Bajo el larguísimo título de Mis héroes siempre han sido yonquis nos llega el nuevo trabajo de Ed Brubaker y Sean Phillips, que compite... Mis héroes siempre han sido yonquis

Bajo el larguísimo título de Mis héroes siempre han sido yonquis nos llega el nuevo trabajo de Ed Brubaker y Sean Phillips, que compite en los Premios Eisner que serán entregados este mismo fin de semana en la San Diego Comic Con.

Mis héroes siempre han sido yonquis

Aunque no pueda verse el logo por ningún sitio, Mis héroes siempre han sido yonquis es al fin y al cabo otra historia de Criminal, la serie antológica que comenzara este tandem hace ya casi 13 años bajo el paraguas del sello Icon de Marvel y que acaban de relanzar en los USA en forma de serie regular de la mano de Image Comics. Es por eso que cuando abrimos la primera página y nos encontramos con una idílica playa inundados por una paleta de color repleta de rosa y azul pastel, uno no puede evitar preguntarse “¿Dónde demonios está mi tebeo noir?”.

Pero el color es un puntal básico de lo que nos cuenta este cómic. Jacob Phillips se hace con las riendas de color tomando el relevo de Elizabeth Breitweiser y con un planteamiento de textura similar, pero una apuesta por la elección tonal radicalmente opuesta que nos saca violentamente de la idea de noir que podamos tener preconcebida. Conociendo el sutil trabajo de Sean Phillips y siendo su hijo el colorista, está claro que van a querer contarnos algo con todo esto.

Mis héroes siempre han sido yonquis

La paleta es la primera pista de que hay muchas cosas que leer por debajo de la historia de Ellie, nuestra protagonista cuya historia repasamos. Pasado el prólogo, encontramos a Ellie en un centro de desintoxicación y será a través de flashbacks cuando sepamos de su accidentada infancia y su pasión por toda una serie de grandes músicos con dos rasgos en común: su genio y su adicción a las drogas. Allí conocerá a Skip, pero estad seguros de que Mis héroes siempre han sido yonquis no va a ser la típica historia de chico conoce a chica.

Un escritor de la inteligencia de Ed Brubaker confía en la del lector y ante un tema tan nebuloso como el de las drogas, huye del posicionamiento claro (aunque de algún modo sí hay posicionamiento) y evita las moralejas mojigatas para que seamos nosotros los que decidamos la postura que adoptar.

Mis héroes siempre han sido yonquis

Si hemos seguido un poco la trayectoria de Brubaker y Phillips, ya sabemos más o menos qué tipo de historia encontrarnos en Mis héroes siempre han sido yonquis: femme fatale, tío de pasado oculto, instintos bajos, espirales autodestructivas… lo que es realmente increíble de este par es que en cada historia son capaces de usar los mismos ingredientes como si fueran completamente distintos. Si no lo hubieran demostrado ya, sería complicado creer que existan tantos tipos de femme fatale, o que los mismos ingredientes pueden ser mezclados para platos tan distintos. Incluso un solo tema como las drogas en un tebeo como este puede ser explorado desde distintas perspectivas y ofrecer visiones diversas

Es posible que la escena de apertura sea la clave para entender Mis héroes siempre han sido yonquis. Por boca de Ellie y a través de la canción que Vic Chesnutt le dedicó a Stevie Smith, Ed Brubaker nos lo explica. Tan bonito, pero tan triste. Si conocemos a los autores, no creo desvelar demasiado si revelamos que ésta va ser una historia triste, pero aún así nos la ofrecen llena de color. El propio título hace referencia a la canción My Heroes Have Always Been Cowboys de Waylon Jennings que popularizaría Willie Nelson (ambos adictos a distintas sustancias), un tema que comparaba la fantasía infantil de ser un cowboy con la realidad que le daba la edad.

Mis héroes siempre han sido yonquis

Las pistas están todas ahí. Brubaker y Phillips se enfrentan a un tema tan controvertido como el de las drogas pisoteando el maniqueísmo de la corrección política sin hacer apología de absolutamente nada y con un posicionamiento tan sútil como delicioso en el que texto, subtexto y estética reman en el mismo sentido sin redundar, enriqueciéndose mutuamente y apañándoselas de nuevo para colar al menos un tebeo por año entre los 10 mejores.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Mis héroes siempre han sido yonquis
Brubaker Ed and Panini Comics
Precio: EUR 12,35
Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com