Segundo arco argumental de la historia de Sadie Ritter, la madre adolescente que dio a luz a la encarnación del anticristo y que tiene... Babyteeth 2

Segundo arco argumental de la historia de Sadie Ritter, la madre adolescente que dio a luz a la encarnación del anticristo y que tiene que andar esquivando a dos organizaciones que tienen un interés especial por la naturaleza de su hijo. La edición de Planeta de Babyteeth 2 incluye los números 6 a 10 de la serie de Aftershock escrita por Donny Cates y dibujada por Garry Brown. Cates sorprende por un ritmo bastante peculiar, plantea muchos conceptos que luego desarrolla de muy diversas formas, haciendo que el lector se sienta seguro por la familiaridad de determinados pasajes narrativos y luego se vea sorprendido por sucesos a los que dota de un ritmo menos habitual.


Me explico: La historia, a pesar de su originalidad, recoge influencias populares de otras muchas historias bien conocidas entre los aficionados a la cultura popular: desde la evidente Semilla del Diablo hasta otras más cercanas como puedan ser Saga, e incluso Terminator 2, con ese implacable soldado que persigue a la madre coraje y que es defendida por un angel caído (que hace las veces de Schwarzenegger). Es decir, estamos ante una historia que nos hace intuir que va a ir por una dirección determinada. Pero igual que tiene esos puntos comunes que nos dirigen inconscientemente a la seguridad de saber qué esperar, luego hay determinados giros y una evolución de la historia que nos puede llegar a sorprender. Es algo con lo que vuelve a entrar en común con la citada Saga, y que se ha puesto especialmente de moda desde la megapopularidad de la versión televisiva de Canción de Hielo y Fuego, de George R. R. Martin. Así, ya vimos en el primer arco argumental a una nemesis que parecía iba a ser el contrapunto a Sadie, su hermana Heather y su padre, y ahora tenemos lo propio con ese híbrido entre el T-1000 y William Munny en forma del Coyote.

La historia llega a un punto en el que vamos a ir conociendo más de los personajes secundarios, y tiene el aliciente de presentarnos a la madre de Sadie, un personaje especialmente relevante y que tiene mucha importancia dentro de toda esta trama. La abuelísima va a explicar muchas de las incógnitas que han sido planteadas desde el principio y la historia se acerca cada vez más a ese punto de inicio de la narración que en todo momento ha sido contada como una grabación de Sadie a su hijo desde Palestina. Sí me resulta curioso que en todo este tiempo, Clark ha sido poco menos que un MacGuffin dentro de la historia, ese elemento motor de toda la historia, pero cuya relevancia per se es mínima. Supongo que más adelante tendrá mucha más importancia, especialmente a medida que vaya creciendo.


El dibujo de Garry Brown no es especialmente brillante, pero cumple muy bien con su función. Tal vez influya el que tiene cierto regusto al Geoff Shaw de God Country, con esos rostros muy expresivos, un dibujo que alterna el trazo grueso con otro más fino dependiendo de la secuencia, y que cuenta con un color de Mark Englert que, a veces abusa del sombreado y las masas de negro pero que luego juega bien con una paleta de tonos apagados salvo en determinadas secuencias en las que recurre a colores vivos a modo de sorpresa, como podemos ver en el número 6. Incluso ese abuso de masas de negro va en consonancia con determinadas viñetas en las que Brown también abusa de un trazo grueso a rotulador, en el que dota a los rostros de rasgos duros y a la acción de un ritmo más rápido, como si contagiara ese acabado tan acelerado.

En definitiva, Babyteeth sigue siendo una historia fresca, con mucha acción, dejando tramas abiertas que despiertan nuestro interés y con muchos giros de guión que producen sorpresa y hacen que la lectura sea especialmente ágil. En este tomo Cates introduce algunos conceptos en torno al aspecto más teológico propiamente dicho, pero se quedan en una simple anécdota. Es lo único que no me termina de convencer de esta serie. Me encantaría que Cates aprovechase la trama para dar una vuelta al concepto del bien y del mal o incluso meterse un poco en el fango y tratar la religión desde un punto de vista más rompedor. No obstante, es una historia muy disfrutable, cargada de acción y de personajes interesantes.


Lo mejor
: El ritmo, las sorpresas y el desarrollo de personajes. Aunque en estos números solo es presentado, esa cría de demonio Tanuki pinta que va a dar mucho juego. Que la primera página del primer número del arco haga un pequeño repaso a lo que ha sucedido en el anterior tomo.

Lo peor: Con sus diferencias, cada vez se parece más a Saga, incluso tiene su propio equivalente al gato de la mentira.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com