy vuelve en forma de libro para, con su sonrisa eterna, iluminar nuestros corazones y hacernos recordar toda su trayectoria y lo que supuso como fenómeno a nivel nacional al ser el primer manga editado en nuestro país.

Parece que tanto Candy Candy como sus autoras vuelven a estar de actualidad. Hace aproximadamente un año se publicó Candy Candy, la historia definitiva, la novela en la que la guionista del manga original Keiko Nagita reescribió y extendió la biografía de su protagonista. Y la editorial Arechi Manga está recuperando varias obras recientes de la dibujante Yumiko Igarashi, como Josefina, la emperatriz de las rosas o Los mejores cuentos de hadas. No obstante, ante la imposibilidad de reeditar en ningún país del mundo la que fue la obra cumbre de este tándem de autoras, tenemos que conformarnos con disfrutar de sus trabajos por separado o, en este caso, de libros informativos sobre dicha obra.

Candy Candy, más bonita cuando sonríe es un libro que recopila abundante información sobre el manga y el anime Candy Candy, que dejó una profunda huella en los niños españoles de principios de los años ochenta. En una época en la que ni el manga ni el anime tenían en España clasificación por géneros, edades ni temáticas (eran dibujitos japoneses para niños, y punto), el anime de Candy Candy, pese a su consideración de shōjo en Japón, fue capaz de llegar a niñas y niños por igual, y su versión en cómic fue el primer manga publicado en nuestro país. En este libro, el autor plasma su devoción por la serie animada y su pecosa y rubia protagonista, analizando en primer lugar el origen del cómic para chicas en el Japón de principios del siglo XX y su irrupción en España. Da paso a continuación a un análisis de los ocho tomos del manga Candy Candy publicados en Japón, con sus preciosas portadas a color y viñetas interiores (algunas sacadas de tradumaquetaciones pirata). Desglosa posteriormente la novela de Nagita y los artbooks de Igarashi, con profusión de ilustraciones a color de ésta, e incluso las portadas de las publicaciones españolas de Bruguera.

El capítulo cuarto de este libro es tal vez el más arduo de leer, puesto que lo dedica a analizar el argumento de cada uno de los 115 episodios de la serie de animación (de la cual sólo llegamos a ver en España los primeros 52), a razón de un episodio por página, además de los OVAs y los episodios especiales, mencionando también la banda sonora musical y el doblaje español y catalán. Por último, hace un repaso por las biografías de los protagonistas de la serie, para cerrar con una mención a las adaptaciones en imagen real, el merchandising, y un epílogo de un tal Andrés Aragón (un amigo del autor que cierra el libro hablando de las series de su infancia, en un apartado sin ninguna trascendencia).

Lo que podía haber sido un sentido y cuidado homenaje a una de las series de animación emblemáticas de nuestra infancia se convierte, merced a la desastrosa redacción del autor, en una lectura plagada de tropezones que hacen daño a la vista: faltas de ortografía, estructuras gramaticales que entorpecen la lectura, nombres de series y personajes mal escritos… No dudo de la devoción del señor Godoy (o Tsukino, como le gusta hacerse llamar) por la serie Candy Candy, pero su calidad como escritor deja mucho que desear. En su biografía dice que también es dibujante y cantante, y de todo corazón espero que reciba mejores críticas en esas disciplinas artísticas.

El mercado editorial está sufriendo una plaga de libros escritos por aficionados sin un conocimiento mínimo de las normas ortográficas y gramaticales más elementales, y la falta de un profesional que revise los textos antes de su publicación hace bajar muchos enteros al libro finalmente editado. Es una lástima que este Candy Candy, más bonita cuando sonríe, una obra cuya publicación esperaba ansioso por tratar una serie que tanto me emocionó en mi infancia, sufra el lastre de una penosa redacción, que consiguió sacarme tanto de quicio como de su lectura. Esperemos que futuras obras de Diábolo Ediciones pasen por las manos de un editor / corrector que sepa dar una capa de lustre al resultado final.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

  • Dann

    14 octubre 2021 #1 Author

    Pues a mi me pareció padrisimo !!! Las ilustraciones son buenas y trae mucha info… ya si no no dice lo que quieren leer … ese ya es otro cuento… me parece padrisimo que los amantes de esta serie no la dejen olvidar … si los fans no la damos a conocer, quien mas ???

  • Loquenosehadicho

    14 octubre 2021 #2 Author

    Y eso que no te has dado cuenta que en los copyright de los crédicos no aparecen mencionadas los nombres de las autoras del manga y la de la novela. Da créditos a los fanartist, pero no a la ilustradora original. Le trae sin cuidado que la escritora de la historia se pueda enfadar con el mercado español al escribir un libro sobre su obra sin obtener ningún permiso. Con fotos robadas de internet, y fotos de material de otros fans se ha hecho un libro sin pagar ni un royalty a las que son sus creadoras.
    Un verdadero fan se enteraría bien de los nombres de los personajes. No publicaría mentiras, como que los estudios de grabación gallegos han ardido porque no puede encontrar los nombres de los dobladores del anime. Tampoco se enemistaría con la mitad del fandom tomando partido por un bando.
    En fin… que muy buen artículo!

  • Claudia Esgom

    14 octubre 2021 #3 Author

    Excelente análisis! Es vergonzosa la claridad del ensayo, mediocre, sin comparación a lo bien hecho en Japón.

  • Espino Gómez Claudia

    14 octubre 2021 #4 Author

    Felicidades excelente reseña

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com