Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Viaje a la Luna

Viaje a la Luna
Guion
Fran Nuño
Dibujo
Enrique Quevedo
Formato
Tapa dura. 20x26 centímetros. 104 páginas. Color
Precio
18,95 euros
Editorial
Sallybooks. 2023

Saludos, lectores terrícolas. He estado estos días releyendo libros de historia selenita, entre ellos el de una de vuestras primeras visitas a nuestro planeta. De la cual habéis hecho películas y tebeos. Y de uno de estos hablaremos hoy.

Viaje a la Luna adapta la película de 1902 de Marie-Georges-Jean Méliès, pionero y creador de géneros y trucos cinematográficos. También fue otra de las victima de las prácticas piratescas de Edison, pero no hablaremos de eso hoy.

Suele decirse que esta película (mucho más difundida y conocida que la que podemos considerar segunda parte, Viaje a través de  lo imposible) se basa en la novela De la Tierra a la Luna de Verne. En parte es así, pero también bebe de Los primeros hombres en la Luna, de Wells (de la que también hay una maravillosa película que os recomiendo mucho). Recordemos de paso que, pese a lo que todo el mundo piensa, en la novela los héroes verdianos nunca aterrizan (ni alunizan 😉 ) en nuestro satélite natural.

Lo que los autores nos ofrecen es una adaptación bastante libre en los detalles pero muy fiel en el espíritu. Puede que las escenas no sean las mismas que las que hemos visto en la película. Pueden haber desaparecido unas y aparecido otras. Pero la esencia, el sabor, la sensación que nos causa leer estas páginas es la misma.

Estamos viendo un cuento representado en un teatro.

La historia es una fantasía. Nada de ciencia ficción dura encontraremos aquí. Es pura poesía, tanto visual como científica. Las cosas pasan porque sí. Sin problemas  en la creación del cohete ni cuestiones acerca de la necesidad del viaje. Si vamos a la Luna, pues vamos y ya está.

No busquemos complicadas tramas ni una compleja y profunda creación de mundo (lunar). Lo que tenemos y buscamos es la fantasía inocente e ingenua de la exploración de otro mundo.

Esto mismo se puede aplicar al primer vistazo del dibujo. Al primero, porque en cuando exploremos algo más, veremos todo el trabajo que hay bajo esos dibujos a primera vista sencillos e infantiles.

Cualquier lector de cierta edad reconocerá sin dudarlo las influencias de José Ramón Sánchez en los dibujos y colores de estas páginas. Incluso las formas planas y recargadas a la vez de los personajes beben de esa influencia principal. Ah,  cuando daño hicieron aquellos programas donde lo veíamos dibujando en directo por la tele en nuestras jóvenes mentes. Cuanto daño que le agradecemos.

Y si me permitís un pequeño inciso, hace unos años se lo agradecí en persona y dándole la mano cuando pude charlar con él en un Salón.

Fijémonos por ejemplo en el dibujo de un poco más arriba. No es, evidentemente, realista. Pero evoca ese aire de pequeña ciudad burguesa de las novelas del siglo XIX. Con esa obsesión de algunos países por el acero. Pero si nos fijamos en la bandera, veremos que no estamos ni en Francia ni en los Países Bajos. Es una bandera inventada, aunque podría ser, por ejemplo, la de Valledupar (que por cierto, está en América. Donde Verne ambientó el viaje a la Luna).

Pero hay muchas más influencias y referencias. Tendremos algunas escenas que parecen sacadas de un tintin, por ejemplo.

Hablábamos antes de que podríamos estar viendo una obra de teatro. Hay una cosa en la película original que a un espectador actual podría resultarle rara pero que tenía todo el sentido en 1902. Los personajes a veces se mueven y colocan de formas formadas. Hacen coros. Herencia del teatro y del vodevil de donde surgieron los primeros actores y directores de cine.

Este efecto se mantiene en algunas escenas con una composición que parece formada y estática.

La edición incluye unas guardas dibujadas en un estilo que parece de negativo fotográfico. Tenemos también un precioso detalle consistente en el dibujo de una tierra en la portadilla inicial, unos astrónomos después… y en la portadilla del final sale la Luna.

¿Qué más nos dan los autores? Pues dos páginas de diseños y bocetos, una página del guión y otra página sobre curiosidades de la creación de la obra.

¿Por qué leer Viaje a la Luna?

Te gusta la película original. Te relaja y encanta ver historias de fantasía sobre temas de ciencia ficción.

¿Por qué no leer Viaje a la Luna?

Solamente te gustan historias de robots asesinos o naves espaciales disparándose entre ellas. Y aún así, si te gusta la ciencia ficción, dale una oportunidad y ven a conocer el origen.

Comentarios

  • Pablo

    27 diciembre 2023

    Muy buena reseña, a ver cuándo lo leo

Coméntanos algo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *