A estas alturas, ya sabemos que Usagi Yojimbo saga serán en total 9 tomos. Al menos es este el número con el que se... Usagi Yojimbo saga 4

A estas alturas, ya sabemos que Usagi Yojimbo saga serán en total 9 tomos. Al menos es este el número con el que se cierra la etapa Dark Horse del personaje en su país de origen a la que sucederá la etapa IDW a color, que Planeta Cómic está a punto de traernos por estos lares. Esto quiere decir que Usagi Yojimbo saga 4 nos pone casi en el ecuador de la serie, con todos los cimientos puestos y todas las claves establecidas y en ese momento en que la serie puede empezar a referenciarse a sí misma.

Usagi Yojimbo saga 4

Usagi Yojimbo saga 4 recopila los tomos Duelo en Kitanoji, Viajes con Jotaro y Padres e hijos. Es decir, podríamos considerar que abarca la etapa en la que Usagi y el pequeño Jotaro peregrinan juntos y estrechan lazos.

Del mismo modo que otros personajes como Conan o Hellboy, cuyo esqueleto narrativo se basa en los viajes, aventuras, amigos y enemigos que va encontrando, Usagi Yojimbo va incorporando cada uno de ellos y cada experiencia a un complejo marco que crece y se enriquece con cada historia y que construye a largo plazo. Jotaro y su aprendizaje será la excusa para volver a encontrarse con viejos conocidos como la Cabra solitaria y su cachorro, Katsuichi-sensei, Tomoe, Kitsune o Sasuké, que nos ha ido presentando en diversos tomos anteriores. Es el momento de volver a vivir todo tipo de aventuras de todo tipo de géneros. En Usagi Yojimbo saga 4 en un instante podemos estar pegados al costumbrismo histórico y unas páginas después toparnos con algo así como Godzilla, Gamera y Ghidorah dándose de tortas. En Usagi Yojimbo saga 4 hay sitio para la acción, el terror, la investigación detectivesca, el humor y todo lo que surja porque de algún modo en estos cómics Stan Sakai parece querer mostrar de un golpe una especie de resumen de toda la serie o al menos de su espíritu. Por más que saltemos de género en género todo esto va de Usagi mostrando su mundo a Jotaro.

Usagi Yojimbo saga 4

Y es que la relación de padres e hijos está presente en todo el tomo: la venganza de un joven por la muerte de su padre en Vendetta, los lances de Cabra solitaria y su cachorro, la nueva y pequeña discípula de Kitsune o el deber y el honor adquirido por el pequeño hijo de un samurai en El orgullo de un samurai. Jotaro también nos trae la juventud a Usagi Yojimbo saga 4 y es la excusa para que veamos varias historias en flashback donde podemos ver los tiempos mozos de Katsuichi y, por supuesto, de Usagi en títulos tan memorables como Usagi y el Tengu, que fue nominada al Eisner al mejor número unitario.

Cuando salieron los números recopilados en Usagi Yojimbo saga 4, ya contaba con la friolera de 20 años de presencia en librerías (hoy día cerca de 40) sin el más mínimo síntoma de agotamiento y teniendo como únicas claves historias sencillas pero sólidas, que crean un mundo construido a largo plazo, sin fisuras y con ese componente de verosimilitud emocional que solo siendo un narrador tan consistente como Stan Sakai se puede lograr. En más de una ocasión habremos podido oír o leer que Sakai consigue que se nos olvide que se nos está hablando de un conejo antropomorfo, pero eso es solo una cara de su gran logro. Ya no es que un conejo nos pueda emocionar y que suframos y riamos con él como lo haríamos con un personaje humano (si no más), sino que el hecho de ser un conejo nos sitúa en un registro que muy probablemente no resistiría un protagonista humano. Los giros de género y los saltos de registro de realismo que tenemos en Usagi Yojimbo no están al alcance de la gran mayoría de los universos de ficción.

Usagi Yojimbo saga 4

Tanto literaria como gráficamente, Stan Sakai construye sus historias para que puedan admitir prácticamente cualquier cosa sin que el tono de la serie rechine. La caricatura y los funny animals son recursos que apelan a una manera de asimilar las historias más visceral que analítica, lo que es incluso más difícil a la hora de plantear una historia y suma aún más mérito a la maestría de Stan Sakai.

No sabemos cuántos años más de historias de Usagi Yojimbo nos dará el maestro Sakai (esperemos que muchos), pero el universo que ha creado es de los que viven para siempre.

Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com