¿Qué harías si pudieras transformarte en cualquier dinosaurio? Dinokid lo tiene claro: ¡pasarlo bestial con sus amigos! Descubre las aventuras de este peculiar superhéroe... Todo Dinokid, de David Ramírez

¿Qué harías si pudieras transformarte en cualquier dinosaurio? Dinokid lo tiene claro: ¡pasarlo bestial con sus amigos! Descubre las aventuras de este peculiar superhéroe en un jurásico tomo que contiene todo el material publicado en la revista ¡Dibus!… ¡y tiras completamente inéditas que completan la historia!

A estas alturas no sé qué más podemos decir de David Ramírez. Para mí, es el mejor autor de cómic en activo que tenemos en este país, y lo dejo escrito para que quede constancia. De sus inicios parodiando mangas de éxito ya queda poco, pero esa etapa le sirvió para ir depurando su técnica hasta conseguir ser capaz de dibujar en varios estilos diferentes, siendo perfectamente reconocible en todos ellos. Tal vez con el que más cómodo se siente ahora es con el de este Dinokid, de figuras pequeñas, redondeadas y cabezonas. Un estilo que también empleó en otras obras como Minimonsters o Tal Cual. Este Dinokid es uno de los personajes que creó para la tristemente desaparecida revista ¡Dibus!, en la que participó en 155 de los 178 números que duró. Eso son casi 15 años de revista infantil de cómics, que se dice pronto.

todo dinokid

¿Y quién es Dinokid? Pues sencillamente, un niño con el superpoder de transformarse en cualquier dinosaurio. Y esta premisa aparentemente tan absurda le sirve a David Ramírez para hacernos reír con las casi 400 tiras contenidas en este volumen integral (más unas cuantas páginas de extras publicados en la revista). Y ojo, que cuando digo reír, no me refiero a levantar una ceja y musitar «qué agudo». No, me refiero a reír de verdad, como cuando éramos niños y una historieta nos hacía gracia de la buena. Porque esa es la mayor virtud de David Ramírez: es capaz de hacer reír tanto con cómics para niños como para adultos. Y es que cuando David se pone cafre, tampoco es manco (como en Superro, o en Sexo Raro). David Ramírez explora todos y cada uno de los recursos del humor: el gag recurrente, el punchline, el juego de palabras, el slapstick… Fascina cómo con tan pocas líneas es capaz de expresar tantas expresiones de sus personajes. En las caricaturas de David no sólo vemos influencias de autores japoneses, sino de la Mafalda de Quino o la escuela Bruguera.

En las páginas de este integral, conoceremos no sólo a la familia de Dinokid (tardé unas pocas tiras en darme cuenta de que el protagonista y sus padres son de raza negra, algo que me produjo una agradabe sorpresa), sino también a sus amigos de la escuela, que también adquirirán poderes como los suyos. Así, tendremos a Mamífero Boy (Mam-Bo para los amigos), Insect Girl, Peza, El Increíble Chico Capaz de Transformarse en Pájaros de Todo Tipo (sí, ese es su nombre) o AnfiBoy. Pero también conoceremos a su propia galería de villanos, como la Doctora Olvido y su secuaz Cacharrobot, el Coleccionista de Animales (el mayor enemigo de todos), Mineralia Milenaria y el Rey Bellota. Personajes todos igualmente disparatados, pero que la innata capacidad de David Ramírez para el gag convierte cada aparición suya en hilarante.

Decir que Dinokid es para niños es como decir que Superlópez o Calvin & Hobbes son para niños. Hay sitio para el humor blanco e inocente, pero también para alguna que otra burrada escatológica. Después de todo, ¿a qué niño no le hacen gracia los chistes de caca-culo-pedo-pis? No obstante, David Ramírez tiene un infalible sentido del ritmo narrativo y del gag visual, y cada tira suya es una lección de humor en viñetas. La tira cómica es uno de los formatos más difíciles, puesto que se debe contar una historia con su planteamiento, nudo y desenlace en tan solo tres o cuatro viñetas… y hacer reír al final. David Ramírez es uno de los genios patrios de este género, que nunca decepciona, y que consigue que cada obra nueva que publica sea de obligada adquisición en casa aun sin saber de qué va. Solo con su firma ya me la han vendido.

todo dinokid

Termino esta reseña como la empecé, sin saber qué más puedo decir de David Ramírez. Su Dinokid, aunque de publicación seriada en una revista infantil, trasciende el género y se convierte en una obra maestra del cómic de humor por derecho propio. Tal vez penséis que estoy exagerando, pero acercaos a sus páginas y si no consigue haceros reír, me como mis palabras.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com