Hace un par de años, la autora valenciana Laura Pérez nos sorprendía con un prometedor debut en la novela gráfica. Ya hablamos en su... Tótem

Hace un par de años, la autora valenciana Laura Pérez nos sorprendía con un prometedor debut en la novela gráfica. Ya hablamos en su día de su Ocultos , una obra muy sugerente, con una narrativa inteligente, pausada, evocadora, que exigía del lector un trabajo activo de composición y de completar y rellenar los huecos de la historia planteada. Ahora nos llega su siguiente obra en solitario, Tótem , editada también por Astiberri, y que se puede considerar como un libro muy continuista, tanto en tono como en temática, pero con el que la autora, en mi opinión, muestra un crecimiento evidente en cuanto a narrativa gráfica.


La historia se centra (más o menos) en una pareja que realiza un viaje, aunque vamos viendo que estas dos chicas son la excusa para contar muchas historias que saltan adelante y atrás en el tiempo, y que conectan vivencias muy diferentes entre ellas, pero siempre con algún punto en común. El título hace referencia a esos tótems que se forman amontonando piedras una sobre otras (los que hayan jugado a Assasins Creed: Valhalla  entenderán inmediatamente a qué me refiero). La vida es un conjunto de experiencias que se amontonan, y en la que todo suma, pudiendo tener piezas en común con otros tótems.

Me alucina completamente la capacidad de transmitir paz y sosiego de Laura Pérez. Es algo que me ha pasado con un número de autores que me caben en una mano (tal vez el mayor representante sería Jiro Taniguchi), pero tanto en Ocultos  como en Tótem , la autora recurre a viñetas con un trazo muy limpio, sin apenas tramas, muy planificadas en cuanto a diseño y geometría de la composición (escenas encuadradas dentro de otra estructura o figura, secuencias estáticas con cambios muy sutiles…) y con un uso de narrativa apoyada en escenas con transiciones detalle a detalle o momento a momento, en las que el paso del tiempo es muy lento, pero por otro lado se aporta muchísima información al lector, y dota a las escenas de una ambientación muy poderosa.


Como sucedía con su anterior obra, esta Tótem  exige un esfuerzo por parte del lector. Nada se explicita, hay muy poco texto, y la relación de una escena con otra se realiza a través de yuxtaponer dos viñetas con una composición parecida o algún otro elemento común que inmediatamente nos hace asociarlas. Los cambios de línea temporal quedan patentes por el uso del color. Solo la línea «principal» tiene un coloreado variado y policromático, tendiendo a la bitonalidad o paletas limitadas y apagadas en las líneas pasadas o futuras.

Es curioso porque, repasando la anterior reseña he visto que con Ocultos  tuve la misma sensación de familiaridad con la película Una historia de fantasmas , y no recordaba haberlo comentado. Con Tótem  me ha pasado exactamente lo mismo, indudablemente por la capacidad de la autora de plasmar imágenes estáticas que rebosan poesía y en las que la escena debe ser completada con la interpretación del lector.


En definitiva, Tótem  es una obra continuista con Ocultos  en cuanto al tono y la atmósfera. Se trata de una obra que conecta varias vivencias y reflexiona sobre las entidades que nos rodean, de adónde va el alma después de la muerte física y de cómo algunas personas  perciben esas supuestas presencias de lo que persiste hasta que definitivamente abandonan nuestro mundo. Trata de los viajes de crecimiento personal, de las vidas que se llevan y que no cumplen los verdaderos deseos, y de los viajes físicos y cómo se viven por parte de cada persona. En mi opinión, y aun manteniendo un requerimiento para el lector de atar cabos y rellenar huecos, Tótem  es mucho más accesible y está mejor realizada aún que Ocultos , que ya mantenía un nivel bastante alto. Sin duda, estamos ante una autora para seguir de muy cerca.

Lo mejor: Cómo sugiere, confía en la inteligencia del lector, sin asumir que necesita que le expliquen todo. La paz que transmite con esa narrativa tan sosegada y calmada.

Lo peor: Como decía en la anterior obra, si eres de los que lee para evadirse, pero no quiere realizar ningún esfuerzo intelectual, busca en otro sitio.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com