¡Ya está aquí! ¡El misterio de la identidad de Pariente ha sido resuelto! Bueno, misterio, lo que se dice misterio, más bien poco. Es... El Asombroso Spiderman 26-31: Restos Mortales

¡Ya está aquí! ¡El misterio de la identidad de Pariente ha sido resuelto! Bueno, misterio, lo que se dice misterio, más bien poco. Es algo que ya hace tiempo que nos estábamos viendo venir prácticamente todos los lectores de la serie. Pero al menos sabemos que a partir de este punto Nick Spencer no seguirá recordándonos a cada número que Pariente está por ahí y que aún no sabemos quién es. ¿Se ha cerrado el arco argumental de este personaje, entonces? Oh, no. Ni remotamente. Lo único es que ya sabemos cómo se llama. Pero a este paso, sabremos todo lo que hay que saber de la más reciente némesis de Spiderman… mmm… allá por 2030. En fin. Con todos ustedes, Restos Mortales.

spiderman restos mortales p1

La etapa de Nick Spencer al frente de Amazing Spiderman comenzó con una nueva situación para Peter Parker que era idéntica a la de treinta años atrás, tiempos mucho más luminosos que los de los últimos años, con pactos demoniacos, cambios de cuerpo con supervillanos y similares. Pero aunque Spencer parecía que nos iba a devolver a tiempos más optimistas, en los que el amistoso vecino tenía motivos para ser amistoso, hemos ido viendo un oscurecimiento progresivo del tono de la serie hasta llegar a este momento, en el que estamos a caballo entre una historia de terror y un grim and gritty de herencia noventera.

En Restos Mortales, Pariente ha conseguido llevar a Spiderman al límite, física y psicológicamente, recordando en cierto modo a lo que hizo Bane con Batman en La caída del murciélago. Le enfrenta a sus aliados arácnidos transformados en monstruos y a sus mayores errores, los que le han marcado a lo largo de su carrera como héroe disfrazado. Y la verdad es que tiene su punto de razón: Spiderman tiene un rastro de cadáveres a su espalda que dicen muy poco a su favor. También dice bastante del sadismo de los guionistas que ha tenido y cómo les gusta hacer sufrir al personaje, pero esa es otra historia.

spiderman restos mortales p2

Estamos en una época editorial en la que toda colección va a ser recopilada en tomos, y tiene que ser planteada en arcos argumentales cerrados. Pero la verdad es que en el caso del Spiderman de Nick Spencer, esta división es en ocasiones totalmente artificial. La trama del Comepecados que vimos en meses anteriores no llegaba a terminar, y da sus últimos coletazos en estas páginas. Y Restos Mortales acaba en uno de los cliffhangers más fuertes que hemos visto en la serie desde hace mucho tiempo. En ese aspecto, hay que reconocerle a Spencer un mérito: se nota que sus historias están planificadas a largo plazo y no escribe pensando en el TPB como sí hacen otros escritores (sí, Bendis, te miro a ti). Otra cosa es que nos guste lo que planifica, que ahí cada uno tiene sus opiniones, y la verdad es que ha conseguido polarizar al fandom.

En Restos Mortales, además de seguir avanzando -lento, pero avanza- en la trama de Pariente, encontramos aquí y allá referencias a la infame Un Día Más, escrita a medias por Joe Michael Straczynski y el señor Interferencia Editorial. Por si había alguna duda, el eje de la trama de fondo de Spencer al frente del trepamuros no es superheroico, ni urbano ni nada parecido: el peso de lo sobrenatural es notable en esta historia. Y podemos llegar a pensar en algún momento que en esta polémica etapa sabremos más del no menos polémico Mefistazo. ¿Se deshará de alguna manera el mayor error que Marvel ha cometido con Spiderman en lo que llevamos de siglo? Ojalá… pero quizás aún sea demasiado pronto para hablar. De Pariente sólo hemos empezado a rascar la superficie y aún hay mucho que saber.

spiderman restos mortales p3

En Restos Mortales tenemos más de lo mismo de lo que llevamos ya más de treinta números viendo mes a mes: una historia alargada como el chicle que avanza demasiado lentamente, un escritor que pretende ponerse épico cuando su auténtica fuerza está en las historias de un alcance más a pie de calle y un lector que empieza a estar cansado ya. Por mucho que Spencer mire de forma muy acertada a los grandes fracasos de Peter Parker, esta historia pedía un tono más intimista que el confuso recital de mamporros que hemos encontrado al final.

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com