Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Tankers

Tankers
Guion
Robert Venditti
Dibujo
Juan José Ryp
Color
Andrew Dallhouse
Formato
Cartoné. 116 páginas. Color
Precio
18,90€
Editorial
Moztros . 2023
Edición original
Tankers #1-3 (Bad Idea)

Con Tankers se da inicio a esa Mala Idea de la que nos hablaba hace algún tiempo Leo Scarano, editor de Moztros. Arranca en España la publicación de los cómics de la editorial americana Bad Idea, que no sabemos si mala, pero es cuanto menos una idea peculiar como concepto.

Los nombres tras esta iniciativa editorial son Dinesh Shamdasani, Warren Simons y Hunter Gorinson, que tal vez puedan no sonarle demasiado al público español, pero son las tres personas tras el relanzamiento de Valiant en 2012. Sin menospreciar el material de partida que Jim Shooter, Bob Layton y compañía montaron en el 89, estos tres señores fueron los responsables de llevar Valiant al siglo XXI y convertirlo en un universo editorial de primer nivel. En 2018, el conglomerado DMG Entertainment compró Valiant y estos tres mosqueteros salieron de la empresa. Un año después nacería Bad Idea, la nueva iniciativa que nos llega ahora a España.

Tankers

Y como la retranca no es sólo gallega, el nombre es una auténtica declaración de intenciones. Bad Idea se ha dedicado en estos años a poner en práctica distintas ideas de bombero, empezando por distribuir sus cómics solo en un puñado de librerías amigas, no recopilar en tomos, ediciones con donuts o huevos de Pascua dorados, inventarse una editorial y unos autores que no existen para sacar un cómic secreto o incluso un crowdfunding en el que una recompensa era cerrar la editorial. La verdad es que no queda muy claro si todas estas maniobras han servido para mucho más que llenar tweets y titulares y para pasar algunos buenos ratos, pero uno de los daños colaterales de todo esto es que era relativamente complicado conseguir sus cómics fuera de los USA.

Suponemos que Moztros nos ahorrará toda esta serie de marcianadas y nos quedará lo mejor de este hatajo de chalados, convenientemente ordenado, recopilado y sin donuts, creemos. Y es que por más payasos que sean estos señores de Bad Idea, tienen en su agenda toda la troupe de la mejor Valiant y Tankers es la primera muestra. Robert Venditti y Juan José Ryp son los encargados de esta gansada tan extravagante como divertida y no exenta de su ración de mala leche.

Si miramos el lado Valiant, hemos podido ver a Venditti en X-O Manowar o Eternal Warrior, pero también es el guionista de las más que reivindicables etapas de Green Lantern post Geoff Johns o la última serie de Hawkman, que pasaron por debajo de muchos más radares de lo que merecen.

Tankers

Por su parte, la labor gráfica corre a cargo de Juan José Ryp y Andrew Dallhouse. Hace ya 25 años que veíamos al gaditano Ryp dar sus primeros pasos en aquel Wet Comix de Megamultimedia y no son muchos menos los que lleva trabajando para el mercado USA. A estas alturas, ya no le quedan casi checks por marcar en la lista de editoriales. Siguiendo con Valiant, hemos podido verlo en Britannia, Ninjak o Rai, pero también en otros títulos tan variopintos como Lobezno, Clone, Black Summer, Robocop o incluso Nancy in Hell. A Dallhouse también lo hemos podido ver en una infinidad de títulos Valiant y DC, pero luego volveremos sobre ellos. Antes tenemos que contar de qué va esto de Tankers.

Tankers nos acerca a los laboratorios de Greenleaf Oil, una petrolera que, consciente del problema de finitud de los combustibles fósiles, opta por la sencilla solución de generar más fósiles. Viajarán en el tiempo con un equipo de mercenarios como salidos de Depredador y armados con exoesqueletos como salido de Aliens, cada uno con el potencial destructivo de un país. Su objetivo es desviar el meteorito que exterminó a los dinosaurios, pero no sin antes organizar una carnicería o dos. Un plan sin fisuras, ¿no? Obviamente se liará parda, pero eso ya sería entrar en spoilers.

Lo primero que sorprende es un cambio de registro para Venditti, de quien sabemos que se mueve bien en los terrenos de la épica y la aventura, pero no tanto en un registro con bastante humor y mala leche como en Tankers. Por momentos recuerda a un Mark Russell o a su compañero en Valiant Fred Van Lente más que al guionista que vimos de JLA o Green Lantern. En cualquier caso, Venditti nos da en esta historia todo lo que hace falta: una premisa molona, caracterizaciones rápidas y certeras, su puntito de ironía y mala leche, acción cafre, dinosaurios y no exactamente robots gigantes, pero algo parecido. ¿Cómo no va a molar Tankers? Puede que tal vez el planteamiento temporal — los viajes en el tiempo y sus cosas — tenga algunos agujeros, pero ¿a quién le importa en una historia como esta?

Tankers

Pero esto son cómics, amigos lectores, y un dibujante mediocre podría arruinar un trabajo tal vez no brillante, pero sí tremendamente resultón de Venditti. Pero el caso es que tenemos a Juan José Ryp, así que podéis sentaros y sacar las palomitas porque no hay el más mínimo riesgo. Estamos en buenas manos y es que se me ocurre muy poca gente capaz de dibujar esta orgía de sangre y destrucción de forma tan disfrutona. Con su estilo deudor de Geoff Darrow, pero a estas alturas marca de la casa, convierte esta cencerrada de tiros, tripas y acción a lo bestia en un pequeño pero intenso patio de recreo. Me resulta complicado aún entender como un estilo que tiende a lo recargado y al detalle puede generar escenas con semejante movimiento, donde todo vibra y estalla y resulta tan físico que casi podemos oír los disparos y explosiones.

Si he de ponerle un pero a Tankers es en la parte que corresponde a Andrew Dallhouse. Ryp trabaja en grises y comparando con el resultado final, hay tal vez un exceso de render. Ryp tiene tendencia a abigarrar, pero también controla con minuciosidad dónde se sitúan los pesos visuales. Al añadirse tanta información por arte de Dallhouse, tanto en paleta como en render, se generar un ruido que si bien no resiente gravemente la obra, si empasta un poco la fluidez original del trabajo de Ryp, que quizá habría funcionado mejor con un planteamiento de color más simple.

Tankers son solo tres números USA — aunque un poquito más extensos de lo habitual — y la verdad es que no hace falta más para lo que nos proponen, pero se lee tan rápida y fácilmente, presenta una premisa tan molona y unos personajes que con solo unas pinceladas se ganan inmediatamente su sitio, que al terminar el tomo es inevitable quedarse con ganas de más. Lo que nos brindan aquí es una historia con su principio y su fin, pero tranquilamente podría ser el principio de una serie más larga y ya tendrían por mi parte un seguidor.

Coméntanos algo

No hay comentarios aún. Sé tú el primero

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *