La muerte del Capitán América durante la Guerra Civil de Marvel tambaleó los cimientos del mundillo del cómic superheróico allá por 2006. Todos sabíamos... Marvel Integral. Capitán América: La leyenda vive de nuevo

La muerte del Capitán América durante la Guerra Civil de Marvel tambaleó los cimientos del mundillo del cómic superheróico allá por 2006. Todos sabíamos que iba a ser algo transitorio… pero pasaban los meses y no se anunciaba nada. Y así estuvimos dos años. Algunos empezábamos a pensar que lo mismo Marvel se había atrevido a matar de verdad a uno de sus pesos pesados. Pero no. Aunque la idea de Brubaker era la de haberlo recuperado mucho antes, el buen hacer del guionista norteamericano y la repercusión mediática que estaba generando esa etapa animó a los mandamases a estirar un poquito más el retorno. Con Marvel Integral. Capitán América: La leyenda vive , de nuevo vemos los últimos números de la serie antes del regreso de Steve Rogers en la miniserie Captan America Reborn .


Visto ahora con perspectiva, se entiende muy bien la decisión de la cúpula editorial de Marvel. Brubaker estaba haciendo un enorme trabajo con los personajes secundarios de la colección pero es que, además, el tener a Bucky Barnes enfundandose el uniforme del Capitán América servía para reflexionar sobre la figura, sobre el personaje, y sobre su calado como símbolo más allá de ser un personaje moldeado por cientos de manos a lo largo de sus más de cincuenta años de historia. Bucky venía de una etapa muy movida, pero ya se encontraba al cien por cien encarnando al héroe de América. Aún así, Bucky no era Steve Rogers, y Brubaker se había encargado de dejar claro que la figura del héroe no podía encarnarla cualquiera.

Brubaker triunfa mostrando a un Bucky falible, inseguro, muy tocado por su pasado y con una carga emocional que no es fácil quitarse de encima, y eso a pesar de contar con el apoyo emocional de la Viuda Negra. Tiene métodos diferentes pero intenta estar a la altura, aunque no le está resultando nada fácil ganarse el respeto de compañeros y amigos. Pero igual que Bucky es un personaje al que Brubaker ha dado un volumen que supera con creces al personaje original, hay otro personaje que ha ganado enteros en esta etapa y esa es Sharon Carter. La sobrina de Peggy Carter ha pasado de ser la amante de Steve y una gran agente de S.H.I.E.L.D. a ser la asesina del Capitán América, por culpa de la manipulación mental de Cráneo Rojo y el Dr. Fausto. En los números aquí contenidos es uno de los personajes que gana más protagonismo porque precisamente aquí es cuando recuerda lo que ha sucedido durante ese período en el que no actuaba por sí misma.


En este cuarto integral con la etapa de Brubaker al frente de la colección, tenemos un par de arcos argumentales con Bucky enfrentándose a su pasado, además de al Hombre sin cara y Batroc; y los dos especiales que se hicieron con motivo del número 50 de la nueva numeración y del 600 cuando se recuperó la original. En dichos especiales contamos con la participación de autores invitados como Marcos Martín, que hace una historia de repaso de la carrera del personaje, de manera prodigiosa; una tira de las habituales de Fred Hembeck con el Acróbata de protagonista; otro repaso de la vida del Capi, esta vez, a cargo de Alex Ross, y un par de historias de complemento con autores como Howard Chaykin, David Aja o Mark Waid. La última parte de este grueso tomo la conforma la miniserie de seis números que supuso la vuelta de Steve Rogers, dibujada por un Bryan Hitch en plena forma y donde Brubaker homenajea a su idolatrado Matadero 5  e incluso a Perdidos (Sharon Carter pasa a ser «la constante»). Es curioso ver el paralelismo de la muerte y resurrección del Capi con el de Batman en la etapa de Morrison, con muchos puntos en común.

El apartado gráfico de todos estos números cuenta con muchos autores… pero con una uniformidad estilística bastante de agradecer, pues tanto Steve Epting, Luke Ross y Butch Guice tienen ese estilo sucio con contorneados muy gruesos que tampoco contrastan con Bryan Hitch en sus seis números. Por cierto que estamos ante un gran Bryan Hitch, a la altura de sus Ultimates , con un dibujo muy uniforme y homogéneo y unas escenas de acción trepidantes. Los trabajos que realizaría en la siguiente década me gustaron cada vez menos, pero aquí todavía estaba en su mejor momento. Sí hay que reconocer que todos los dibujantes brillan más con esos guiones de Brubaker en los que prefiere mostrar antes que contar. Las escenas de acción cuentan con pocos diálogos y menos cuadros de pensamiento, y la narrativa general de todos estos números es muy ágil, deteniéndose lo justo. Esto hace que te bebas estas casi 500 páginas del tomo casi en una sola sesión de lectura.

Nos ha llevado cinco años continuar esta edición de Panini de la etapa de Brubaker en formato Marvel Integral, pero la espera ha merecido la pena, porque es una edición cuidadísima, con interesantes artículos de complemento a cargo de David Aliaga y todas las portadas colocadas antes de cada número. El formato de tamaño aumentado hace que disfrutemos del dibujo sin convertirla en una edición inmanejable por tamaño y peso.


En definitiva, Marvel Integral. Capitán América: La leyenda vive de nuevo  es un tomo más de una etapa sencillementa imprescindible. No temo equivocarme mucho si digo que Brubaker es probablemente el autor que mejor ha entendido al personaje y que ha sabido actualizarlo a nuestros tiempos respetando al máximo las bases que le han dado forma. Los guiños a personajes y escenas de la serie Invasores demuestran que el autor conoce a la perfección el background de los personajes y se apoya en dichos detalles para, más que lucimiento personal, hacer un discreto homenaje que premie a los lectores clásicos. Ojalá Panini no tarde otros cinco años en traer el siguiente tomo de esta colección.

Lo mejor: Una etapa colosal en todos los sentidos. La uniformidad gráfica a pesar de la cantidad de autores que participan.

Lo peor: La cadencia de la edición.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com