Alba, una joven ratoncita aprendiz de sastre, llega del campo a la ciudad de Croma persiguiendo su sueño de ser diseñadora de moda. Nada... Las dos mitades de la luna

Alba, una joven ratoncita aprendiz de sastre, llega del campo a la ciudad de Croma persiguiendo su sueño de ser diseñadora de moda. Nada más mudarse irrumpe en su vida una antigua leyenda. La Luna ha desaparecido del cielo, dejando en su lugar un velo de tristeza. Croma se ha convertido en una ciudad anónima y gris, sin felicidad alguna.

Entre la marabunta de novedades que cada mes inunda nuestras estanterías, las de Liana Editorial tienden a hacerse un hueco especial, demostrando que el cómic italiano es mucho más que Bonelli o los autores de las aventuras de los Patos de Disney. Los de Liana son sobre todo cómics que destacan por su perspectiva femenina, que no feminista, con autoras y/o protagonistas femeninas. Si bien algunos de sus cómics abundan en el tema del empoderamiento, la mayoría abordan esta temática de la forma más discreta posible, dejando que el mensaje, o la ausencia del mismo, cale lentamente. Después de todo, a nadie le gusta coger un tebeo para entretenerse y encontrarse con un panfleto proselitista, ¿verdad? El caso de este Las dos mitades de la luna es idóneo para ilustrar este punto: la protagonista es una ratoncita de campo que llega a la gran ciudad y se ve metida en una increíble aventura para salvar la luna y devolverla al cielo.

dos mitades de la luna

Este cómic para jóvenes lectores es un alegato en defensa de la imaginación y la creatividad, de las artes plásticas como forma de luchar contra la rutina y el abotargamiento de los sentidos. La desaparición de la luna provoca que la gente se vuelva gris y triste, que los artistas pierdan la inspiración y que el arte como tal termine desapareciendo de las calles de Croma, esa ciudad fictoria cuyo nombre proviene de mezclar la capital de Italia y la palabra croma (del griego khroma, color). Hay más juegos de palabras en este cómic: la protagonista se llama Alba (del latín albus, blanco), y su amigo el cuervo se llama Fosco (del latín fuscus, oscuro, o incluso hosco). Todos los personajes de esta obra son animales, con rasgos muy humanizados, de manera que en ocasiones cuesta identificar a qué animal representan algunos de ellos, pero más o menos se adivinan (para los lectores más jóvenes puede ser un entretenimiento adicional detenerse en cada personaje y descubrir en qué animal está basado).

En esta historia de aventuras con componentes fantásticos los autores Marco Rocchi y Francesca Carità conjugan el cuento costumbrista (la ciudad de Croma parece sacada de Amar en Tiempos Revueltos) con el relato infantil fantástico. La historia de la luna que se baña en el agua cuando nadie la mira parece sacada de alguno de los cuentos de nuestra infancia, y aquí Rocchi la usa como punto de partida para construir una suerte de fábula con animales, si se me perdona el tópico. Este cuento, por la forma en que los personajes están construidos, se nos antoja muy cercano al lector joven, que puede fácilmente empatizar con todos los personajes, incluso con la villana, a tenor de la revelación de que nos hace partícipe al final. El objetivo de esta forma de construir el relato es que el joven lector entienda a cada personaje, sus motivaciones para obrar así y por qué los eventos se desarrollan de esa determinada manera. Los adultos no necesitamos de esas motivaciones: a veces la gente es mala porque sí y punto, pero los niños encuentran confort en tener una explicación para todo. Qué se le va a hacer.

El escritor Marco Rocchi (Florencia, 1982) trabaja como guionista para distintas editoriales, mientras que la dibujante Francesca Carità (Asti, 1993) vive en Florencia donde actualmente trabaja como ilustradora y autora de cómics. Esta es la segunda colaboración de ambos autores para la editorial italiana Tunué, junto con Gherd, que próximamente publicará en España Liana Editorial.

dos mitades de la luna

No busquemos mensajes ocultos ni una trascendencia profunda en Las dos mitades de la luna. Lo que este cómic proporciona es entretenimiento juvenil para todas las edades, ese tipo de aventuras que están dirigidas a los menores pero que los adultos de espíritu más joven también pueden disfrutar abiertamente. Este cómic, con una estructura y narración de sota, caballo y rey, es fácilmente legible y asimilable por los lectores más inexpertos, y podría ser una excelente opción para niños y niñas a los que se desee iniciar en la lectura.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com