En este cómic maravilloso y sumamente didáctico, Pedro Cifuentes nos propone un viaje en el que acompañaremos a una profesora llamada Esperanza, sus alumnos... ¡Vaya siglo nos espera!

En este cómic maravilloso y sumamente didáctico, Pedro Cifuentes nos propone un viaje en el que acompañaremos a una profesora llamada Esperanza, sus alumnos y unos personajes muy especiales por diferentes partes del mundo. Junto a ellos aprenderemos cuáles son las herramientas más eficaces para hacer de nuestro planeta un lugar mejor para todos.

Cada vez que hablo con profesores de secundaria e instituto, la sensación suele ser la de hartazgo: que si vaya generación de zoquetes, que si lo quieren todo hecho, que si no hay espíritu de esfuerzo… Es muy fácil decir a la mierda con todo, cumplir con la jornada laboral lo mejor que se pueda, y marcharse a casa a la hora. Si el chaval o la chavala aprueba, bien, y si no, también bien. Culpemos a la sociedad, culpemos a las continuas reformas de las leyes de Educación, culpemos a la mentalidad del funcionario… No es algo que ahora venga al caso. Por fortuna, siguen quedando espíritus irredentos como el de Pedro Cifuentes, que ha conseguido aplicar las técnicas del cómic a la enseñanza, con excelentes resultados. Después de publicar varios libros relacionados con la Historia del Arte, ahora se lanza a estimular las conciencias de los jóvenes lectores con este ¡Vaya siglo nos espera!, un cómic en que trata temas como la ecología, la sostenibilidad o la igualdad de género.

siglo

La Agenda 2030 es un proyecto marcado por la ONU, con 17 puntos sobre los que trabajar para conseguir un mundo más humano. Entre estos puntos se encuentran objetivos tan fundamentales como la erradicación de la pobreza, la obtención de la total igualdad de género y la acción por el clima, sobre las que se sustentan otros objetivos como la educación de calidad para todos o la producción y consumo responsables. Tomando como punto de partida un aula cualquiera de una ciudad cualquiera, Cifuentes (personificado en la profesora suplente Esperanza) lleva a sus estudiantes de paseo por el mundo y la historia, mostrándoles los efectos del capitalismo salvaje, el consumo desmedido y los conflictos bélicos: la deforestación de la selva amazónica, el deshielo de los glaciares y los movimientos migratorios, entre muchos otros. Pese a que es muy fácil tirar la piedra y esconder la mano, la labor de Cifuentes no termina aquí, sino que emplaza a sus estudiantes a investigar acerca de esta Agenda 2030. Los Objetivos del Milenio ya quedaron atrás en 2015, y aunque parece que no se ha conseguido nada, los indicadores establecidos para hacer el seguimiento del cumplimiento de dichos objetivos indicaron que se iba por el buen camino. Un rayo de esperanza en el camino hacia un mundo mejor.

A medio camino entre el cómic y el libro ilustrado, Cifuentes se apoya en las explicaciones de la señorita Esperanza y en las intervenciones estelares de filósofos como Kant, Wittgenstein o Arendt para dar una clase magistral de cómo la intervención humana ha sido la principal causante de los daños sufridos por nuestro planeta. Y pese a que el planeta Tierra nos sobrevivirá, de lo que se trata es de dejar un mundo mejor a nuestros hijos, para lo cual tal vez deberíamos empezar por hacerles conscientes de lo que ocurre, y una buena forma de hacerlo es proporcionarles lecturas como ésta. Con un estilo fresco y accesible, Cifuentes plantea una buena serie de conceptos y da pistas sobre cómo podemos dejar una huella más reducida en el planeta. ¡Incluso el papel en el que está impreso el libro proviene de fuentes responsables!

siglo

Afortunadamente, son cada vez más los cómics que, como éste, enfocan los problemas de sostenibilidad del planeta. Con un tono más didáctico y dirigido a los jóvenes que el Lluvia del matrimonio Talbot, este ¡Vaya siglo nos espera! de Pedro Cifuentes es una excelente herramienta para concienciar a los lectores más jóvenes, y darles a entender que ellos también pueden ayudar.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com