Cuando se estrenó la película Doctor Strange  en cines, Marvel no tardó en esforzarse por darle al personaje un sitio destacado en la editorial.... Marvel Omnibus. Doctor Extraño y los Hechiceros Supremos

Cuando se estrenó la película Doctor Strange  en cines, Marvel no tardó en esforzarse por darle al personaje un sitio destacado en la editorial. Puso al frente nada menos que a Jason Aaron e incluso le dio una segunda serie que es la que se recoge en este Marvel Omnibus. Doctor Extraño y los Hechiceros Supremos  que hoy comentamos. La serie acabó en el número 12 pero viendo cómo finaliza, todo hace pensar que nunca estuvo concebida como serie limitada, sino que las ventas no acompañaron como debieron. Tras su publicación en un tomo rústica con la serie completa, Panini publica ahora la edición cartoné dentro de su línea Marvel Omnibus.


En un tiempo en el que Stephen Extraño no atraviesa su mejor momento con la magia, es convocado por el Mago Merlín, que demandará su ayuda para luchar contra el Olvidado. Para ello lo reunirá con Yao (la versión joven del Anciano), Isaac Newton (al que ya vimos en SHIELD), Wiccan, y dos nuevos personajes: una maga brasileña, Nina, y otra nativa americana, Kushala. Con este grupo caben esperar aventuras, magia por doquier y viajes en el tiempo y entre dimensiones.

La serie está escrita por Robbie Thompson, que es de esos guionistas que no hace demasiado ruido, que salta de una serie a otra sin acabar de despuntar… pero que hace unos guiones la mar de entretenidos: Seda , Veneno o la más reciente Los Skrull . Es una pena que la serie no funcionase porque podía haber tenido bastante potencial, profundizar un poco mejor en los secundarios y haber ido tirando del catálogo de personajes mágicos de la editorial, aunque hubieran ido siempre de la mano del mago «famoso». De hecho, se aprecia un gran arco argumental que ocupa los primeros nueve números de la serie y después comienza otro arco cuyo cierre resulta un poco forzado, como si hubieran tenido que acelerar el ritmo para terminarla.


Pero esta serie tiene un protagonista muy claro, y no es el Doctor Extraño, sino Javier Rodríguez. Es indudable que se encontraba en pleno culmen de su explosión creativa, pero es que el dibujo, y sobre todo la narrativa del español, son abrumadores en estos números. No exagero si digo que podrían usarse en clases de narración gráfica como libro de texto por  la cantidad de recursos que utiliza y cómo consigue un cómic que entra muy bien por el ojo, resulta fresco y sorprendente… y encima está narrado con una inteligencia increíble. Si encima se hace acompañar de Álvaro López en las tintas y Jordie Bellaire en el color, el dream team está completo. El equipo artístico explota la magia para construir composiciones imposibles y cargadas de sentido, y lo mismo te lanzan a los protagonistas a pelear dentro de un libro, arrugan la propia página en una pelota de papel, que juegan con un hechizo del tiempo para hacer partícipe al lector de un número homenaje a esos libros de Elige tu propia aventura  que algunos devoramos en nuestra infancia.

Me da mucha rabia ver cómo el trabajo de Nathan Stockman queda un poco enterrado ante el apabullante dibujo de Rodríguez porque, francamente, hace un trabajo muy bueno, e incluso salta a la vista que se esfuerza por intentar mantener algunos de los elementos gráficos del propio Rodríguez… pero no llega a su altura. De haber sido el autor único seguro que habría recibido mucha más atención porque, insisto, tiene algunos puntos muy interesantes. Tan solo le pongo la pega del último número, narrado en horizontal y al que no le veo especial sentido salvo el de querer hacer algo original.


En definitiva, Marvel Omnibus. Doctor Extraño y los Hechiceros Supremos  es una obra que se puede leer de manera independiente, supone un entretenimiento fabuloso y, por si todo esto fuera poco, cuenta con el dibujo de un Javier Rodríguez en estado de gracia que maneja una serie de recursos que demuestran el potencial único del cómic como medio narrativo. Una pena que decidieran cortar la serie, podría haber salido una cabecera muy simpática en la que dejar experimentar a algunos autores y dar cabida a ciertos personajes que no cuentan con demasiado espacio en la Marvel actual. Si no la habéis leído, haceos un favor, echadle un ojo.

Lo mejor: El apabullante, portentoso y arrasador trabajo de Rodríguez. Una serie que resulta muy entretenida y se deja leer sin necesidad de estar al tanto de lo que sucede en otras series.

Lo peor: El final resulta algo abrupto. Que el buen trabajo de Stockman quede un poco tapado por el espectáculo de los primeros números.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com