Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Snow Angels 1

Snow Angels 1
Guion
Jeff Lemire.
Dibujo
Jock.
Formato
Cartoné, 104 págs, color.
Precio
16€.
Editorial
Astiberri. 2022.
Edición original
Snow Angels #1-4 (Comixology).

En 2018, la plataforma de cómic online Comixology (ya propiedad de Amazon) anunció sus primeras cuatro series originales como reclamo para suscribirte. De esas cuatro series (Savage Game, Superfreaks, Elephantmen 2261, y Ask For Mercy), pocas hicieron ruido, por lo que Amazon buscó a autores de renombre para sus próximos proyectos. Uno de ellos es este que hoy nos ocupa: Snow Angels, una serie en 10 partes escrita por Jeff Lemire y dibujada por Jock. Si estos nombres no venden… Astiberri edita los primeros 4 números en este tomo en cartoné, que sirve de presentación de la historia.


A priori la serie nos traslada a un escenario seudoapocalíptico en el que un corredor en medio de la nieve sirve de hogar para los últimos supervivientes de una comunidad. Acompañaremos a Milliken, Mae Mae y su padre en una excursión para conmemorar el duodécimo cumpleaños de la primera que acabará con la aparición del temible hombre de hielo, una suerte de «hombre del saco» que acudirá si alguien se salta «las normas de la trinchera». Y es que la tribu tiene unas normas que no se deben incumplir, sencillas y fáciles: 1) La trinchera provee. 2) No se sale de la trinchera. 3) La trinchera nunca se acaba. Reglas que intentan que a nadie se le pase por la cabeza intentar abandonar el sitio. La aparición del hombre de hielo deja claro que alguien ha incumplido alguna de las reglas…

Vista con perspectiva, la historia no aporta gran originalidad: una distopía en la que la gente vive agrupada en tribus en un entorno hostil y donde hay que seguir unas normas y unas tradiciones cuyo incumplimiento conlleva la venida de un ser poderoso para castigarlos. Pero Lemire tira de sus tropos para contarnos la historia, y la dosificación exhaustiva de la información unido a las relaciones paterno-filiales hacen que no perdamos el interés en ningún momento. Lemire va enseñando lo justo para que sigamos con la lectura intentando averiguar dónde está la gente, qué pasa si viene el hombre de hielo y por qué el padre oculta información a sus propias hijas. Milli es presentada también como ese personaje rebelde, que se intenta oponer al rol de género habitualmente reservado para las mujeres y exige que se le enseña a cazar y pescar al cumplir «la mayoría de edad» como a otros niños.


Aunque si la serie funciona como un tiro es gracias a Jock. Para los que somos seguidores incondicionales de Lemire nos va a resultar inevitable comparar la serie a cómo habría sido si el canadiense también se hubiera hecho cargo del dibujo como en sus Essex County o Royal City, y creo que habría sido una serie absolutamente diferente. Al igual que ocurre con Gideon Falls o Black Hammer, el papel de Jock al dibujo de la serie es muy importante a la hora de crear atmósfera. Jock tiene ese estilo esquemático y a veces abocetado que sienta muy bien a una localización glaciar en la que el frío y la nieve predominan en el paisaje, y también funciona muy bien para mostrar escenas de acción marcadas por la intensidad de las emociones, algo que se habría perdido por completo de estar dibujada por Lemire, en la que seguro que habría predominado la esfera emocional y de relaciones entre los personajes. El tener a Jock hace que veamos la obra con un poco de distancia con respecto a las inercias del guionista, y nos hace bajar un poco la defensa en cuanto a qué creemos que vamos a encontrarnos.

La paleta de colores está marcada por los azules y amarillos suaves de ese entorno helado, lo cual permite utilizar el rojo como guía visual a la hora de mostrar esas viñetas con sangre, alguna onomatopeya o incluso como fondo de viñeta para recalcar la intensidad de ciertos momentos de gran tensión. Pero esa paleta pálida da el mismo efecto que si hubiera estado realizado en un bitono y se hubiera empleado el color como punto de inflexión de algunos puntos concretos de la historia. El estilo de Jock te puede gustar más o menos, pero creo que en esta obra funciona especialmente bien puesto que, tanto por el tipo de dibujo que realiza como por el uso del color, contribuye a generar una atmósfera buscada por el guionista para la historia.


En definitiva, Snow Angels 1 es una presentación de los personajes y la situación, en un mundo distópico que probablemente nos recuerde a otros. Pero la solvencia y experiencia de los dos autores convierten una obra con un inevitable aire de «déjà vu» en un entretenimiento muy pero que muy disfrutable. El hecho de saber que el desenlace tendrá lugar en el siguiente tomo con los seis números restantes, hacen que el interés se mantenga y apetezca ver cómo acaba todo y se terminen de resolver los cabos sueltos que aún quedan pendientes.

Lo mejor: La atmósfera creada por Jock. Que siendo una obra con muchos de los tropos de Lemire, se vea como algo diferente gracias a un dibujo como el de Jock.

Lo peor: Objetivamente, la historia la hemos leído o visto mil veces antes.

Coméntanos algo

No hay comentarios aún. Sé tú el primero

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *