Voy a decir algo que seguramente sea una perogrullada, pero ahí va: A los frikis nos encantan los crossovers. O al menos a la... Star Trek: El Conflicto Q, de Scott y David Tipton y David Messina

Voy a decir algo que seguramente sea una perogrullada, pero ahí va: A los frikis nos encantan los crossovers. O al menos a la mayoría, las cosas como son. Si bien es cierto que estos eventos suelen estar asociados casi siempre a los tebeos impresos, llevamos unos años también experimentando cruces en diversas franquicias televisivas como la de CSI, la de Buffy/Ángel, las distintas series ambientadas en Chicago de la NBC o el Universo DC que se ha montado poco a poco la cadena CW. Ahora, para rizar el rizo, nos llega la miniserie Star Trek: El Conflicto Q, que reúne casi todas las series televisivas ambientadas en el cosmos de ficción creado por Gene Ronddenberry en los años 60.

star trek the q conflict

Star Trek: El Conflicto Q. Un evento para enfrentarlos a todos

Así pues, veremos cómo las tripulaciones capitaneadas por Kirk (Star Trek, 1966), Picard (La nueva generación, 1987), Sisko (Espacio Profundo 9, 1993) y Janeway (Voyager, 1995) son extraídas de sus propios periodos temporales para competir en una suerte de yincana intergaláctica. Solo faltarían a la fiesta los protas de las series precuela Enterprise (2001) y Discovery (2017) y ya, por rizar el rizo, la dimensionalmente alternativa tripulación del relanzamiento comandado por J.J. Abrams en 2009.

Sobre estas líneas todos los juguetes disponibles del Universo Star Trek. Los que han sido usados y los descargados.

La excusa para juntar a tantas celebridades trekkies es una nueva aparición de Q. Para quienes no estén familiarizados con este personaje, destacar que se trata de un ser omnipotente miembro de la raza continuum y que debutó en el episodio doble piloto de La Nueva Generación interpretado por John de Lancie.

Y todo este lío, ¿a santo de qué?. Pues muy sencillo, el bueno de Q y el resto de sus compañeros se aburren, por lo que organizan este torneo a cuatro bandas con los diversos protagonistas de cada tripulación mezclados entre sí, lo que da lugar a un buen número de situaciones jocosas. Si se niegan a participar, Q y los suyos seguirán jugando a lo bestia sin la mediación de la Federación, cargándose planetas, galaxias o lo que les parezca.

star trek the q conflict

Ahora bien, lo primero que hay que decir sobre Star Trek: El Conflicto Q es que es un tebeo muy divertido con grandes momentos llenos de épica, que reflejan a la perfección los aspectos más icónicos de los personajes. Pero, y es que hay un gran pero, se trata de un tebeo hecho por y para Trekkies. Si no estás muy familiarizado con esta franquicia es posible que te pierdas a las primeras de cambio con todo el lío de cambios en las tripulaciones. Como digo, si tus referentes son las últimas versiones de Netflix y Paramount puede que la lectura de esta obra te resulte muy confusa.

No obstante, si eres un Trekkie con solera que recuerda como un acontecimiento cada vez que TVE1 estrenaba unas de las películas o que flipaba con las sesiones dobles de Doctor Who (la clásica) y La Nueva Generación en Telemadrid, vas a gozar de lo lindo con este más que simpático ejercicio de fanservice lleno de referencias a la mitología clásica de Star Trek, como la aparición de una máquina del Juicio Final.

star trek

IDW ha sabido dar con un equipo creativo que saliera airoso de esta papeleta. En el guion nos encontramos con Scott y David Tipton, dos escritores especializados en adaptar franquicias al noveno arte, que ya cuentan con una dilatada carrera a sus espaldas y títulos tan interesantes y entretenidos como el cruce de Star Trek con El Planeta de los Simios. Ambos consiguen que la lectura de Star Trek: El Conflicto Q destile amor a la saga por los cuatro costados además de que engancha y no puedes separarte del tomo hasta que lo has terminado.

El apartado artístico flojea un poco más, con un David Messina en horas bajas. El dibujante italiano ha puesto sus lápices al servicio de propiedades intelectuales como Transformers, Ángel, y también es un viejo conocido de Star Trek, para la que ha ilustrado una decena de historias. En esta miniserie se muestra un poco estático y más preocupado por lograr parecidos entre los personajes y los actores que por conseguir una narración eficiente. Brilla en los momentos de interacción y diálogo pero suspende por los pelos en las escenas más dinámicas y de acción.

En definitiva, si eres Trekkie y te gustan las historias de ciencia ficción más desfasadas disfrutarás de lo lindo de Star Trek: El Conflicto Q. Es de agradecer que la editorial Drakul lance de cuando en cuando algunos de los tebeos de la franquicia que considera más destacados, por lo que espero que este tomo les funcione lo suficientemente bien para que no tardemos en saber de Picard y compañía.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com