Hace unos meses saltaba una noticia bomba en el panorama comiquero estatal con la adquisición por parte de ECC de los derechos de publicación... Stillwater Vol.1: Rabia, rabia, de Chip Zdarsky y Ramón K. Pérez

Hace unos meses saltaba una noticia bomba en el panorama comiquero estatal con la adquisición por parte de ECC de los derechos de publicación íntegra del sello Skybound de Image Comics, dirigido por Roger Kirkman. Las nuevas ediciones de Invencible y The Walking Dead no tardaron nada en llegar, así como la promesa de que, más pronto que tarde, veríamos en nuestras estanterías títulos como Ultramega o la que nos ocupa, Stillwater.

stillwater

Stillwater comenzó a publicarse en Estados Unidos el pasado mes de septiembre de 2020. La serie rápidamente llamó la atención de crítica y público, hasta el punto que ha obtenido una nominación para los premios Eisners del presente año. Estamos ante una creación que viene avalada por el talento en los guiones de Chip Zdarsky (Spider-Man: Toda una vida, Invasores, Daredevil, Sex Criminals) y el arte de Ramón K. Pérez (Ojo de Halcón o Cuento de arena). Un equipo creativo sólido que tiene muy claro la historia que quiere contar.

Bienvenidos a Stillwater

¿Qué tendrán los pueblecitos de la América rural que siempre pasan cosas turbias en ellos? Esto es un clásico de la ficción de terror desde clásicos del cine y televisión como Twin Peaks o Pesadilla en Elm Street, pasando por casi toda la producción de Stephen King en su querido estado de Maine o el popular Hawkins de Strangers Things.

En el noveno arte tampoco hemos sido ajenos a esta costumbre. Por citar algunos recientes podríamos viajar hasta Rotschild en Wisconsin (donde suceden los hechos de Revival de Tim Seeley) o bueno, la inmensa mayoría de la obra de Jeff Lemire y su costumbre de ambientar sus series en la Soria Yanki, como por ejemplo Black Hammer, Sweeth Tooth o, sobre todo, Gideon Falls.

stillwater

Citando clásicos de siempre y modernos llegamos hasta la desconocida ciudad de Stillwater, un pueblo que no figura en casi ningún mapa, que vive aislado de todo el mundo y que oculta un secreto con mucho celo: en Stillwater nadie enferma, nadie envejece… Pero sobre todo, nadie muere.

Con este apetecible punto de partida, Chip Zdarsky deja una vez más de lado el humor que le caracteriza para regalarnos una historia de terror costumbrista con aroma a cuento clásico. “Rabia, rabia” recopila los seis primeros episodios, que apenas suponen una toma de contacto con Stillwater y sus habitantes.

Si entras en Stillwater no podrás salir

El hilo conductor de Stillwater recae en el joven Daniel West, un diseñador web incapaz de gestionar su vida, que un buen día recibe una carta indicando que ha heredado de un pariente lejano y que para disfrutar de su herencia debe dirigirse a un pueblo del que jamás había oído hablar.

Chip Zdarsky se toma con calma este comienzo de la historia, dosificando con acierto las sorpresas y revelaciones. Quizás con demasiada calma, puesto que una vez leído el tomo (se tarda nada y menos), te deja la sensación de que todo podría haberse contado en mucho menos espacio.

stillwater cover

Eso sí, el escritor sabe muy bien lo que hace, jugando al despiste y conduciendo al lector por donde quiere. Reconozco que hubo un momento en el que pensaba que la cosa se le iba de madre si la premisa de la serie seguía por ahí. Pero no, justo cuando me estaba planteando tirar la toalla, va el bueno de Chip y le pega un volantazo en forma de cisma entre la población civil de Stillwater que promete muchas emociones fuertes.

Zdarsky se recrea en la atmósfera y en ir creando ambiente aunque, en esencia, toda la parte sobrenatural del cómic es solo una excusa para radiografiar la cara más oscura del ser humano, aquella que siempre es más macabra que cualquier historia de terror: La ambición, el deseo de protección, el ansia de ostentar el poder.., Todo ello estará presente en la tensión que va en aumento a medida que pasa cada capítulo. También es interesante la fábula
presentada y las moralejas relativas a la obtención del don de la inmortalidad, algo no carente de debates morales que, a buen seguro, serán abordados en el futuro.

Otro punto a favor de la serie es el dibujo de Ramón K. Pérez, que caracteriza a la perfección a los habitantes de Stillwater con una narrativa fluida y efectiva, que logra mantener el interés acorde con el guion de Zdarsky. Esto es algo muy meritorio, pues el tono de la historia tampoco aporta grandes momentos espectaculares para el lucimiento del artista, por lo que centrar todo su esfuerzo en la narrativa y que el resultado sea tan claro y preciso es para quitarse el sombrero.

Si estamos ante un clásico moderno incipiente o bien veremos como se desinfla, eso es algo que solo el tiempo lo dirá. De momento, me ha picado el gusanillo, y seguro que también pico con el segundo volumen.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com