Hay pesadillas que te acompañan prácticamente hasta el momento en que abres los ojos por la mañana. Esas que, como el resto de sueños,... Reseña: Fetus Collection, de Shintaro Kago

Hay pesadillas que te acompañan prácticamente hasta el momento en que abres los ojos por la mañana. Esas que, como el resto de sueños, toman elementos de tu día a día y los pervierten al extremo para convertirlos en escenas que incomodan. Secuencias que jamás habrías adivinado que pudieran salir de tu cabeza; pero la realidad es que lo hacen, y te tranquiliza saber que su esperanza de vida es cortísima… lo que tardas en lavarte la cara. Esto no es aplicable a Shintaro Kago.

Hablando claro, es lo más perturbador que he leído en años. No sé si calificarlo de extravagancia, provocación o genialidad, pero el caso es que la pegatina que reza «SÓLO PARA LECTORES ADULTOS» – y que acompaña al manga – es de las pocas veces que está justificada. Es más, creo que debería venir con un prospecto que indicase horas del día recomendables para su consumo. No es buena idea ni para momentos anteriores ni posteriores a la ingesta de alimento. Lo digo con conocimiento de causa.

Fetus Collection, publicada por ECC Ediciones, es la última obra de Shintaro Kago que aterriza en nuestro país. El mangaka de Tokio nos brinda otra de sus creaciones encuadradas dentro del género «Ero Guro», que para aquellos que desconozcan el término, es una especie de mezcla entre el erotismo y el gore –de ahí su nombre. Unos estaréis poniendo gesto de extrañeza, y otros de placer poseídos por el morbo.

El manga se compone de una serie de relatos cortos sin tramas ni personajes compartidos, pero  con un denominador común: el coleccionismo. ¿Filatelia? ¿Numismática? ¿Funkos?

MU HA HA HA

Fetus Collection 1

Me temo que esto no va de cromos amigo lector. Va de gente coleccionando partes de gente, fluidos de gente, momentos incómodos para la gente… y otra serie de elementos que poco tienen que ver con el bienestar de la gente, y que dejo para un rincón más abajo donde tengo castigados a los spoilers. Sí, por momentos es realmente desagradable, pero Fetus Collection no va sólo de reírse de tu aguante como ser humano y sodomizar tu curiosidad, también esconde una evidente crítica a la sociedad moderna. Consumismo, modas, bullying y el celo hacia las posesiones materiales son algunos de los temas que aborda, aunque de una manera tan grotesca que podrían pasar algo desapercibidos para los estómagos más sensibles.

Algún compañero «tortero» ya conocía a Sintaro Kago a raíz de la publicación de su La formidable invasión mongola – de la que ECC Ediciones ya ha lanzado su segunda edición – y estaba prevenido; pero ni por esas. Ha saltado por encima de mi morbo haciendo doble tirabuzón carpado, hasta el punto de incomodarme con un par de relatos.
Fetus Collection 2

El dibujo de Shintaro Kago no me parece que destaque especialmente, pero lo cierto es que ha sabido dar con algunas teclas interesantes para potenciar el nerviosismo del lector, como por ejemplo esos finos deditos de las manos de los personajes que tornan inquietos y anuncian el delito, o esas expresiones vacías y frías que añaden más lecha al fuego.

<SPOILERS>

Por comentar algunos de los relatos en concreto, destacaría dos por esa forma en la que amasan una realidad cotidiana para darle un enfoque bizarro y surrealista. Se trata de Hara-kiri y la Colección 3. En el primero nos cuenta como se ha puesto de moda entre las jóvenes hacerse incisiones en el vientre hasta el punto de sacarse las tripas para «fardar» de cicatrices, y en el segundo, un juego híbrido de videoconsola y cartas coleccionables en el que el reto es llevar a una mujer al orgasmo. En ambos casos, los juegos –colecciones- se convierten en una moda y modo de presión para los cerebros en formación.

Sobre el resto sólo comentar que no olvidaré nunca a la chica que colecciona vómitos. Ojo, vómitos femeninos, que los vómitos de los hombres al parecer le dan asco. Vaya por dios.

</SPOILERS>

¿Provocar por provocar? Habrá quien lo vea así. Otra lectura válida y con la que estaría más de acuerdo es que es valiente, y pretende transmitir mensajes, muchos de los cuales me parecen acertados. Lo que está claro es que hay pocos combustibles más eficientes que el morbo, y los que se acerquen a Fetus Collection por este motivo, no verán decepcionadas sus expectativas.

Crudo y Fetus Collection en el mismo mes. ¿Nadie más ve oportunidad de negocio en un combo de entretenimiento + Almax?

Fetus Collection virus

Compartir:

Jaime G. Rueda

¿Qué decir? Si mezclas las más brutales paranoias de Charles Burns y Brandom Graham te quedas corto para describir la mierda que deambula por mi azotea. Esperad, ¿lo oléis?... creo que se me está quemando la comida. Ahora vuelvo. @Jaime_G_Rueda @elhdlt

  • Alejandro Martínez

    14 abril 2017 #1 Author

    Habría que decir que Fetus Collection y La formidable invasión mongola solo tienen en común a Shintaro Kago. No vaya a ser que alguien que haya salido espantado de esta se pierda la otra pensando que es igual de gore.
    A mí esta Fetus Collection me ha parecido provocadoramente inquietante y estoy de acuerdo contigo. Por momentos no sabía si era provocar gratuitamente… pero el caso es que consiguió su efecto de cortarte el cuerpo el resto del día así que supongo que hace bien lo que se propone. La historia que más me cortó el cuerpo fue la de las felaciones.

  • Jaime G. Rueda

    14 abril 2017 #2 Author

    Después de los tres primeros relatos pensaba que simplemente era un provocador, pero con los siguientes empecé a cogerle el punto.

    Y sí, el relato sobre las felaciones es el que más cuesta leer y no quise entrar en el tema; pero el de los vómitos provocó una reacción en mi cuerpo solamente comparable a la que siento en los autobuses.

    Hay que admitir que el autor logra lo que pretende, y no mucho material puede presumir de ello.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com