Tengo que decir que cada día me dan más pereza los crossovers. Que me obliguen a comprar tal serie que no me interesa para poder enterarme de lo que pasa en tal otra que sí sigo me cansa. Si además hablamos de macroeventos de cientos de números, el hastío alcanza proporciones épicas. Así que hablemos claro, este Spider Women no contaba con una predisposición positiva por mi parte. Pero bueno, sigo dos de las tres series implicadas (Seda y Spider Gwen) y es un minievento de tamaño reducido, que empieza y termina en este tomo. Venga, pasaremos por el aro por esta vez.

Contiene: Spider-Women Alpha, Spider-Gwen v2, 7 y 8, Silk, v2, 7 y 8, Spider-Woman v6, 6 y 7 y Spider-Women Omega USA
Guión: Dennis Hopeless, Jason Latour, Robbie Thompson
Dibujo: Vanesa del Rey, Bengal, Tana Ford, Joëlle Jones, Nico León
Formato: Libro con solapas. 208 páginas.
Precio: 18.95€

Dramatis personae

Spider Woman. Jessica Drew, la primera Spider Woman de la historia, fue creada en 1977 para que, según el propio Stan Lee, ninguna otra editorial pudiera utilizar el nombre. Los números que forman parte de esta historia pertenecen al sexto volumen de la serie, iniciado después de las más recientes Secret Wars, lanzado con el gancho argumental de tener a una superheroina embarazada como protagonista activa de su serie. En el primer volumen pudimos ver el embarazo de Jessica, el parto, no desprovisto de problemas, y la creación de un entorno de secundarios para el personaje, haciendo de esta serie posiblemente la más interesante que he leído con esta cabecera jamás. Y sí, en el tomo mencionado se desvela quién es el padre de la criatura.

Seda. Cindy Moon apareció por primera vez en el primer número de Amazing Spider-Man vol.3, en el entorno del evento Pecado Original. Tras salir del bunker en el que la encerró Ezekiel para protegerla del hambre de Morlun, Cindy ha estado buscando a su desaparecida familia. Aún no ha encontrado a sus padres, pero sí a su hermano. Y tras el salto de Secret Wars, la situación personal sorprendente del personaje consiste en que de día trabaja para Jonah Jameson mientras que su alter ego superheroico está a las órdenes de Pájaro Burlón en S.H.I.E.L.D., infiltrada en la organización criminal de la Gata Negra.

Spider-Gwen. La Spider Woman de Tierra-65 es Gwen Stacy, que en su mundo fue picada por la araña en lugar de Peter Parker. A esta Gwen la conocimos durante el evento Universo Spiderman. En su dimensión, Peter fue el Lagarto, y murió en el primer enfrentamiento que tuvo con Gwen, lo que provocó que tres agentes de policía (George Stacy, Frank Castle y Jean DeWolff) intentaran capturarla. Recientemente, Gwen ha unido fuerzas con la Capitana América para combatir al nuevo Lagarto y Harry Osborn, convertido en un monstruo al que llaman Duende Verde, el apodo que tenía Harry en el instituto. Tras estos sucesos, la Capitana ha hablado a favor de Gwen, limpiando su reputación.

La historia

Después de haberse conocido durante los sucesos de Universo Spiderman, Jessica, Cindy y Gwen han hecho buenas migas. Lo de tener poderes basados en un bicho tan asqueroso como la araña debe crear lazos muy fuertes, y aunque pertenezcan a universos paralelos diferentes, las tres chicas hacen lo que pueden por quedar de vez en cuando a tomar un café. En esta ocasión, Gwen utiliza el reloj de viaje dimensional (sí, en serio, un poco de suspensión de la incredulidad, chicos) para ir a buscar a sus amigas e irse juntas las tres y el sacaleches de Jessica a tomar el brunch a un Starkbucks (heh) de Tierra-65. Les ha faltado ponerse a sacarse selfies y fotos a las muffins para subirlas a instagram, pero bueno. Y como no podía ser de otra forma, cada vez que dos o más superhéroes se juntan a pasar un rato tranquilo, llega la amenaza. En este caso, el Superadaptoide interrumpe el almuerzo, las tres heroínas se calzan las mallas, acaban con el problema de turno… y el reloj dimensional ha desaparecido. Lo cual no es un problema para Gwen, y quizás tampoco demasiado para Cindy, que tiene una vida un poco catastrófica en Tierra-616 (uy, perdón, ahora era Tierra Primordial, ¿no?). Pero Jessica ha dejado a su hijo recién nacido con el canguro, que resulta ser Roger Gocking, un ex-supervillano de segunda (siendo generoso) conocido como El Puercoespín.

