Si nos paramos a pensar, tampoco hace tanto tiempo desde que lo más destacable que se oía de Tom King era aquello de que... Superman. Arriba en el cielo

Si nos paramos a pensar, tampoco hace tanto tiempo desde que lo más destacable que se oía de Tom King era aquello de que era agente de la CIA. La verdad es que tan solo hace seis años de aquel Omega men que a tanta gente se le pasó bajo el radar y de aquello tan raro que estaban haciendo con Nightwing. Luego llegaría La Visión, Mr. Milagro, Batman y el estatus de superstrella, pero aún tenía la cuenta pendiente de trabajar con el más grande de todos los héroes, cosa que ha puesto remedio con Superman. Arriba en el cielo acompañado de otro peso pesado como Andy Kubert.

Superman. Arriba en el cielo

Superman. Arriba en el cielo forma parte de una iniciativa conjunta con la cadena de grandes almacenes americana Walmart. Al igual que se hizo con Universo Batman, Superman. Arriba en el cielo se publicaba en pequeños capítulos de 12 páginas acompañados de más historias en la cabecera Superman Giant de venta exclusiva en Walmart y que en España ECC ha publicado en su revista ECC Cómics antes que en este recopilatorio. Más allá de la anécdota, la estructura en episodios cortos será fundamental para entender la obra.

Superman. Arriba en el cielo es básicamente una premisa y un patio de recreo para que Tom King retoce en sus juegos estructurales. Unos alienígenas han abducido a Alice, una niña inocente y muy fan de Superman. Pese a todas las responsabilidades que atan al Hombre de acero a la tierra, terminará por dejarlo todo para emprender una odisea para buscar y salvar a Alice, que le llevará a las situaciones más locas y límite a lo largo y ancho del universo y tal vez incluso en otros lugares: carreras, combates de boxeo, pactos con el diablo, guerra, alienígenas, ensoñaciones y, por supuesto, un desfile de lo más florido de la galería de amigos y enemigos de Superman.

Superman. Arriba en el cielo

En estos pocos años de carrera de Tom King ya vamos viendo de qué pie cojea, cuales son sus puntos débiles, sus fortalezas y sus manías. Tal vez una de las más reconocibles sea su obsesión por la estructura. Puede que por eso una etapa tan larga como la que ha permanecido en Batman se le iba de las manos por momentos. Tom King es un guionista a quien le gusta tener todo controlado y cimentado de manera muy clara. Se mueve como pez en el agua en series cortas donde cada capítulo tiene una función específica, cumple un obsesivo papel concreto como sustentador de una historia mayor, predefinida, casi predestinada.

Esta especie de viaje del héroe por el que harán pasar a Superman y que tal vez podría tener algún eco de Superman All Star es la excusa para que cada capítulo tenga su propio reto no solo para Superman, sino también para King y Kubert. Cada capítulo es distinto en planteamiento y mecánica narrativa y no faltarán algunos de los vicios más habituales de Tom King, tales como ensoñaciones, mundos psíquicos y metafísicos, voces en off con montajes de acción y todas esas cosas que ya le vamos identificando como marca de fábrica.

Superman. Arriba en el cielo

No obstante, hay algo que todos los capítulos parecen tener en común y es que cada obstáculo, cada problema con el que se encuentra Superman se plantea de un modo figurado como un enigma a resolver por parte del lector y la respuesta siempre es “Superman”. Cada capítulo plantea un reto que el Hombre de acero vencerá por que es Superman y eso implica que haga lo que hace Superman. De acuerdo que Superman. Arriba en el cielo no resiste un despiece lógico y el argumento de la niña que necesita ayuda se cae bajo un punto de vista con los pies atados al suelo, pero el juego que nos plantean es justo el contrario. Como lectores tendremos que subir arriba, al cielo, y entrar en el juego poético que nos propone King. Mundos dentro de mundos, historias dentro de historias y una nueva prueba que vencer y de la que salir siendo aún más Superman.

Y es que pese a que el trabajo de Andy Kubert es por momentos espectacular, los dejes y el planteamiento de la obra huelen por completo a King. También es cierto que este Kubert flojea ocasionalmente en algunas anatomías y escorzos y ciertos actings le quedan algo rígidos, pero parece mucho más interesado en su misión de hacer fluir la vista del lector por la página y es sobre todo en las escenas de acción profusas en splash pages donde sin duda brilla con luz propia. Es en estas precisamente donde encontramos menos historia y más de esa poesía de la que hablábamos, donde como lectores sentimos más que entendemos, donde percibimos esa potencia y esa grandeza.

Superman. Arriba en el cielo

Y es que una historia es más que un argumento y muchas veces no tiene sentido buscar una coherencia en él, ya que puede encontrarse en un nivel conceptual, un nivel de discurso sobre el personaje o incluso emocional. En estos casos, la estructura en episodios separados no solo no es casual, sino que supone algo así como la métrica y la rima de la obra. Cada capítulo, a modo de estrofa, rompe con el anterior, unidos por una estructura formal y discursiva (y aunque no tan sólidamente, también argumental). Estructura, repeticiones y pequeñas alteraciones en la pauta de repetición marcan el ritmo y el sentido de Superman. Arriba en el cielo.

No se le puede achacar nada a ECC en esta edición, ya que tampoco existían en el original, pero habría redondeado la historia algún tipo de marca de inicio y fin de capitulo, algún detalle de cabecera, un logo o similar. En la recopilación el formato episódico sigue siendo esencial y, aunque se nota el cambio de tono, de planeamiento y de historia, hay ocasiones en que se tarda una o dos páginas en percibir el cambio de capítulo y este juego tan peculiar que se nos plantea en Superman. Arriba en el cielo no resulta tan fluido como debería.

Superman. Arriba en el cielo

En cualquier caso Superman. Arriba en el cielo es una de esas historias que toman las manías de algunos de sus autores y lejos de resultar nocivas, consiguen hacer de ellas pilares de la propia historia. Y cuando esos autores son Tom King y Andy Kubert hablando de lo que significa Superman, tenemos una de esas historias que ya nunca caducarán y probablemente veamos reeditadas mil veces.

Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com