Corría el año 1977. Amazing Spider-man tenía al frente a Len Wein y Ross Andru y hacía ya cuatro años que Stan Lee la... El Asombroso Spiderman: Las tiras de prensa 1977-1979

Corría el año 1977. Amazing Spider-man tenía al frente a Len Wein y Ross Andru y hacía ya cuatro años que Stan Lee la había dejado. Spiderman disfrutaba de un gran momento de popularidad, tal como demostraba que además de la cabecera central, el trepamuros se bastaba y sobraba para mantener otras dos cabeceras como Spectacular Spider-man o Marvel team up, pero en aquel tiempo la ambición de Lee estaba más allá del éxito en el comic book tradicional. Por eso, cuando surgió la propuesta de crear una tira diaria en la prensa norteamericana y llegar a millones de ojos que tal vez nunca habían comprado un tebeo de Spiderman, Lee no se lo pensó dos veces y se reunió de nuevo con John Romita (por aquel entonces director artístico de Marvel) para recuperar uno de los tándems más legendarios de la historia Marvel.

El Asombroso Spiderman: Las tiras de prensa 1977-1979

El Asombroso Spiderman: Las tiras de prensa 1977-1979 recoge los dos primeros años de las historias que crearon Stan Lee y John Romita para los diarios estadounidenses. Salvando el caso de las tiras de humor, la tradición de los maestros como Hal Foster, Alex Raymond, Dan Barry o Milton Caniff (por citar solo algunos) nos situaba en las historias seriadas, la historia larga dividida en tiras en cada una de las cuales debe haber un cliffhanger, subida de intensidad o llamada de atención. Y sin reinventar la rueda en este esquema se sitúan las tiras de prensa de Spiderman. Entre tiras diarias y dominicales, cada historia vendría a tener una extensión similar a la de un comic book.

En estos dos primeros años tendremos al Dr. Muerte, al Dr. Octopus, Kingpin o Kraven, pero también villanos de nuevo cuño o incluso amenazas menos coloridas y más pegadas a la actualidad de la época como terroristas o matones callejeros. Tendremos por supuesto a todos los viejos conocidos como Tía May, Mary Jane, Flash Thompson o JJ. Jameson y, cómo no, tendremos un momento para recontar el origen del trepamuros y es que no lo olvidemos, Stan Lee sabía que trabajaba para un público distinto y tenía la oportunidad de empezar casi de cero, algo así como un Ultimate Spider-man 30 años antes.

El Asombroso Spiderman: Las tiras de prensa 1977-1979

Pero ya no estamos en los 60, sino casi en los 80 y el público objetivo es el lector de prensa, no los chavales para los que hicieron el Amazing Fantasy #15 quince años antes. Es por eso que vemos un especial empeño por hablar de terrorismo, de la ONU, de mencionar cada vez que puede a personajes de actualidad como Muhammad Ali, Yasser Arafat o John Travolta y, sobre todo, poner el foco sobre la gran obsesión de Stan Lee en aquellos años: la industria del espectáculo. La TV o el cine tendrán un papel importante en varias de estas historias que Stan Lee pretende llevar al son de los tiempos.

No obstante, pese al esfuerzo manifiesto, tal vez por tener que recontar algunos de los greatest hits de la historia del lanzarredes o tal vez por un estilo anclado en un tiempo anterior, estas historias tardosetenteras tienen un sabor diez años anterior. En un tiempo donde la nueva generación de autores como Chris Claremont, Marv Wolfman, John Byrne, Jim Starlin o Steve Englehart estaban transformando los tebeos, los tics de Stan Lee o el clasicismo (impecable, eso sí) de John Romita remaban en dirección contraria a ese signo de los tiempos con el que querían fluir.

El Asombroso Spiderman: Las tiras de prensa 1977-1979

En cualquier caso, bien es cierto que, tal como pasaba también con sus historias en formato comic-book, hay una mejoría gradual a medida que el reparto y sus interacciones se vuelven más complejos y tenemos marcados los códigos de la vieja suerte Parker, los escarceos románticos o la recurrencia de los villanos, si bien es una lástima que el formato de tira cómica impida el uso del universo Marvel compartido.

Tal vez fallaran en su cometido de hacer un nuevo Spiderman acorde con el momento de finales de los 70, pero sigue teniendo todo eso que nos enamoró durante la segunda mitad de los sesenta y ¿quién es capaz de decirle que no a nuevas historias de Stan Lee y John Romita?

Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com