Saludos, mis queridos lectores. Estaba yo paseando por la Feria del Libro con mis amigas Honey y Pagan, que buscaban un regalo para su... Rip Kirby 2. De Alex Raymond (y Ward Greene).

Saludos, mis queridos lectores. Estaba yo paseando por la Feria del Libro con mis amigas Honey y Pagan, que buscaban un regalo para su amigo Rip. Rip Kirby, claro. ¿Quién iba a ser? Y al final le hemos comprado el Rip Kirby 2 que saca Planeta

Seguimos babeando con la creación de Alex Raymond y Ward Greene. Y como tengo claro que sois unos lectores maravillosos, os pido permiso para hacer una reseña muy especial. No quiero repetirme diciendo de nuevo lo que ya dijimos del tomo 1, así que este segundo tomo lo visitaremos a base de sensaciones.

De lector a lector.

Lo primero es recordar y reconocer que aunque la serie se llame Rip Kirby, nuestro héroe no está solo. Su mayordomo y amigo. Su novia. La chica con aire de mujer fatal… Sherlock Holmes no sería el mismo sin Watson. Magnum no sería el mismo sin Higgins. Desmond, Honey, Pagan, todos aportan realismo a Rip. Sus problemas, sus ayudas, simplemente sus relaciones con él; todo ayuda a crear un personaje tridimensional.

¿Qué haces si piensas que a tu novia le gusta otro? Pero a la vez,¿qué haces si tú crees que él prefiere a otra?

Detengámonos un momento en estas dos mujeres. Honey, Pagan. Hermosas, cultas, elegantes, fascinantes como todas las mujeres de Raymond (¿no os habréis olvidado ya de Dale, verdad?). Y constantes en su vida. Honey tiene su carrera, sus problemas. Pagan lo mismo. A veces le piden ayuda, a veces no. Pero están ahí. Evolucionan. No son ni la eterna rubia suspiradora ni la malvada morena fatal.

Tienen entidad propia. Yo me las imagino sentadas bebiendo té y tomando pastillas mientras piensan en que es Rip es que deberá escojer entre ellas y ya decidirán luego ellas si aceptan o no.

Tampoco os niego que a veces las ideas románticas de Honey son muy de su época y nos parecen raras. ¿Ejemplo? Oh, vamos, mujer. Todos sabemos que lo amas. Hasta ese vendedor de gasolina que no os conoce lo sabe. Y que él bebe los vientos por tí.

De paso, hay una historia que nos tendrá en vilo sobre el futuro de una de las chicas. Sabemos que va a sobrevivir, claro. Pero la trama, el guión, el tono son tan potentes que nos tienen con el alma en vilo durante toda la historia.

Todos sabemos que las historias se dividen en tiras en blanco y negro. Sin planchas especiales a color para los domingos. Pero el espacio está perfectamente aprovechado. Nada de perder viñetas repitiendo lo que pasó la semana pasada. Las historias transcurren en tiempo real para sus protagonistas. Y para sus lectores.

A nivel de lectura en tomo recopilatorio esto permite que leamos una historia bien narrada, olvidando el origen de tira diaria de la historia. Es un placer leerse esto de un tirón.

Historias donde, por cierto, el autor tiene todo el tiempo y el espacio del mundo. Si en otras tiras se nos cuenta la presentación de un caso en una única viñeta o en un cuadro de texto, aquí se nos hablará de los problemas de una huérfana mientras los protagonistas hablan entre ellos de forma natural.

¿Recordáis lo que decía antes de «en tiempo real»? Pues veremos a Honey y a Rip jugando al golf, nadando, jugueteando con sus miradas mientras la historia es contada.

Podríamos pensar en que la serie transcurre como una serie de televisión. Pero yo diría que no. Pienso más como en una serie de películas de cine protagonizadas por los mismos autores.

Los casos varían muchísimo, a todos los niveles. Desde un juego intelectual sobre el paradero de unas joyas hasta luchas a vida o muerte. Podemos pasar de un enredo romántico a un asesinato por error. De un drama familiar a la búsqueda de la felicidad en pareja.

Todo ayuda a que no se haga una serie repetitiva. Y además, nos marca el ritmo de lectura.

Me explico. Este tomo pesa. Es complicado (aunque no imposible) leerlo cogido en el aire sin apoyarlo en una mesa. Así que cada una de las aventuras puede ser leída individualmente sin que nos cansemos. Ni física ni mentalmente. Además, esto será leído en la intimidad de nuestro hogar. No es una lectura para el bus camino del trabajo. Esta obra y este tomo piden una lectura relajada, tranquila. Rip lo leería fumando en pipa. Yo recomiento con una bebida que os agrade al alcance de la mano.

Tenemos todo el tiempo del mundo para disfrutar.

Tampoco os ocultaré que algunos personajes y escenas son muy arquetípicos. Esa jovencita hablando de que «es muy desdichada» mientras una lagrimita le baja por la mejilla. Ese personaje perseguido por su pasado. Esa persona que nada más verla decimos que con esa cara no puede ser buena gente…

Estamos en un género más o menos policiaco y hay que respetar los cánones ;-).

¿Qué podría deciros del dibujo? Acabo de mencionar los cánones del género. Las mujeres son hermosas y elegantes. Hasta la esposa de un humilde pescadorde langostas parece que acaba de salir de la peluquería. Los héroes son atleticos y con mirada honesta. Los personajes menos de fiar parecen llevar las culpas de sus almas en el rostro… ¿O acaso el autor juega con esto y nos engaña dibujando personajes bien o mal a propósito?

Ah, queridos lectores; deberéis descubrirlo leyendo. Pero os daré un soplo, como haría cualquiera de mis amigos periodistas; Raymond no acaba de llegar al cómic y sabe lo que está haciendo perfectamente.

Y las escenas costumbristas son una verdadera maravilla, creedme.

Sin olvidar que si os gustan los perros, hay algunas historias donde os va a encantar verlos.

La edición de Planeta incluye textos y fotografías sobre la obra y el autor. Si nos hemos pillado este tomo de la edición de lujo no nos vamos a quejar por ese regalo, ¿verdad? Que además nos ayudará a comprender un poco mejor la época y ambiente creativo no solamnete de esta obra, sino de sus contemporáneas.

Otro agradable y agradecido detalle es que cada página incluye la fecha de publicación y la historia a la que pertenece. No es que nos perdamos entre historias, pero a veces nos podemos despistar cuando una historia termina de forma abierta.

Y hablando de fechas, este tomo incluye tiras de 1948 a 1951. Hay un pequeño error en la ficha web, que habla de 1946-1948.

La traducción es de Albert Agut Iglesias.

Hablando de traducciones y de textos. Hay alguna viñeta que nos hará buscar en el diccionario. «Oigo los escálamos«, dice la chica. ¿Los qué? Ah, pues si, mira; una palabra nueva que aprendemos y que tiene todo su sentidoo dentro de la historia. Un pequeño detalle pero que me hizo sonreir.

¿Por qué leer Rip Kirby 2?

Una serie de aventuras diferentes. Un dibujo precioso. Unos personajes que crean un mundo creible y realista.

¿Por qué no leer Rip Kirby 2?

Buscas historias de pulp puro y duro.

 

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

  • Pablo

    23 agosto 2021 #1 Author

    Gran reseña. Que ganas de leerlo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com