Myrddin (Merlín en galés) es la última aproximación a los mitos artúricos que he tenido la oportunidad de disfrutar. También os anticipo que es,... Myrddin, de Jorge García y Gustavo Rico

Myrddin (Merlín en galés) es la última aproximación a los mitos artúricos que he tenido la oportunidad de disfrutar. También os anticipo que es, sin duda, la más original de todas.

Y es que desde que Merlín y todo su mundo fueran creados por Godofreo de Monmouth han sido muchas las versiones que he podido paladear: desde las más famosas versiones de Arturo y compañía en el cine de la mano de directores como John Boorman, Guy Ritchie o Antoine Fuqua, pasando a series como la propia versión adolescente británica de Merlín o la miniserie de su versión adulta protagonizada por Sam Neil; o incluso la patética versión de Netflix de las novelas de Cursed; además de aquella serie animada protagonizada por un equipo de Rugby que viajaba a Camelot y que estaba llena de fantásticos diseños Steampunk. No vamos a olvidar los videojuegos con el mítico Young Merlin de Super Nes o Crónicas de la espada de Playstation. Y, faltaría más, los tebeos, con Merlín de Alcatena y Wood, el Príncipe Valiente de Harold Foster, Camelot 3000 o Las crónicas de Excalibur publicadas en España por Yermo Editorial.

myrddin

Y esto solo tirando de memoria, porque a buen seguro me dejo por el camino más de la mitad de las miradas a esta fascinante mitología que a lo largo de los años he podido disfrutar. Pero, como decía al principio, os aseguro que ninguna es tan extraña, fascinante y única como Myrddin de Jorge García y Gustavo Rico.

El tándem creativo de Los dientes de la eternidad nos regala una novela gráfica exigente, no apta para los paladares de historias de fantasía más convencionales. Estamos ante un relato que, partiendo de un hipnótico prólogo ilustrado por Sagar Forniés nos invita a conocer a un Merlín como nunca antes habíamos conocido.

Merlín, el visitante

Leyendo Myrddin es imposible no dejarse envolver por una sensación de profunda perplejidad. Merlín llega a Camelot como un visitante de más allá de las estrellas (los autores reconocen la influencia de la etapa más Glam de David Bowie en la concepción de la historia), que con su magia (en este caso tecnología) irrumpirá en las vidas de Arturo, Morgana, Lancelot, Ginebra y compañía. Todo ello en un Camelot que vivirá un ascenso y caída llena de intrigas, traiciones, y también unas pinceladas de terror lovecraftiano hacia amenazas desconocidas e incognoscibles.

myrddin

García y Rico cuentan la historia que quieren sin pelos en la lengua. Un relato filosófico sobre la naturaleza humana, el poder que todo lo corrompe y una moralidad cuya brújula está configurada por los instintos más bajos y primarios del hombre. Toda la obra desprende un aroma de libertad creativa que automáticamente nos hace retrotraernos a publicaciones de los años ochenta del tipo de Metal Hurlant o Cimoc.

Esta reescritura de los mitos artúricos es un relato desgarrador que no duda en recurrir a escenas de sexo completamente explícitas y de cualquier tipo de parafilia o, si la trama lo requiere, a la violencia más descarnada.

El bombardeo de información al que nos someten García y Rico invita a que Myrddin sea releído en varias ocasiones. Una lectura que, como he dicho, no es fácil, en especial en su primer tramo (que puede pecar de algo farragoso dado que estamos ante un remedo de génesis bíblico plagado de lenguaje informático). Pero una vez superado, quedaremos irremediablemente atrapados por esta combinación de elementos cuya dosis medida de ciencia ficción, filosofía y fantasía nos cogerán de la mano para que acompañemos a Arturo y compañía por una senda oscura y desconocida.

myrddin

Destacar el trabajo de Gustavo Rico que se encarga de toda la parte artística. Todo un titán del dibujo que alterna técnicas convencionales con otras digitales para darnos un tortazo en toda la cara con unas planchas espectaculares que lo mismo cuentan toda la secuencia bien en un par de viñetas, bien llegando casi a la treintena. Un trabajo global que recuerda al mejor hijo que pudieran haber tenido Moebius y Jodorowsky.

Cuando la única limitación es la imaginación de los autores, salen cosas como Myrddin. Bravo por Norma Editorial por apostar por este material.

Ya estáis tardando.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com