Las tiras de prensa son su propio mundo y no me refiero a que en Marvel tengan su propia tierra, la Tierra-77013, sino que... El Asombroso Spiderman: Las tiras de prensa 1981-1982

Las tiras de prensa son su propio mundo y no me refiero a que en Marvel tengan su propia tierra, la Tierra-77013, sino que funciona con sus propias normas. La unidad narrativa es la tira en lugar de la página o la secuencia de páginas y eso lo cambia todo, incluido el propio devenir de las historias. Por eso resulta muy curioso comparar El Asombroso Spiderman: Las tiras de prensa 1981-1982 con el resto de tebeos arácnidos que se publicaban en aquellos años.

El Asombroso Spiderman: Las tiras de prensa 1981-1982

En Amazing Spider-man, Roger Stern y John Romita Jr. enfrentaban a Spidey con el Jugggernaut y, en Spectacular Spider-man, el trepamuros se unía a la cruzada contra la droga de Capa y Puñal, de la mano de Bill Mantlo y Ed Hanningan. Quedaban, de hecho tan solo seis años para que llegara McFarlane a revolverlo todo. Mientras, Stan Lee, su hermano Larry Lieber y Fred Kida parecían haber congelado el tiempo en 1970.

John Romita padre había dejado ya las tiras, pero su sombra era alargada y no estoy seguro de hasta donde fue iniciativa propia que tanto Lieber como Fred Kida mimetizaran su estilo. Ambos se caracterizaban por un perfil más de currito que de estrella. Tal vez la obra más conocida de Larry Lieber como dibujante es Rawhide Kid y aunque era un guionista y dibujante más que competente, siempre quedó en un segundo plano. Por su parte, el japonés-americano Fred Kida era ya un veterano en los 80, aunque más allá de Airboy, muchos de sus logros quedaban ensombrecidos por grandes nombres, ya que fue asistente de Dan Barry, Will Eisner o Milton Caniff.

El Asombroso Spiderman: Las tiras de prensa 1981-1982

Lieber tenía 50 años y tanto Stan como Fred Kida tenían 60 años cuando hicieron las tiras de El Asombroso Spiderman: Las tiras de prensa 1981-1982, con lo que a las peculiaridades de la idiosincrasia narrativa del formato se sumaba que los autores tampoco es que fueran jovenzuelos a la última. Esto nos lleva a remakes como la historia del Dr. Octopus y Tía May de 10 años antes, a una locura con un platillo volante añejo en Latveria en un mundo que que ya había visto Star Wars y Alien, a pandilleros que visten como en 1970 en la era de los punkis de Frank Miller, a esas fiestas de disfraces donde todo el mundo iba de un superhéroe Marvel, a superandroides, comunistas malvados y todo aquello que tanto molaba en 1965 o 1970. La línea de comic-books evolucionaba con los tiempos, pero en las tiras, por más que cambiaran de artistas, todo cambiaba para que nada cambiara como en El gatopardo.

Argumentos como la detención, encarcelamiento y juicio de Spiderman habrían sido un acontecimiento en las series de comic-books y en El Asombroso Spiderman: Las tiras de prensa 1981-1982, apenas servían para alguna especie de gag y la presentación de un abogado que se parecía sospechosamente a Roy Thomas. Ideas como Spidey denunciando a una marca de vaqueros por usar su imagen, que era la típica locura que solo se le ocurría a Stan Lee 10 años antes, ahora sonaban ingenuas y un tanto absurdas. Es incluso más sorprendente si se tiene en cuenta que cuando comenzaron estas tiras había un firme propósito de puesta al día y de ir con los tiempos, pero las tiras de prensa de corte clásico (y exceptuando las de humor, que funcionan a su rollo), sean o no de Spiderman, tienen ese poder de burbuja temporal que te ubican en un momento indefinido del pasado las leas cuando las leas y quizá ahí reside su magia.

El Asombroso Spiderman: Las tiras de prensa 1981-1982

Ese mundo que no se regía por las mismas normas del que conocemos nos permitía volver con aquel Peter Parker que pese a su famosa mala suerte, las traía locas a todas, esa Tía May que no parecía ver nada raro en los brazos metálicos de su inquilino, esas trampas de última hora que resolvían una situación de espada y pared con un villano y tal vez el hecho de que ya estuvieran desfasadas en su época ha propiciado que el tiempo le haya sentado mucho mejor a El Asombroso Spiderman: Las tiras de prensa 1981-1982.

Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com