Gruafufauskaus, queridos lectores. Que viene siendo «saludos» en la lengua de los dragones rojos del noroeste. Lo lo sé porque me lo enseñó hace... Dragón busca casa 1

Gruafufauskaus, queridos lectores. Que viene siendo «saludos» en la lengua de los dragones rojos del noroeste. Lo lo sé porque me lo enseñó hace años mi amigo Letty. Si, el protagonista de Dragón busca casa 1.

Hay argumentos que te hacen decir: «Esto hay que leerlo sí o sí». Cosas como una serie de un chico que si se moja se convierte en chica. Colegialas de instituto que viven en portaaviones y se pelean con tanques de la Segunda Guerra Mundial. Cosas que parecen tan locas que tienes que ver lo que el guionista hace con ellas. Este es uno de esos casos.

Hidra nos trae su primer manga. Y si todos son así le buscaré un estante propio en la biblioteca.

Pues resulta que hay un dragón que es un inutil y no vale para nada y lo echan de casa y es un cobarde y la verdad él no es malo y solamente quiere que lo dejen vivir en paz en una casa tranquila y segura sin que los aventureros lo quieran despedazar para venderlo por cachos a alquimistas y…

¿Dragón? ¿Mercado inmobiliario? Pues sí. Ya podéis imaginar que con este inicio estamos ante una serie cómica que se va a dedicar a darle la vuelta a los tópicos y tradiciones de las historias de fantasía tolkianas.

Cosas como unos goblins animando a un dragón para que confíe en sí mismo…

Smaug se tiene que estar revolviendo en su cueva de la montaña…

Kawo Tanuki nos da un guión casi surrealista, lleno de chistes y referencias a la literatura fantástica, a los juegos de rol, a los juegos de ordenador y a las películas. ¿Y a qué tipo de público va dirigido? Principalmente al público juvenil, aunque carece de los chistes picantes o gamberros que usualmente abundan en el shonen juvenil cómico.

¿Necesitaremos conocer el material original para entender la obra? No. Los chistes son lo suficientemente genéricos como para que los entendamos fácilmente. Quizás se nos escapen algunas referencias, pero todos más o menos sabemos cómo han de actuar un dragón o un enano.

Este primer tomo se lee de un tirón, aunque tendremos que esperar al segundo para ver como va evolucionando la historia. O si se convierte en una serie de episodios con la misma estructura donde solamente cambien los chistes, pero donde realmente no pasa nada.

El dibujo de Shouko Murayama es una delicia. Un trazo limpio que sin embargo está lleno de energía y expresividad. Enseguida con encariñamos y nos identificamos con este pobre saurio que sólo quiere una casita tranquila y sin vecinos molestos.

Combina escenas sin fondos con otras viñetas casi costumbristas, como cuando nos muestra en detalle esa casa y esa vida deseadas por el bueno de Letty.

La edición no tiene extras, excepto la preciosa cubierta a todo color que ilustra esta reseña. Podemos verla con más detalle aquí.

¿Por qué leer Dragón busca casa 1?

Chistes sencillos y graciosos. Un dibujo delicado y enternecedor, sobre todo cuando sale Letty.

¿Por qué no leer Dragón busca casa 1?

Buscas un humor algo más gamberro y no tan blanco.

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

  • Pablo

    18 septiembre 2021 #1 Author

    Genial reseña. Habrá que leerlo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com