Penúltima entrega de una de las obras más divertidas y sorprendentes del equipo creativo formado por Kazuo Koike y Gôseki Kojima (Hanzô: El camino... Reseña: Son Goku, el Héroe de la Ruta de la Seda 5 (de 6)

Son Goku 5

Son Goku, el Héroe de la Ruta de la Seda 5
Kazuo Koike y Goseki Kojima
EDICIÓN ORIGINAL: Son Goku vol. 5 JAP
FECHA PUBLICACIÓN: Enero de 2017
Rústica, 360 págs. Blanco y negro.
ISBN: 978-84-16945-60-3
13,95 €

Penúltima entrega de una de las obras más divertidas y sorprendentes del equipo creativo formado por Kazuo Koike y Gôseki Kojima (Hanzô: El camino del asesino, Kasajirô, el clava-tatamis, Kei, crónica de una juventud), basada en el clásico chino Viaje al Oeste, que narra las aventuras del mono Son Goku en su viaje a la India.

El 5º volumen de esta serie que adapta la clásica novela río de la literatura china «Viaje al oeste», retomamos las historias del kappa Gojô, el cerdo Hakkai y el monje Sanzô. Sus historias se entrecruzarán y los personajes evolucionarán hasta regresar al punto de partida en que sus caminos se unieron en su viaje en busca de los sutras budistas. ¿Complicado? No tanto.

En el arco argumental dedicado a Gojô el kappa, vemos cómo éste encuentra a una sirena herida entre las rocas junto al mar, y la salva y cura sus heridas. Una vez recuperada, la sirena le cuenta que ella es en realidad una mujer humana que, por amor a su prometido, intentó asesinar al gobernador de la provincia. El gobernador evitó el atentado, asesinó al prometido de la mujer y le amputó las piernas a ésta, cosiéndole una cola de escamas artificiales y arrojándola al mar. Es por ello que la mujer desea quitarse la vida. No obstante, Gojô encuentra al cirujano que practicó la operación, y éste accede a volver a implantarle unas piernas humanas.

Se trata éste de un argumento muy común en la literatura mitológica, el de la transformación de un humano en bestia a modo de castigo, y de cómo una criatura de aspecto feo pero de buen corazón consigue devolverle su apariencia original. Gojô, menos por amor que por compasión, ofrece sus propias piernas a la mujer humana. Pero como es común en este tipo de historias, y más las que provienen de una región tan machista, la mujer hermosa por fuera es horrible por dentro, y la falsa sirena no tardará en revelar sus verdaderas intenciones.

Asistimos también al origen del monje Genjô Sanzô, hijo de un alto funcionario y de la hija de un primer ministro. El barquero que llevaba a éstos asesinó a su padre y violó a su madre ya embarazada. Al nacer la criatura, su madre lo depositó en una barca y lo dejó en el río, siendo encontrado por un monje que le inició desde muy niño en los preceptos budistas, especialmente el sutra del corazón, que se repetirá muy a menudo a lo largo de este volumen:

Cuando Bodhisattva Avalokitesvara practicó el profundo Prajnaparamita vio que los cinco Skandhas estaban vacíos, y a través de ello superó todas las enfermedades y sufrimientos. Oh, Shariputra, la forma es vacío, el vacío es forma. La forma no es diferente al vacío, el vacío no es diferente a la forma. Lo mismo es verdad para los sentimientos, concepciones, impulsos y la conciencia. Oh, Shariputra, todos los dharmas están caracterizados por el vacío. No aparecen ni desaparecen, no son puros ni impuros, no aumentan ni disminuyen. En la vacuidad no hay forma ni sensación, ni cognición ni volición, ni conciencia. Ni ojo, ni oído, ni nariz ni lengua, ni cuerpo ni mente. Ni color ni sonido, ni olor, ni sabor, ni tacto ni ideas, ni vista, y así hasta ni pensamiento. Ni ignorancia ni fin de la ignorancia, y así hasta ni vejez ni muerte, ni fin de la vejez ni fin de la muerte, ni sufrimiento ni origen, ni cesación del sufrimiento, ni camino; ni conocimiento ni logro porque no hay logro que obtener. Los bodhisattivas no tienen apego y dependen del Prajnaparamita. No tienen oscuridad en sus mentes y, al no tener oscuridad, no tienen miedo, trascienden la ilusión y alcanzan el último nirvana . Todos los budas en el pasado, presente y futuro, al confiar en el prajnaparamita han alcanzado el completo despertar de la insuperable y perfecta iluminación. Por tanto, debe conocerse el mantra del prajnaparamita como el mantra del gran conocimiento, el mantra supremo. El mantra insuperado, el mantra igual a lo inigualado, el mantra que calma todo sufrimiento y la verdad que carece de toda ilusión. El mantra del prajnaparamita dice así: gate, gate, paragate, parasamgate. Bodhi-Svaha, ¡Sutra del corazón!

Una vez cumplidos los 18 años, el niño hecho monje se volverá a encontrar con su madre y su padre adoptivo, y posteriormente con el dios cerdo Hakkai, convertido en un violador y devorador de vírgenes. El reencuentro entre ambos propiciará a su vez que vuelvan a encontrarse con Gojô el kappa y con el dragón / caballo Ryûhaku. Una vez reunidos los cuatro, falta por ver cómo se unirá Son Goku a la comitiva

Al tratarse del penúltimo volumen de esta serie, estaríamos tentados de decir que nos acercamos al final, pero más bien resulta lo contrario, puesto que con el desarrollo de las tramas queda cada vez más claro que estamos regresando al inicio, en una especie de uróboros o eterno devenir. Volvemos a encontrar a estos personajes en el mismo lugar en que los conocimos al principio del primer tomo, a la espera de que se les vuelva a unir Son Goku. Pero eso es algo que veremos en el próximo y último tomo de la colección.

Podéis leer nuestras reseñas de los tomos anteriores aquí:

Tomo 1

Tomo 2

Tomo 3

Tomo 4

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com