The Resistance, de J. Michael Straczynski y Mike Deodato Jr. es la apuesta de Panini para comenzar en España la publicación de los cómics... The Resistance, de Straczynski y Deodato

The Resistance, de J. Michael Straczynski y Mike Deodato Jr. es la apuesta de Panini para comenzar en España la publicación de los cómics de AWA Studios. AWA es la editorial fundada a finales de 2018 por dos viejos conocidos de Marvel, Axel Alonso y Bill Jemas, junto con el socio capitalista Jonathan Perkins Miller. Desde su debut, ha destacado por involucrar nombres del calibre de Garth, Ennis, Frank Cho, Peter Milligan, los citados Straczynski y Deodato y muchos otros.

The Resistance

The Resistance no es solo su principal buque insignia, sino que planea ser la vanguardia de todo un universo y la verdad es que de modo involuntario han tenido una ración de marketing extra. The Resistance comienza con una pandemia mundial, lo cual no puede achacarse sino a la casualidad porque para cuando estalló el brote en Wuhan, si bien no había salido aún la serie, ya estaba anunciada (y nosotros ya nos fijamos en ella). Sin embargo, y aunque la pandemia de esta historia es mucho más mortal y extrema en la onda de otras de la ciencia ficción, no deja de haber ciertos paralelismos como el tratamiento conspiranoico de la opinión pública, el secretismo gubernamental, las medidas restrictivas… En cualquier caso, un día y tras dejar cientos de millones de muertos, el virus deja de actuar de manera espontánea y simultánea en todo el mundo. La pesadilla se acaba, pero empieza el mundo de The Resistance.

La peculiaridad de este virus que modifica el ADN es que algunos de los supervivientes desarrollan habilidades metahumanas. Esto lo cambia todo a nivel mundial, dado que se estima que puede haber cerca de 10 millones de metahumanos en el mundo. A partir de aquí Straczynski comienza a desplegar un complejo tejido que si bien tiene un poco de sus Rising Stars de sus Sense8, contempla una visión mucho más global con muchos más flancos y variables que atacar.

The Resistance

Si acaso la mayor pega de The Resistance es que apenas hay un desarrollo de personajes a los que agarrarse en la lectura. El minucioso worldbuilding lo absorbe todo: el posible origen del virus, la mecánica de cómo se manifiestan los poderes, la legislación y las estratagemas de estados y mercados frente al fenómeno, el grupo de resistencia que da nombre a la serie, los movimientos encubiertos en su contra… Straczynski teje un complejo entramado en el que hay tanto que atar que construir personajes resulta secundario y tan solo les dedica un puñado de pinceladas. Dado que esta serie parece ser solo el principio, tal vez pueda solventarse este problema en series futuras, de las cuales la primera ya está saliendo en los USA y hay anunciada alguna más, pero en este arranque no parece haber sido la prioridad de Straczynski.

Sin embargo, más allá de la falta de apego que pueda provocar contar una historia como esta sin un anclaje emocional, el peligro tal vez no está tanto ahí como en su enfoque excesivamente global y minucioso. Abordar premisas fantásticas o de ciencia ficción desde una perspectiva realista es un rasgo común a muchas obras de Straczynski. Sin embargo, el problema de explicar demasiadas cosas, de querer hacer excesivamente real lo irreal es que hay un riesgo grave de enfangarse y, si bien no hay casos excesivamente notorios en esta entrega de The Resistance, camina en el límite no pocas veces.

The Resistance

Deodato recorre exactamente el mismo camino que Straczynski, prácticamente con los mismo puntos fuertes y flaquezas: montones de escenarios y caras distintas (algunas de ellas con esos guiños al cine habituales del brasileño), planificaciones tendiendo siempre a lo grande y una atmósfera de oscuridad que va en completa sintonía con la propuesta del guionista. Sin embargo, los excesos en la búsqueda de la iluminación dramática o los tramados manuales desmedidos terminan generando un cierto ruido que de nuevo nos pone lejanos a unos personajes a los que vemos difusos, a los que cuesta en ocasiones mirar a los ojos y sin un trabajo visible de lenguaje corporal personal. No ayuda tampoco el color de Lee Loughridge, colorista encargado desde el segundo capítulo, que si bien da muy buenos resultados con dibujantes más sintéticos, ensucia el ya de por sí ruidoso estilo de Deodato, que queda mucho mejor delimitado por Frank Martin en el primer capítulo.

Ambiciosa, arriesgada y monumental apuesta este The Resistance, que si bien capta la curiosidad y plantea muy buenas ideas, cojea a la hora de darnos unos personajes que nos lleven de la mano en medio del caos. Habrá que estar atentos a futuras miniseries.

Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com