Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Natasha, de Koldo Almandoz y Aritz Trueba

Natasha, de Koldo Almandoz y Aritz Trueba
Guion
Koldo Almandoz.
Dibujo
Aritz Trueba.
Formato
Cartoné, 192 págs, B/N. 19x27 cm.
Precio
22€.
Editorial
Nuevo Nueve. 2022.

El cómic social cada vez está más en boga. Son muchos los títulos que hemos visto en los últimos años que abordan temas como el acoso escolar, el abuso sexual, o los trastornos alimenticios, entre muchos otros… Ahora Nuevo Nueve publica una obra que gira en torno a los delitos contra la intimidad, ahora que es un tema que se ha hecho particularmente popular por un caso similar en un conocido actor y presentador español. Natasha  es la primera obra comercial de Koldo Almandoz y Aritz Trueba, y consiguió la subvención del Gobierno Vasco para su realización.


Natasha cuenta la historia de una joven que, tras una fiesta en la que acaba manteniendo relaciones con dos amigos, sufre la filtración de un vídeo tomado sin su consentimiento. La chica vive en una población pequeña, con el consecuente revuelo que le afecta en su día a día, hasta acabar dejando el instituto. Poco después acaba mudándose a una ciudad mayor para estudiar y compartirá piso con otras dos chicas. Pero el pasado ha hecho mella en Natasha, y más aún, cuando parte de su pasado vuelva a aparecer en su vida y lo ponga todo patas arriba.

La obra está contada con mucho tacto, ahondando en el efecto que tiene el incidente sobre la joven y las secuelas que deja posteriormente, con un rechazo visceral a salir en fotografías o redes sociales, y en la desconfianza ante otras personas. Y lo hace planteando la situación, sin necesidad de cebarse con las escenas, o en las reacciones de la gente ante la publicación del vídeo, sino que se limita a situarnos brevemente en el revuelo que se produjo en su día, pero rápidamente salta a meses después cuando se muda. Ahí sí se lo toman con más calma para poder sensibilizarnos y permitir identificarnos con el sufrimiento y los efectos que tuvo en la protagonista, aunque siga rehaciendo su vida con aparente normalidad.


Me gusta mucho el ritmo tan medido con el que está contada la historia, que contribuye a empatizar más con Natasha, y ver cómo se esfuerza por pasar página, incluso cuando tenga que volver a ver a alguno de los implicados en el incidente aunque, tal vez por la inercia de lecturas anteriores, uno espera un final con más empaque, con una moraleja clara o una escena contundente que sirva de cierre claro de la historia, y al menos a mí, no me lo ha parecido. Ojo, no es que acabe mal, es simplemente que me esperaba algo diferente, y más sabiendo que el guionista, Koldo Almandoz tiene una carrera consolidada como guionista y director de varios cortometrajes y largometrajes de cine.

A lo que no le puedo poner ningún pero es al dibujo de Trueba. Con un estilo claramente influenciado por el cómic europeo, y me atrevería a especificar que particularmente por el trabajo de Bastien Vivés, es un dibujo que funciona con contundencia en una historia como esta. Con un trazo sencillo y limpio, y varios tonos de grises planos a modo de tramas, es un estilo que focaliza la atención en los personajes y en las emociones experimentadas. Al tratarse de una historia en la que se sugiere más que se muestra, y en la que apenas contamos con una voz interna a modo de cuadros de texto o pensamiento, diría que le da una atmósfera a la obra sensacional.


En definitiva, Natasha  es una obra valiente y necesaria, que nos pone en la piel de alguien como tú y como yo, con una vida normal que cualquier día se puede ir al garete por algo que no hemos decidido. Que evidencia que algo así no es un incidente aislado que se supera, sino que puede dejar una profunda mella en la persona y puede influir en nuestra manera de vivir hasta el punto de rechazar algo tan tonto como salir en una fotografía improvisada. Con un tono perfecto en cuanto a sensibilidad, sin acercarse si quiera al morbo, estamos ante un debut muy interesante de dos autores de los que ojalá y sigamos viendo más trabajos. Si siguen puliendo algunas cosillas, aquí hay autores a los que no hay que perder de vista.

Lo mejor: El tempo con el que está contada la historia. El dibujo de Trueba ayuda muchísimo a la historia.

Lo peor: Tal vez haber tenido un final más contundente con una moraleja más clara le ayudaría a utilizar esta obra como referente didáctico.

Comentarios

Coméntanos algo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.