Indiferente a los designios ajenos, una mujer solitaria recorre el espacio infinito en pos de un sueño. Es la dueña de su propio destino,... Queen Emeraldas 1

Indiferente a los designios ajenos, una mujer solitaria recorre el espacio infinito en pos de un sueño. Es la dueña de su propio destino, de su propia nación. A bordo de su imponente nave, el Queen Emeraldas, surca el océano sideral desafiando múltiples peligros. Bruja, pirata, caza-recompensas, libertadora… Unos la temen, otros la desafían… Nadie sabe qué busca, nadie sabe por qué lucha, nadie sabe qué secreto propósito guarda con tanto celo en su corazón. Solo hay una única certeza: Emeraldas seguirá vagando incansable entre las estrellas hasta que la llama de su vida se apague y su estandarte de la calavera blanca sobre rojo sangre se desintegre en billones de átomos.

Uno de los personajes más carismáticos del Leijiverso, con permiso del Capitán Harlock, es Emeraldas, la pirata espacial cuyos rasgos y atuendo recuerdan mucho a los del taciturno capitán. A lo largo de los cuatro volúmenes que se publicaron originariamente en Japón serializados en la Weekly Shonen Magazine de Kodansha entre 1978 y 1979, asistimos a dos historias que viajan paralelas pero que continuamente se entrecruzan. Por un lado, la de la propia pirata y cazarrecompensas Emeraldas, a bordo de su impresionante nave Queen Emeraldas, vagando por el espacio en busca de alguien (o algo) a quien aún no se menciona (al menos en el primer tomo). La segunda historia es la del joven Hiroshi Umino, un muchacho de la Tierra con un ansia irrefrenable de surcar el vacío espacial, para lo cual no dudará en fabricar su propia nave, con más maña que conocimientos, lo que le llevará a estrellarse en un planeta tras otro. Las historias de estos dos personajes están unidas por un hilo invisible, y su relación sin duda se aclarará en el segundo volumen de la colección, que en breve reseñaremos aquí también.

emeraldas

Del propio personaje Emeraldas poco se conoce. A lo largo de su historia no sólo descubriremos su origen, sino también los motivos por los que surca los mares espaciales, cómo se hizo su cicatriz y su relación con el resto de personajes del vasto universo creado por Leiji Matsumoto (Space Battleship YamatoGalaxy Express 999). La ambientación de la que Matsumoto dota a su obra es la de un western espacial. Los pueblos en los planetas que visitan los protagonistas recuerdan a los del spaghetti western de las películas, con su saloon y su sheriff. La única diferencia es que en vez de caballos y diligencias hay naves espaciales, y las pistolas disparan rayos en vez de balas de plomo. Lo que podría, a primera vista, parecer como un burdo machiembrado de géneros (space opera, western, piratas…) funciona a la perfección, y el detallado dibujo de Matsumoto consigue que no se nos haga extraño ver una nave espacial pirata atracada en medio de un desierto, o una mujer vestida de pirata teniendo en duelo a pistolas con un sheriff del lejano Oeste. La nave Queen Emeraldas no cuenta con el icónico diseño de la Arcadia del Capitán Harlock, pero a cambio centra su protagonismo casi por completo en su capitana Emeraldas, al menos en las páginas que no dedica al joven Hiroshi Umino, con quien se cruzará varias veces a lo largo de este volumen.

Este primer volumen de la historia de la pirata Emeraldas sigue sus pasos en paralelo a los de Hiroshi, dejando para el segundo volumen el desenlace de este relato. La historia no termina aquí, puesto que Emeraldas hace apariciones tanto en la propia serie del Capitán Harlock, como en las numerosas series de animación y OVAs que componen el rico universo audiovisual creado por Leiji Matsumoto. Este autor mantiene su estilo gráfico que ya nos fascinó en Capitán Harlock: los protagonistas lucen figuras estilizadas y rasgos atractivos, mientras que los personajes secundarios son retratados como feos y rechonchos, salvo algunas contadas excepciones. Es un recurso que funciona y que no hay que tomarse en un sentido narrativo literal, sino figurativo. No es que Emeraldas sea físicamente más alta y delgada que los demás, sino que su representación gráfica es un mero reflejo de sus atributos morales: la vemos más alta porque nos mira desde arriba. Emeraldas, al igual que Harlock, se rige por un férreo código moral, la ley del pirata espacial. Las veces que la vemos empuñando un arma es, casi siempre, en duelo contra los villanos, y en la mayoría de los casos les vemos morir con un arma en la mano. Emeraldas no disparará, salvo en muy contadas y justificadas ocasiones, contra enemigos desarmados.

emeraldas

Este volumen publicado por Satori Ediciones se complementa con dos historias inéditas en formato tomo, una de las cuales ha tenido que ser recuperada a partir de escaneos de una antigua publicación japonesa, lo que explica la menor calidad de reproducción (dato que la propia editorial española apunta en las páginas finales, lo cual es muy de agradecer). Los fans de las aventuras de los personajes del Leijiverso nos congratulamos mucho de la publicación de esta esperada historieta, con las andanzas de esa pirata especial de porte romántico y melancólico. Pese a contar con una protagonista femenina, no se puede clasificar esta historia como un shojo, sino más bien como shonen. En occidente, por fortuna, cada vez hacemos menos diferencia entre tebeos para niños y para niñas, pero no cabe duda de que una protagonista fuerte y decidida como Emeraldas es un modelo de comportamiento estupendo tanto para los niños como para las niñas de la casa.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com