No les queda otra que buscar el aparatejo en cuestión. Pero como la curiosidad es más mala que la quina, ni Jessica ni Cindy pueden evitar buscar sus contrapartidas en esta nueva Tierra. Pero te puedes esperar cualquier cosa en un mundo en el que Gwen no sólo no está muerta sino que es una heroína, que Peter era el Lagarto y sí está muerto, que Frank Castle y George Stacy son compañeros de trabajo, que el Capitán América es una mujer afroamericana y que Mary Jane es cantante y guitarrista en el grupo The Mary Janes, donde Gwen tocaba la batería y Glory Grant el bajo.

Y sí, encuentran el cacharro. Pero alguien lo ha estado utilizando, saltando de un universo a otro, con aviesas intenciones que van más allá del turismo interdimensional. Así que la vuelta a casa se complica…

Los autores

El evento está estructurado en un especial de arranque y uno de cierre (los tradicionales Alpha y Omega) y dos números de cada una de las series implicadas. Cada colección mantiene a su guionista habitual, mientras que los especiales mencionados están escritos a seis manos entre los implicados, Dennis Hopeless (Spider Woman, actualmente también en La Nueva Patrulla X, y anteriormente en Cable y X-Force o Vengadores: Arena), Jason Latour (Spider-Gwen, conocido principalmente por ser el dibujante de Paletos Cabrones) y Robbie Thompson (Seda, también en Veneno: Caballero del Espacio o Spidey, pero sobre todo por la serie de televisión Sobrenatural). Se consigue de este modo que la historia esté muy contenida, que tenga un planteamiento uniforme a lo largo de toda ella (cosa que no ocurre con eventos mastodónticos a lo Civil War), y, sobre todo, que cada una de las series implicadas siga siendo fiel a su propio espíritu.

Al dibujo tenemos a los recién llegados pero muy prometedores Vanesa del Rey en Alpha y a Nico León en Omega. En sus respectivas series, Joëlle Jones (Lady Killer, Superman: American Alien) en Spider Woman, sustituyendo al habitual Javier Rodríguez, Tana Ford en Seda, siendo su hasta el momento único trabajo regular, y Bengal en Spider-Gwen, que cumple como sustituto puntual de Robbi Rodríguez pero al que no querríamos de forma permanente en la serie.

En resumen

Como dije al principio, me esperaba más bien poco de esta lectura, y me acerqué al tomo más por obligación que otra cosa, pero ha acabado resultando mucho más entretenido de lo esperado. Estamos ante una divertidísima lectura alocada, totalmente desenfrenada. Una aventura palomitera que te lees de una sentada y te deja una sonrisa de satisfacción en la cara que tardarás un rato en quitarte.

Y sí, no hace falta ni siquiera decirlo, pero este tebeo pasa el Test de Bechdel con nota. Han quedado atrás los años en los que la Avispa sólo se preocupaba de maquillarse y del tamaño de los músculos de Thor o de que la principal labor de Susan Richards fuera poner la mesa. Las heroínas del S.XXI ya no son floreros, intereses románticos, damiselas en apuros o… bueno, algunas sí que son madres. Aunque, en lugar de vender la maternidad como la culminación del propósito de la mujer en el mundo, para algunas sea “increíble cuando no es completamente agotador y abrumador”.

http://www.eslahoradelastortas.com/blog/media/2017/01/spider-women.jpghttp://www.eslahoradelastortas.com/blog/media/2017/01/spider-women-300x300.jpgEnrique AcebesFeaturedReseñasBengal,Dennis Hopeless,Jason Latour,Jöelle Jones,Marvel Comics,Nico Leon,Panini Comics,Robbie Thompson,Seda,Spider-Gwen,Spiderwoman,Tana Ford,Vanesa Del Rey
Tengo que decir que cada día me dan más pereza los crossovers. Que me obliguen a comprar tal serie que no me interesa para poder enterarme de lo que pasa en tal otra que sí sigo me cansa. Si además hablamos de macroeventos de cientos de números, el hastío...