Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Aquel verano, de Mariko Tamaki y Jillian Tamaki

Aquel verano, de Mariko Tamaki y Jillian Tamaki
Guion
Mariko Tamaki
Dibujo
Jillian Tamaki
Formato
Rústica con solapas, 324 páginas, bitono
Precio
24.90 €
Editorial
La Cúpula. 2014, reedición en 2023
Edición original
This One Summer USA

Conocí a Mariko Tamaki hace algo más de cinco años, gracias a Supergirl: Fuera de lo común, su tercera obra publicada en castellano y primera dentro del género superheroico. Con el tiempo, acabé viendo que, aunque en Marvel y DC se desenvuelve razonablemente bien, no es su auténtico fuerte. Las obras en las que brilla de verdad son las enfocadas a un público adolescente, lo que en los últimos años se viene llamando Young Adult. Y precisamente a este género pertenece Aquel Verano, publicada originalmente en 2014 y reeditada recientemente por La Cúpula.

aquel verano pg 2

Aquel verano nos transporta a las vacaciones de un curso escolar de dos chicas, Rose, que está entrando en la adolescencia, y Windy, un año y medio menor. Llevan pasando todas las vacaciones de verano en el pueblecito costero de Awago Beach prácticamente desde que tienen recuerdos, pero este año está siendo diferente. Rose está empezando a madurar, y comienza a apreciar ciertas sutilezas en el comportamiento de los adultos de las que no se había dado cuenta antes. No sólo empieza a ser consciente de las relaciones entre chicos y chicas mayores, de las implicaciones del sexo… y de la crisis de pareja que están atravesando sus padres. Tienen una vivencia traumática en el pasado que no se ven capaces de superar, y ninguno de los dos es el malo de la historia. Sólo es que no han sido capaces de afrontarlo juntos o, al menos, del mismo modo.

Para Rose, este verano está siendo especialmente complicado. No sabe cómo llevar el distanciamiento de sus padres, situación que se vuelve más complicada aún cuando el padre se va de la casa vacacional durante unos días. Sabe que algo está pasando, pero no sabe cómo gestionar esas emociones. Y el hecho de sentirse atraída por un chico por primera vez en su vida no hace sino que el lío que tiene en la cabeza se enmarañe más aún. Pero Windy está a su lado en todo momento. Windy es una amiga incondicional, que le da todo el consuelo y apoyo que necesita.

Mariko Tamaki muestra un amplio conocimiento y empatía por las complejidades emocionales de los jóvenes. Los diálogos y monólogos internos de Rose revelan su confusión, miedo y deseo de entender lo que está sucediendo en su familia. Windy, por otro lado, actúa como un cómplice leal y un refugio seguro para Rose, a pesar de su edad más temprana, mostrando la amistad en su forma más pura.

Aquel verano es un slice of life adolescente con un ambiente melancólico, que queda fabulosamente retratado por el arte de Jillian Tamaki. La ilustradora, prima pequeña de la guionista, transporta a los lectores a la costa de Awago Beach, donde las impresionantes ilustraciones en tonos de azul crean una atmósfera nostálgica que se ajusta perfectamente a la historia que nos cuentan en estas páginas. La expresividad de los personajes y las sutiles expresiones faciales contribuyen a la complejidad emocional de la historia, permitiendo que el lector se conecte aún más con los personajes y sus luchas internas.

Además de explorar la amistad y la dificultad de las relaciones familiares, Aquel verano también aborda temas más complejos, como la sexualidad, el duelo y la maternidad. Los personajes secundarios que vemos en esta obra tienen sus propios problemas, lo que da una sensación de profundidad adicional, al encontrarnos que cada persona que aparece por esta historia tiene algo que aportar a la misma.

aquel verano pg 4

Una de las fortalezas más destacadas de esta novela gráfica es su capacidad para transmitir una gama de emociones y experiencias adolescentes universales, permitiendo que los lectores se conecten con la historia de manera íntima. Mariko y Jillian Tamaki han creado una obra maestra que habla tanto a jóvenes como a adultos, capturando la esencia de la juventud y los desafíos que afrontamos al crecer. Aquel verano es una obra cautivadora y hermosamente ejecutada que aborda temas complejos de la vida y la adolescencia con gracia y sensibilidad. La combinación de la prosa de Mariko Tamaki y el arte evocador de Jillian Tamaki da como resultado una novela gráfica que permanece en el corazón de los lectores mucho después de que se hayan sumergido en sus páginas. Leída por un adolescente, le mostrará personajes con los que identificarse. En cambio, un adulto sentirá un punto de tristeza siendo consciente que pocas veces una amistad de infancia, como la de Rose y Windy, llega a la edad adulta.