Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Marvel Integral. Thor de Kieron Gillen

Marvel Integral. Thor de Kieron Gillen
Guion
Kieron Gillen
Dibujo
Billy Tan, Jamie McKelvie, Rich Elson, Niko Henrichon y Doug Braithwaite
Tinta
Batt, Billy Tan, Rich Elson, Niko Henrichon y Doug Braithwaite
Color
Christina Strain, Emily Warren, Paul Mounts, John Rauch, Nathan Fairbairn, Matt Hollingsworth, Niko Henrichon, June Chung, Andy Troy, Doug Braithwaite y Jim Charalimpidis
Formato
Cartoné. 18 x 27,5 cm. 320 páginas. Color
Precio
35€
Editorial
Panini Cómics . 2022
Edición original
Thor #604-614, Siege: Loki y New Mutants #11 (Marvel)

Pongámonos en antecedentes. Tras el revolucionario arranque de siglo en Marvel, la llegada de Dan Buckley como publisher acompañando a Joe Quesada, había supuesto un giro hacia una nueva cohesión de Marvel como universo compartido. Inevitablemente esto llevaba consigo el regreso de los eventos y para cuando llegamos a los días de Marvel Integral. Thor de Kieron Gillen, ya habían tenido lugar Dinastía de M, Civil War, Invasión Secreta y ahora llegaba Asedio.

Marvel Integral. Thor de Kieron Gillen

Pero la gran novedad de esta etapa no estaba tanto en los eventos como en los marcos que se creaban entre ellos, como es el caso de La Iniciativa o, especialmente, Reinado Oscuro. Más allá de los acontecimientos que pusieron a Norman Osborn a la cabeza de los “héroes” del gobierno, Reinado Oscuro fue incluso más importante como movimiento editorial que como marco argumental. Quesada y Buckley parecían haberse dado cuenta de que necesitaban comenzar a buscar un relevo para esa generación de guionistas formada por Brian Bendis, Mark Millar, Ed Brubaker, J.M. Straczynski, etc. y comenzó a reclutar una serie de nombres, que por aquel entonces eran poco más que promesas. Surgidos mayoritariamente de las independientes, llegarían nombres como Jonathan Hickman, Jason Aaron, Rick Remender, Matt Fraction o Kieron Gillen.

En 2010, Gillen era conocido por poco más que Phonogram, aquella historia con Jamie McKelvie donde mezclaba la magia con el britpop, y llegaba a Thor en una situación delicada. Brian Michael Bendis había decidido hacer de Asgard el objetivo de su próximo evento, Asedio, cosa que no sentó muy bien a J.M. Straczynski, quien se encontraba a cargo de la franquicia de Thor tras haberla resucitado y supuestamente pactado la no intromisión de tejemanejes editoriales en su historia. Straczynski abandonaba su historia a la mitad y le tocaba al joven Gillen terminarla justo a tiempo para verse envuelto en el evento de Asedio, que le venía impuesto desde arriba.

Marvel Integral. Thor de Kieron Gillen

Si Kieron Gillen es hoy uno de los grandes es por ser capaz de vencer retos como estos y no solo eso, sino que lo que se nos cuenta en Marvel Integral. Thor de Kieron Gillen supera con mucho lo que se contaba en la serie madre de Asedio. Así, mientras tenemos un combinado de Los Vengadores Oscuros, H.A.M.M.E.R. y un quién es quién de villanos atacando aquella Asgard, que se hallaba flotando sobre Oklahoma, Gillen se las apaña para devolver a Thor a Asgard, remover el status quo, sembrar tramas a largo plazo, cerrar varios de los cabos sueltos que quedaban, prepararnos para una de las mejores versiones de Loki jamás vistas y brindarnos algunos momentos de épica que no tienen nada que envidiar a los que veíamos en el evento padre.

Aun así no perdamos la perspectiva, estamos ante un escritor relativamente novato y metido en un brete del que parecía imposible salir bien, con lo que por airoso que salga, los cómics de este Marvel Integral. Thor de Kieron Gillen no serán recordados como una de las grandes etapas de la franquicia asgardiana, como sí lo serán su Viaje al misterio, que llegaría justo después.

Marvel Integral. Thor de Kieron Gillen

Más allá de las limitaciones de la situación en la que Marvel colocaba a Gillen y, en menor medida, de su propia inexperiencia, uno de los aspectos por los que más sufre esta etapa es el apartado gráfico. Ni un Billy Tan vistoso aunque acartonado y narrativamente torpe ni un Rich Elson algo más correcto, pero lejos de brillar, están a la altura de lo que propone Kieron Gillen. Podría llegar a estarlo un mucho más dotado Doug Braithwaite. Sin embargo, la técnica del lápiz quemado a la que se llegaba en 2010 y el color de Andy Troy no terminan de darle la consistencia que necesita y queda a ratos difuso y descafeinado. Es en general el de Marvel Integral. Thor de Kieron Gillen un resultado gráfico flojo hasta tal punto que cuando llegan los one shots insertados con dibujos de Jamie McKelvie y Nico Henrichon la historia mejora sensiblemente.

Tal vez la etapa comprendida en Marvel Integral. Thor de Kieron Gillen no pase a estar entre las más recordadas del dios del trueno, pero gracias al talento de Gillen se sitúa muy por encima de lo que cabría esperar con los antecedentes y condicionantes con los que se encontró. Como en tanto tebeos Marvel de la época, estábamos viendo crecer a uno de los grandes talentos del presente.

Coméntanos algo

No hay comentarios aún. Sé tú el primero

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *