Recuperamos la segunda entrega de esta sección en la que repasamos todo lo acontecido en el gran evento Marvel del año: World War Hulk....

Recuperamos la segunda entrega de esta sección en la que repasamos todo lo acontecido en el gran evento Marvel del año: World War Hulk. Vamos a repasar brevemente lo que ocurrió en los distintos títulos de la editorial durante el segundo mes de esta saga que tiene como protagonista al Goliat Esmeralda. Comenzamos.

WORLD WAR HULK Nº 2, por Jose Antonio Marchán.

Continuamos el seguimiento de World War Hulk con el resumen de lo ocurrido en el segundo mes, correspondiente al recién acabado mes de mayo. Tras dejar en el anterior número a Hulk finiquitando su enfrentamiento con Iron Man (el primero de los acusados), en éste le veremos ajustando cuentas al grueso de héroes que han quedado en Manhattan tras la evacuacIón.

Como durante el resto de la historia, encontramos a Pak y Romita Jr. al guión y al lápiz, respectivamente, continuando la tónica de la primera entrega. En esta ocasión toman mucha más importancia las batallas entre las dos facciones, dedicándoles prácticamente todas las páginas con un desarrollo argumental más bien nulo. Tras su lectura la sensación que deja es algo contradictoria. Si bien es cierto que las peleas son espectaculares y grandilocuentes (de lo que se encarga el siempre bienvenido Romita Jr.), el contenido no lo es tanto y está carente de emoción. La acción se “limita” al enfrentamiento físico, a un ir y venir de golpes y destrucción fría. Un número flojo que deja un poso de insatisfacción o decepción. Sigue echándose en falta épica en el desarrollo y el despliegue no acaba de cuajar, pero sobretodo de llenar. El segundo episodio correspondiente a la propia serie de Hulk no mejora el resultado. Pak intenta “enfrentar” a dos de los amigos del Goliat Esmeralda comparando sus carreras y su experiencia al lado del protagonista. Por un lado al clásico Rick Jones y por otro a Miek, aunque el experimento sigue sin convencer. Al igual que el dibujo de Romita que, entintado por Janson, continúa algo por debajo de su nivel. El apartado gráfico del segundo episodio corresponde a Leonard Kirk (JSA, Agentes de Atlas), que no sale muy bien parado de la comparación con Gary Frank, que se ocupaba el mes anterior del dibujo, aunque sus lápices de corte más clásico no desmerecen.

En definitiva, un bajón en la saga. Un número espectacular, sí, pero insulso… mucho ruido y pocas nueces.

WWH: PRIMERA LÍNEA Nº 2, por Markitos.

Estado de guerra. Con esta sencilla frase se definen los números 2 y 3 de Front Line de Paul Jenkins y Ramón Bachs contenidos en esta segunda entrega de la edición española.

Al término del primer número dejamos a nuestros dos protagonistas frente a la primera escaramuza entre Hulk e Iron Man, para encontrarlos ahora en una ciudad devastada y tomada por el ejército. Un escenario con milicias dedicadas al hurto, campamentos de refugiados que no han podido huir (o directamente no han querido hacerlo) y, cómo no, con la plana mayor de superhéroes luchando contra el avance imparable de Hulk y sus huestes, los registrados y los rebeldes. Destaca la aparición de Daredevil frente al resto de capas debido a la situación en que se encuentra, objeto de represalias de la población que acaba de rescatar pero aún con sus convicciones intactas de ayudar en una guerra que le supera.

Siguiendo el transcurso de las situaciones ocurridas en las series principales del evento, el ejército se propone atacar y detener a los invasores, en un ensalzamiento muy “americano” que debería resultar más distante en un cómic que pretende entretener. De esta manera, Sally y Ben aprovechan para informar de primera mano (como nuestro Arturo Pérez Reverte en la guerra de los Balcanes) y qué mejor manera que formando parte de la misma noticia.

En un segundo plano tenemos la historia del detective Danny Greenvile y Korg resolviendo el asesinato del androide de Hulk. Al dibujo está Shawn Martinbrough. La investigación del caso viene a ser una mera excusa que Jenkins utiliza como vehículo para desarrollar la relación entre dos individuos muy opuestos, destinados a entenderse y colaborar en una situación un tanto atípica.

WWH: IRON MAN, DIRECTOR DE SHIELD Nº 4, por Jose Antonio Marchán.

Segundo y último número dedicado al evento en la cabecera del Hombre de Hierro. Repite el equipo artístico del mes anterior y deja la misma sensación de solidez, aunque en esta ocasión la historia peca de menos intensa. La mayor parte transcurre en el helitransporte de SHIELD, donde el Goliat Esmeralda se planta y tiene una buena conversación con Dum-Dum Dugan. Precisamente “la vieja morsa” debe tomar una importante decisión en ausencia de Stark, que atañe al plan de emergencia concebido por el Hombre de Hierro como última solución.

Tampoco resulta imprescindible para la comprensión de la saga, pero está bien llevado y es un buen número.

WWH: LOS VENGADORES: LA INICIATIVA Nº 2, por Jose Antonio Marchán.

Segundo tomo de la colección La Iniciativa. Y podríamos llamarlo “el de los cruces” porque en este volumen los aspirantes a héroes se inmiscuyen en dos grandes historias: la propia WWH que nos ocupa y la futura Secret Invasion, que no llegará aquí hasta finales de año. Al guión tenemos a Dan Slott (Hulka, The Thing), manejando perfectamente los recursos de este nuevo Universo Marvel, que es capaz de contarnos cómo la inexperiencia de los chicos les mete en plena batalla en Manhattan al tiempo que sigue desarrollando sus tramas particulares. Una serie fresca, de las mejores de Marvel que podemos encontrar hoy en día en nuestro país. El único pero que se le podría achacar a este tomo es el del baile de dibujantes (hasta seis) que desluce un poco el conjunto. De los episodios propios de la cabecera (tres) se ocupa Stefano Caselli (Runaways & Jóvenes Vengadores) con su estilo amerimanga-cartoon acorde con el tono de la serie, sustituido en The Initiative #6 (un epílogo que sirve de presentación a la serie Nuevos Guerreros) por Steve Uy (Feather, Uncanny X-Men). Su estilo marcadamente manga, delata algunos errores de proporción y unos rostros que dejan que desear. El artista repite en uno de los capítulos del Annual, acompañando a Salvador Larroca, Calyton Henry (quizás el más destacado), Tom Feister, Carmine Di Giandomenico y Patrick Scherberg a los lápices, con resultados diversos. La mayoría de estas historias están dedicadas a contarnos los orígenes de algunos miembros y a presentar otros.

En resumen, un número que pasa de puntillas por la saga en cuestión pero que recomiendo vívamente a todos por el buen hacer de sus autores y, especialmente, a los que probaron con el primer tomo.

Hasta aquí las ramificaciones del evento en su segundo mes. Esperamos que os sirvan de ayuda. Volvemos próximamente para analizar la remesa del mes de junio.

Compartir:

Jose Antonio Marchán

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com