La historia que hoy nos ocupa fue publicada en 1995 en los números 491 a 495 de The Mighty Thor. 1995 no fue un... 100% Marvel HC Thor: El motor del mundo, de Warren Ellis y Mike Deodato Jr.

La historia que hoy nos ocupa fue publicada en 1995 en los números 491 a 495 de The Mighty Thor. 1995 no fue un buen año para La casa de las ideas. En aquella época, Marvel Comics estaba a punto de abrazar una bancarrota de la que casi no sale, y bueno, ¿Qué decir de su línea editorial? Spider-Man estaba en la parte más farragosa de la Saga del clon. En los Vengadores la Avispa era un insecto mutante y Iron Man un traidor que fue sustituido por una versión adolescente de Tony Stark. Los mutantes dominaban las ventas y estaban a punto de enmarcarse en la mayor saga de su historia hasta el momento: La era de Apocalipsis. Las cosas pintaban francamente mal para unos personajes que poco podían imaginar que dos décadas más tarde formarían parte del imaginario popular mundial gracias a Marvel Studios.

Sin embargo, no todo daba puto asco. Había pequeños reductos de calidad. Por ejemplo, Mark Waid estaba comenzando su primera etapa con el Capitán América, una etapa a la que solo le hizo falta un número para hacernos creer en la esperanza. Un oasis en un desierto que hasta cierto punto tuvo réplica con la corta pero intensa llegada de un inglés llamado Warren Ellis a la colección de Thor.

Solo fueron cuatro números. No obstante, no hizo falta más para certificar que el Dios del trueno todavía tenía muchas cosas que contar. Ellis consiguió que nos volviésemos a interesar por un personaje que llevaba un lustro herido de muerte. De hecho, lo de Ellis fue solo una tirita, pues el personaje también fue invitado a irse de vacaciones a ese gulaj que fue Heroes Reborn donde se le marginó sin serie propia y se le castigó especialmente. No en vano fue el último héroe en regresar a la Tierra original desde el universo creado por Franklin Richards.

torso

Cuando Warren Ellis llegó a Thor apenas había trabajado en algunas historias del Universo 2099 o en títulos menores como Druida o Hellstorm. Todos ellos tebeos interesantes que ya provocaron que Ellis estuviera en el punto de mira de editores y lectores. El guionista entró en la serie de Thor como un elefante en una tienda de porcelana: Despojó al hijo de Odín de toda su inmortalidad y divinidad, hizo que su padre sintiera desprecio por él haciéndole indigno a unos niveles que Jason Aaron no se atrevería ni imaginar. El Thor de Ellis es humano, dubitativo pero también poderoso, noble, audaz y un gran jinete del rayo cuando tiene que serlo. Nada más que cuatro números le hacen falta a Warren Ellis para desmontar y volver a montar toda la mitología de Thor.

Ellis coge todos los juguetes que tiene a su disposición para usarlos a su discreción. Veremos a Odín ominoso como pocas veces se le ha visto, a una Encantadora letal y dulce, y seremos testigos de un Ragnarök que tiene como raíz de todo al árbol del mundo Yggdrasil. El guionista además creará a Curzo, un personaje marca de la casa, esto es: inglés, rubio, malhablado, cínico y sobre todo fumador. Una especie de John Constantine al que le cae el marrón de investigar una serie de sucesos en Nueva York que implican a criaturas y mitología nórdicas. Además, Ellis sigue utilizando (aunque imagino que por intervención del editor) al cuerpo especial de policía de Código Azul que se encargaba de investigar/enfrentar amenazas superhumanas. Curiosamente fue una de las últimas apariciones de este grupo de polis que debutase en The Mighty Thor 426, en plena etapa de Tom DeFalco y Ron Frenz.

odin

Ya en esta corta etapa se perciben muchos de los temas que serán habituales en la obra de Warren Ellis: personajes complejos, religión, naturaleza, tecnología, el abuso de poder… Muchos de los grandes aciertos que hemos visto de Ellis en Iron Man o Caballero Luna ya se podían intuir aquí. Puede saber a poco, pero es mejor dejar las cosas como están. El motor del mundo funciona por su aparente sencillez y por ser conciso. No hace falta nada más. De todas formas, no está exento de fallos y muchas veces el ritmo de lectura se ve ralentizado por la enorme cantidad de texto que hay en algunas páginas.

Ahora llegamos al dibujo. Estamos en los 90 y para hacer honor a tan fatídica década nos encontramos con un Mike Deodato Jr. que empezaba a tener cierto nombre por su trabajo en Wonder Woman. Deodato, hoy en día, es uno de los dibujantes más respetados, pero en este título evidencia todos los problemas de la época con unos diseños horribles, una narrativa atropellada y confusa. Por contra, es espectacular y hasta cierto punto experimental con páginas apaisadas y multitud de viñetas, y sorprendentemente no abusa de las splash pages. Así que al menos, gracias por eso.

Thor_494

En este tomo de Thor hay un quinto número guionizado por William Francis Messner-Loebs, antes de caer en su desgracia económica personal por culpa del sistema monetario americano, y dibujado por Geoff Isherwood. Un número que sirve para mostrarnos la nueva situación de Thor y de Amora y que como poco es interesante. Deja con ganas de leer el siguiente tomo, y eso no es poco.

En definitiva. Thor: El motor del mundo, es una lectura entretenida con algunos apuntes sobre el personaje innovadores para la época en la que fueron publicados. A ver por donde sigue la cosa, aunque el final ya nos lo sabemos.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

  • XAVI

    6 septiembre 2019 #1 Author

    «Spider-Man estaba en la parte más farragosa de la Saga del clon. En los Vengadores la Avispa era un insecto mutante y Iron Man un traidor que fue sustituido por una versión adolescente de Tony Stark. Los mutantes dominaban las ventas y estaban a punto de enmarcarse en la mayor saga de su historia hasta el momento: La era de Apocalipsis». – Un resumen estupendo de la época. Lo de la Saga del Clon, farragosa. Vengadores con su «Encrucijada», que no hay por donde tirar. Eso si, su número especial en portada doble salen los trajes «noventeros» de la formación. Lo de Iron Man, me remito a la encrucijada. Suerte que Busiek y Pacheco lo arreglaron.

    Yo, tanto Iron Man como Thor, las seguí tangencialmente, más bien tiré por el Capitan América de Waid y Garney que fue todo un hallazgo tras la etapa de Gruenwald.

    Después de leer el articulo, creo que me miraré el tomo para ver como está.

    Por cierto, buen apunte musical. 😉

  • Txema Sáez

    23 septiembre 2019 #2 Author

    Yo en aquella época pillaba sobre todo Manga. De Marvel pillé justo cuando se estaba publicando el volumen tres de Forum, tenía tela la cosa, era la etapa de Chichester y Wagner. Oscura que te cagas, siendo un chavalín me enteré de poco. Luego con el paso de los años fui leyendo algunas cosas, y joder, que años más malos. Salvo el Capi de Waid y Garney (que compré en dos retapados), el resto era purria de la mala.

  • XAVI

    23 septiembre 2019 #3 Author

    Cierto. Se iban dando muchos bandazos. La colección que más lo sufrió, con y tras la Encrucijada, fueron Los Vengadores. Y Iron Man, por supuesto.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com