Mi primera toma de contacto con la escritora G. Willow Wilson se remonta a 2007, cuando me cautivó con la novela gráfica Cairo, publicada bajo... Invisible Kingdom 1: En el camino

Mi primera toma de contacto con la escritora G. Willow Wilson se remonta a 2007, cuando me cautivó con la novela gráfica Cairo, publicada bajo el sello Vertigo de la imprescindible Karen Berger. Meses después, y también en Vertigo, lanzó Air, y ese segundo título fue la confirmación de que estábamos ante un nombre que había que seguir. Desde entonces, prácticamente todo lo que ha escrito -salvo quizás en la pequeña decepción que ha supuesto su Wonder Woman– me ha parecido que está a un nivel medio bastante por encima de lo habitual en el sector, llegando hasta a convertirse en una figura mediática gracias a su Ms. Marvel Kamala Khan, uno de los grandes nuevos personajes que ha lanzado Marvel en los últimos años. Con estos antecedentes, cuando Astiberri anunció el lanzamiento de Invisible Kingdom quedaba claro que sería una lectura más que interesante. Sabiendo, además, que vería la luz en Berger Books, el sello de Dark Horse de Karen Berger, se convirtió en una cita obligada.

invisible kingdom 1 pg1

Invisible Kingdom es una historia protagonizada por dos mujeres alienígenas -aunque una de ellas pertenece a una raza con cuatro sexos- de trasfondos opuestos pero caminos paralelos. Grix es una transportista de Lux, un Amazon interplanetario. Vess es una nona, una monja de la Renunciación, una organización religiosa mastodóntica cuyos miembros renuncian a toda posesión material y, aunque tiene similitudes con varias religiones organizadas del mundo real, quizás a la que más recuerde sea a la Iglesia Católica. Ambas protagonistas descubren por casualidad tramas de corrupción económica de sus respectivos jefes y, como es de esperar prácticamente desde el primer momento, sus caminos convergen.

No estamos ante una serie eterna de esas que sabes cómo y cuándo empiezan pero desconoces dónde está el final del camino y si hay un plan a largo plazo o no. Invisible Kingdom fue planteada como una serie de unos quince números, de los cuales sólo vieron la luz los diez primeros por los problemas generados en la distribución en el mercado americano por la COVID-19, motivo por el que un buen puñado de series de ventas no precisamente boyantes en prácticamente todas las editoriales cerraron. Pero no se va a quedar inconclusa: el final de Invisible Kingdom verá la luz a principios de mayo de 2021 en un tomo que recopila los números pendientes. Dado que Astiberri nos la trae directamente en tomo, aquí la tendremos completa en tres volúmenes con las calidad de edición a la que la editorial bilbaína nos tiene acostumbrados.

invisible kingdom 1 pg2

Invisible Kingdom es una historia de ciencia ficción de esas que utilizan un entorno alienígena para hacer reflexiones sobre el mundo en el que vive el lector. Quizás sea un poco más obvia de la cuenta, no se molesta en disimular demasiado lo que nos está contando, pero la verdad es que lo que quiere hacer funciona. La simbiosis entre poder religioso y poder económico no es algo que nos resulte desconocido. Igualmente identificables sin demasiados problemas son las referencias que aparecen en esta obra. El concepto de camioneros del espacio lo tenemos en varias partes, desde The Expanse hasta Cowboy Bebop (escuchar aquí Space Truckin’ de Deep Purple), y la tripulación de la Perro Solar no tiene nada que envidiar a las de Firefly o Guardianes de la Galaxia. Por otro lado, la idea de una Iglesia galáctica corrupta es prácticamente una constante en la obra de Jim Starlin, la Renunciación se mira en la Iglesia Universal de la Verdad del Magus o en la Iglesia de la Instrumentalidad de Dreadstar.

Pero si el guion funciona, donde realmente nos deja con la boca abierta esta serie es en el dibujo de Christian Ward, que se llevó merecidamente el Eisner a mejor artista digital por esta serie (premiada también en esa misma edición como mejor serie nueva) y fue nominado como mejor portadista. El colorido ambiente totalmente alienígena que nos trae Ward tiene un punto psicodélico que puede parecer algo confuso de primeras pero tiene una narración totalmente clara que no dificulta en ningún momento el seguimiento de la historia.

invisible kingdom 1 pg3

Invisible Kingdom es, posiblemente, la mejor serie que ha dado hasta el momento el sello Berger Books, a la espera de que podamos leer el Semillas de Ann Nocenti y David Aja. Es una serie que resulta a la vez totalmente alienígena -literal y figuradamente- y tremendamente cercana. Una trama interesante en la que nos vemos sumergidos muy rápido, con unos personajes bien caracterizados y un arte espectacular. ¿Quién da más?

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com