Bueno, ahora que estoy solo…¡Eh!¿qué estáis haciendo aquí, mis queridos lectores? Estamos en pleno tsuyu, iros a un festival con los amigos y las...

Bueno, ahora que estoy solo…¡Eh!¿qué estáis haciendo aquí, mis queridos lectores? Estamos en pleno tsuyu, iros a un festival con los amigos y las novias y pasadlo bien.

Bueno, os haré una reseña corta, ya que habéis venido hasta aquí… Hoy toca una preciosidad titulada Los Guardianes del Louvre, de Taniguchi.

Si te gustan la pintura o la poesía, estos serán tus 26 euros mejor invertidos en mucho tiempo.

DSC_0602El guión es sencillo. Un dibujante japonés se detiene unos días en París tras estar en el Salón del Cómic de Barnacity Barcelona. Tras un gripazo se va a visitar el Louvre. Y alli, no sabemos si se le aparecen los espíritus protectores de las obras o yace presa del delirio de la fiebre en su habitación de hotel.

Ni nos importa.

Un museo vacío, sin turistas, dibujado con la minuciosidad de Taniguchi…¿Un momento? ¿He dicho vacío? Bueno, quizás sin turistas, pero ahí están los Guardianes, y los visitantes de tiempos  pasados. De pronto, el protagonista es transportado a otras épocas. Allí habla con pintores, dibujantes, artistas.

Pura poesía. Sin escenas cómicas ucrónicas, sin estridencias. Simplemente paseos y charlas sobreDSC_0603 cómo y porqué abocetar un paisaje, o porqué debe haber un gato en un primer plano.

Pensareis que menudo rollazo. Pero no es así. El formato grande de la obra nos permite disfrutar de escenas amplias, paisajes abiertos. Parece una tontería, pero en la primera lectura las páginas pasan volando. Y nos conducen hasta el desenlace de una sutil trama secundaria que no os destriparé aquí. Es en la segunda y siguientes cuando nos detenemos en todos los detalles. Y eso nos lleva al dibujo.

Bueno, es Taniguchi en estado de gracia. Los paisajes, la arquitectura, el color suave y que cambia según la época, las perspectivas de las viñetas, esas viñetas-páginas que piden a gritos ser pósteres o camisetas… Dibujo realista y preciso que nos cuenta cómo algunos artistas japoneses vinieron al Louvre a descubrir la pintura europea ( en la época en la que los impresionistas DSC_0604descubrían la japonesa ). Y esto lo dibuja un japonés cuyo dibujo parece europeo, quizás el más adecuado para contar esa historia.

Quizás lo único que no me gusta es como ha decidido vestir y peinar a su guía…

No os mentiré. Para sacarle todo el jugo a esta libro hay que saber algo de arte. Y tener la sensibilidad de haberse sentado ante un paisaje pensando adonde llevará ese camino o quién usaría esa barca  en el estanque. La obra incluye unas breves fichas sobre los autores más importantes mencionados aquí, que ayuda bastante.

DSC_0606Y tras un libro lleno de arte y buen dibujo, Taniguchi termina con una última página que es una única viñeta…Y hasta los que no pilléis el chiste artístico-histórico que hay en ella ( aquí un espoilorazo ), reconoceréis que cierra y resume toda la obra en esa viñeta.

¿Por que leer LGV?

Te gustan el arte, la pintura, las historias tranquilas, la historia…

¿Por qué no leer LGL?

Solamente buscan peleas, chicas provocadoramente vestidas y anatomías imposibles. No quieres perder tiempo pensando ni pasando páginas lentamente.

Y una viñeta…

Os dejo unos enlaces sobre los autores que salen citados al final del libro, por si queréis profundizar más.DSC_0605

* Van Gogh.

* Fontanesi.

* Corot.

* Asai.

* Tokutomi.

Y por cuestiones personales y de lecturas artísticas que no vienen al caso, de las muchísimas viñetas preciosas de esta obra, yo me quedo con esta :-).

DSC_0607

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com