Conozco a Hideshi Hino desde hace algo más de diez años. Un compañero de trabajo de aquella época compraba todo lo que encontraba con el nombre del autor en la portada, y por curiosidad cayeron en mis manos un par de tomos. No puedo decir que me desagradara su lectura -a estas alturas, uno ya está curado de espanto- pero sí que me resultó extrañamente intranquilizadora. En cierto modo, me pasaba algo similar con los gustos musicales del dueño de estos mangas. Aún no siendo ajeno a sonidos muy contundentes, grupos como Avulsed, Mayhem o Dying Fetus se me hacían un poco más extremos de la cuenta. Y conseguir un estímulo inquietante con el historial de comsumo de terror que llevo a mis espaldas tiene mucho mérito.

el hombre cadáver

Contiene: Shiniku no Otoko JAP
Guión y dibujo: Hideshi Hino
Formato: Rústica, 196 páginas, blanco y negro.
Precio: 10.95€

El Hombre Cadáver

El Hombre Cadáver (en el original, 死肉の男, “el hombre de la carne muerta”), publicado originalmente en 1986, es una aproximación muy diferente al actualmente sobresaturado género zombi. En este caso, el muerto viviente no es el monstruo, no es la criatura que aterroriza a los humanos que han sobrevivido a un apocalipsis de cadáveres que se levantan de sus tumbas, infectados o víctimas de una maldición. Aquí, el muerto viviente es el protagonista de la historia, contada casi en primera persona, e irá narrando cómo va sintiendo la putrefacción de su carne y cómo le tratan los vivos.

Esta es la segunda edición de esta obra de La Cúpula, en un formato totalmente coherente con las demás del mismo autor que están en el catálogo de la editorial, pero con una portada totalmente nueva.

Hideshi Hino

Hino nace de padres japoneses en 1946 en la China ocupada por Japón. Su familia vuelve a su país de origen tras el final de la Segunda Guerra Mundial, por miedo a represalias por parte de los chinos con los que convivían. Su carrera como mangaka empezó en 1967, trabajando en COM, una revista experimental de Osamu Tezuka, y ha tocado géneros tan diversos como el shojo o el seinen de terror, por el que más conocido es. En este último género destacan, además de este Hombre Cadáver, El Niño Gusano (¿sacaría de este manga su nombre el grupo indie de Zaragoza?), Panorama Infernal o La Serpiente Roja. Junji Ito, uno de los autores más relevantes en el manga de terror actual, ha citado a este autor como una de sus influencias.

También ha tenido una notable trayectoria en el cine, donde dirigió la segunda y la sexta parte de la saga de terror Guinea Pig. La segunda parte, también escrita por Hino, adquirió una cierta notoriedad cuando Charlie Sheen la confundió con una auténtica película snuff y la denunció al FBI. Hino tuvo que demostrar ante las autoridades japonesas que lo que se veía en la película eran efectos especiales y nadie había sido dañado durante su rodaje.

En resumen…

Estamos ante una historia que combina a partes iguales un ambiente enfermizo con una cierta tristeza. Aún siendo una historia muy truculenta, la revelación del motivo por el cual Shinkai Yosuke ha vuelto de la muerte resulta sorprendente. Aunque el cómo sea un tanto repugnante, el por qué transmite una profunda emocionalidad que no deja frío al lector. Es una obra que, aun tratando un tema tan manido como el de los muertos vivientes, tiene un enfoque inusual que lo dota de una cierta originalidad, haciendo que la lectura salga de los lugares comunes que se esperan en este subgénero y resulte plenamente satisfactoria.

Es, en definitiva, una muestra más de que, para los consumidores habituales de terror, la búsqueda de nuevas formas y de sensaciones inusuales debe mirar hacia Japón. Allí, autores como Hideshi Hino, Suehiro Maruo, Shintaro Kago o Junji Ito cuentan historias que en occidente no se nos pasan por la cabeza, y, quizás por diferencias culturales, nos perturban de formas a las que no estamos acostumbrados.

http://www.eslahoradelastortas.com/blog/media/2017/09/el-hombre-cadáver-500x684.jpghttp://www.eslahoradelastortas.com/blog/media/2017/09/el-hombre-cadáver-300x300.jpgEnrique AcebesFeaturedReseñasHideshi Hino,La Cúpula Editorial,Manga,Seinen
Conozco a Hideshi Hino desde hace algo más de diez años. Un compañero de trabajo de aquella época compraba todo lo que encontraba con el nombre del autor en la portada, y por curiosidad cayeron en mis manos un par de tomos. No puedo decir que me desagradara su...