Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Spiderman / Masacre: De viaje

Spiderman / Masacre: De viaje
Guion
Robbie Thomspon
Dibujo
Matt Horak, Jim Towe, Nick Roche
Tinta
Sean Parsons, Jim Towe
Color
Brian Reber
Formato
Tomo con solapas, 136 páginas a color. 17 x 26 cm
Precio
14 EUR
Editorial
Panini Comics. 2019
Edición original
Spider-Man/Deadpool 40-45 USA

¿Has leído En el camino, de Jack Kerouac? ¿Has visto Tommy Boy, la comedia de 1995? Este cómic es igual, pero con Spiderman y Masacre. El dúo dinámico de Marvel está descubriendo Estados Unidos y su verdadera amistad. ¡Y con el Spidermóvil!

Las buddy movies combinadas con road movies suelen ser un éxito asegurado. La unión de dos personajes de caracteres opuestos (el parlanchín y el lacónico, el tímido y el ligón…) metidos en un coche y recorriendo el país ha dado frutos tan dulces como Granujas a todo ritmo, Entre copas o Mejor solo que mal acompañado (no, esta no). Incluso en España hemos tocado el género con la gamberrísima Airbag. Si a esto le añadimos un toque superheroico el pelotazo está ahí, latente, esperando sólo un par de pinceladas para triunfar en el mercado. Ahí tenemos El Viejo Logan y su precuela El Viejo Ojo de Halcón. Porque si en las buddy road movies (sí, me acabo de inventar el término) los protagonistas suelen vivir situaciones disparatadas y cómicas, en los cómics de superhéroes los problemas llegan en forma de amenazas supervillanescas. Y nadie en el Universo Marvel tiene más experiencia en compartir espacio personal con la persona más opuesta a ti que Spiderman. El pobre Peter Parker ha visto como su mayor admirador, Masacre, se le pega como una lapa intentando que se le contagie algo de la actitud superheroica del arácnido. Y ahora, tras salvar el mundo (¿cuántas veces van ya?) del líder del ejército de SDVs llamado Maestro Matriz, descubren que la mejor forma de cimentar su incipiente amistad es emprendiendo juntos un viaje por las carreteras norteamericanas. ¡Una excusa perfecta para desempolvar el nuevo y mejorado Spiderbuggy!

de viaje

El guionista Robbie Thompson (Spiderman vs. Masacre, Doctor Extraño y los Hechiceros Supremos) sólo necesita de este banal punto de partida para escribir la más divertida y metarreferencial historia de esta pareja protagonista. Todos sabemos que Masacre es de los pocos personajes del Universo Marvel que son conscientes de que su vida es la de un personaje de cómic (algo que ya se explotó con cómicas y mortíferas consecuencias en Masacre mata al Universo Marvel), y son constantes sus rupturas de la cuarta pared para hablar con los lectores. Pero, ¿qué ocurre cuando hay alguien que le ve hacerlo? ¿Y si ese alguien es Spiderman? ¿Cómo le explica Wade a Peter que sus aventuras están siguiendo leídas mensualmente en fascículos de 24 páginas? ¿Y que protagonizan películas supertaquilleras? ¿Y que tienen sus respectivas líneas de juguetes? Pues bien, si Hulka, allá por los 90, discutía con el autor de su serie John Byrne por la ropa que le ponía o los sueños eróticos que le hacía tener (con Hércules, ni más ni menos), ahora es Masacre quien discute con Thompson por un quítame allá esos fans crueles y desconsiderados. Pero como no sólo de bustos parlantes e interminables diálogos vive el cómic de superhéroes (y no hace falta dar nombres), no tardará en aparecer el consabido enemigo, en forma de ejército de bichos gigantes, con su exoesqueleto orgánico y su sangre verde para añadir un poco de acción a la trama. La aparición de Bicho, el insectoide alienígena, no puede ser más providencial y traída por los pelos, con un viaje a las entrañas de la tierra que desembocará en la Zona Negativa, con el consiguiente enfrentamiento con Eternos y Desviantes, con los que habrán de unir fuerzas para regresar a la Tierra. ¡Ransak! Blastaar, la bomba viviente! ¡Jannor y Koly, policías de la Fuerza Negativa! ¿Se puede molar más?

Robbie Thomson vuelve a contar con los dibujantes del tomo anterior Matt Horak y Jim Towe como espléndidos aliados para contar las disparatadas aventuras de esta extraña pareja. Horak, con su estilo ágil y cómico, se ocupa de los tres primeros números contenidos en este volumen, mientras que Towe, discípulo aventajado de Rob Liefeld (y con esto me refiero a que ha superado a su maestro, lo cual no es difícil), se ocupa de la segunda parte, en la Zona Negativa. El trabajo de Towe, que ya rompió sus primeros lápices en Youngblood Vol. 6 para Image, adopta un tono más superheroico y menos caricaturesco, puesto que se ocupará de plasmar las dinámicas batallas entre los dos protagonistas y los musculosos residentes de la Zona Negativa. Aun sin saber que ha trabajado para Liefeld, se le notan las hechuras en muchas viñetas, y no es difícil adivinar de quién ha aprendido a dibujar. A Horak, por otro lado, se le ve más experiencia, o tal vez ha aprovechado mejor las clases de dibujo. El caso es que sus páginas no sólo cuentan con más detalles, sino que también están mejor narradas y tienen un acabado más profesional.

de viaje

Nos encontramos ante el penúltimo tomo de esta colección, que ha terminado el pasado mayo en EEUU con su número 50. Anteriormente publicada por Panini en las páginas de Asombroso Spiderman, los dos últimos volúmenes de Spiderman / Masacre saldrán en tomos independientes, para alegría de los completistas de la serie anteriormente mencionada. Este Spiderman / Masacre: De viaje es un divertido experimento que acaba con un espectacular cliffhanger, dejándonos expectantes ante el posiblemente fatal destino del Universo Marvel. No tardes, Panini.

[amazon_link asins=’8491679863′ template=’AnuncioComicsPosts’ store=’elhdlt-21′ marketplace=’ES’ link_id=’cd985f2f-2907-4f66-8dc0-91bc77a636e3′]