Joe Hill es un tipo ampliamente conocido por el público generalista, gracias a su carrera como novelista de notable éxito comercial con títulos como... Un cesto lleno de cabezas, de Joe Hill

Joe Hill es un tipo ampliamente conocido por el público generalista, gracias a su carrera como novelista de notable éxito comercial con títulos como Fantasmas y El traje del muerto o a las adaptaciones cinematográficas y televisivas de sus obras, como Horns, protagonizada por Daniel Radcliffe, Nos4A2,  con Zachary Quinto o En la hierba alta, dirigida por Vincenzo Natali. Pero también es un tipo que, sin tirar de los contactos que le pudiera conseguir su famosísimo padre, se ha hecho con un nombre de prestigio en el mundo del cómic gracias a su gran petardazo de debut, Locke And Key, aparecida tan solo tres años después de su primer libro. Desde entonces, prácticamente todas sus obras han adquirido un cierto reconocimiento en el medio. Tanto es así, que en 2019 DC Comics puso en sus manos una línea de cómics de terror, heredera del sello Vertigo, nombrada en su honor como Hill House Comics, para la que escribe y supervisa títulos de otros autores. ECC acaba de publicar en castellano el primer título de HHC, con el sugerente título de Un cesto lleno de cabezas. Vamos a ver qué nos encontramos.

un cesto lleno de cabezas pg1

Llega el final del verano de 1983 en Brody Island, un pueblecito turístico de Maine. La joven June Branch está disfrutando de los últimos días de calor con su novio, Liam Ellsworth, que ha estado trabajando como ayudante de policía durante las vacaciones. Justo cuando el trabajo veraniego llega a su fin, cuatro convictos de la prisión de Shawshank se fugan y acaban secuestrando y mutilando a Liam. June se queda sola frente a cuatro criminales peligrosos en una casa desconocida… con un hacha vikinga del S. VIII. Un hacha que cuando decapita a alguien no le mata, sino que le convierte en un cuerpo tirado en el suelo por un lado y una cabeza parlante por otro. Una cabeza que acabará en el cesto que menciona el título. Y después otra. Y otra más…

Un cesto lleno de cabezas es, indudablemente, una historia de terror. Bastante truculenta, con torturas, desmembramientos y las esperadas decapitaciones varias, pero también con una interesante vuelta de tuerca: aquí el asesino en serie no es el duro y trastornado criminal: es la bella y delicada adolescente a la que los criminales van persiguiendo. Que sí, que es la víctima de la historia y lo hace por defenderse… pero es June quien va encadenando un asesinato tras otro. Espera, ¿se considera asesinato cuando las cabezas siguen conscientes y hablando? Mmm…

un cesto lleno de cabezas pg2

Un cesto lleno de cabezas tiene una muy interesante fusión de géneros. Además de la historia de terror con vuelta de tuerca que funciona como eje de la historia, tenemos también como fondo una historia de suspense muy bien hilada que hace que la trama sea bastante más interesante y compleja que las habituales del slasher (un loco se escapa del manicomio y va matando gente, una mujer a la que se le ahogó su hijo va matando gente…) y una muy buena dosis de humor negro. Es inevitable que si tienes cabezas parlanchinas metidas en un cesto de mimbre haya humor. Además, los personajes están tremendamente bien definidos, cosa que no se espera uno siendo personajes de usar y tirar para una serie limitada de siete números.

Entre las influencias que cita Joe Hill para Hill House Comics están las películas de terror high concept de bajo presupuesto de estudios como Blumhouse (Paranormal Activity, Insidious, Déjame salir), género que según el guionista está viviendo una segunda edad de oro, y los cómics de terror norteamiericanos de los años 50, que vendían diez veces más de lo que el cómic estándar vende ahora y desaparecieron gracias a la alianza de psicólogos y políticos para volver al cómic un medio aburrido. Las referencias a Maine y Shawshank son, por otro lado, evidentes guiños a la obra de papá Stephen.

A los lápices tenemos a Leomacs, nombre artístico del italiano Massimiliano Leonardo, que ha pasado por títulos de Bonelli como Tex o Dylan Dog, y ha hecho un número para el Lucifer de Vertigo. El ambiente a lo Vault of Horror o Tales from the Crypt que busca Hill se aprecia también en el dibujo en algunos momentos, aún tienendo una ambientación apropiadamente ochentera. Una narrativa fluida acompañada de unos rostros con expresividad casi histriónica y una atmósfera opresiva son justo lo que necesita una historia de estas características.

un cesto lleno de cabezas pg3

Aún estamos por leer más historias de Hill House Comics, pero la verdad es que su debut no podía haber sido más afortunado. Si lo que está por venir mantiene el nivel de calidad, podemos tener aquí el sucesor de Vertigo en la parcela del género de terror, en la que DC andaba un poco perdida en los últimos tiempos. Un cesto lleno de cabezas es una lectura fresca y muy divertida, y también la confirmación de que Joe Hill es un autor al que hay que seguir.

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com