En 2015 Astiberri nos sorprendió con esa simpática obra titulada Gazpacho Agridulce en la que Quan, la mediana de tres hermanas (más un hermano... Andaluchinas por el Mundo, de Quan Zhou Wu

En 2015 Astiberri nos sorprendió con esa simpática obra titulada Gazpacho Agridulce en la que Quan, la mediana de tres hermanas (más un hermano pequeño) narraba sus experiencias como Andaluchina, es decir, china nacida en Andalucía. Ahí contó las experiencias de su niñez en el restaurante chino de sus padres y cómo vivían ellas el contraste cultural entre China y España (y para más inri, Andalucía). Dos años después, Quan vuelve a contar sus experiencias, aunque ya no son niñas, han crecido y cada una toma un rumbo diferente. En Andaluchinas por el Mundo vamos a ver los destinos que toman Fu, Quan y Qing. Todo ello contado con el carácter alegre y alocado de Quan, aunque cada hermana va contando su propia historia.

Andaluchinas por el MundoEn esta continuación de Gazpacho Agridulce, vamos a ver cómo Quan se va a Madrid, un destino que al principio aborrece y que puede cambiar por Londres, pero al final acaba volviendo a la capital. Los amores y desamores irán marcando su rumbo en muchas ocasiones. Fu, la mayor, se va a Miami. Allí aprenderá que las cosas no siempre salen como uno quiere, y se irá perdiendo en el camino hacia sus planes. Qing quiere volar, como sus hermanas mayores, pero sus padres no pueden permitirse que ella salga de España, por lo que debe quedarse en Málaga. Una beca en Francia puede ser su salvación.

La historia está contada en primera persona. He de decir que el estilo de Wu ha mejorado mucho desde la primera novela en todos los sentidos, tanto a nivel de guión como de dibujo. Según cuenta ella misma, el cambio de perspectiva fue alentado por las críticas recibidas en el primer libro. Sobre todo, una a la que siempre alude en la que le dijeron que Que nazca un hámster en un establo, no le hace un caballo. Eso hizo que afrontara esta segunda novela gráfica con un punto de vista más personal y profundo. Ya no eran una serie de anécdotas sucedidas, aquí las hermanas Wu se desnudan al lector, contando sus problemas de adaptación, cómo se dejaron arrastrar en algunas ocasiones por malas decisiones o por malas relaciones sentimentales, y cómo la pequeña sufre el que los padres hayan ido ayudando a prosperar a sus otras hermanas y que ya no quede dinero en la familia para poder cumplir sus sueños de salir de Málaga. Es curioso porque el hermano menor interviene lo justo, pero la diferencia de género abre una brecha entre la unión de las hermanas y él. Él es algo más independiente, mientras que ellas necesitan un contacto continuo y apoyarse en el día a día unas a otras.

Andaluchinas por el MundoMe resulta muy divertido, como andaluz, ver cómo se expresa Quan. Si siendo español ya hay muchas veces en mi día a día que me cuesta ser comprendido en otra comunidad autónoma, me divierte especialmente ver cómo se aburre de ser preguntada por tópicos y cómo sorprende a los demás al verla con su acento y sus palabros teniendo sus rasgos chinos. A eso le añades el carácter explosivo y divertido que muestra y la verdad es que apetece conocerla y saber más de ella… Cada hermana tiene su propio carácter y en lo que coinciden es en el espíritu familiar y el respeto a sus padres.

El dibujo ha mejorado bastante. No deja de ser un dibujo poco detallado y que se centra en la historia, con algunas expresiones exageradas que recuerdan al manga. Pero tiene páginas muy bien construidas, con un uso muy acertado del color, como esas páginas que funcionan casi como una viñeta de situación como la que pongo aquí al lado. Uno compara las dos novelas gráficas y se percibe una evolución muy evidente.

En definitiva, Andaluchinas por el Mundo.

Andaluchinas por el MundoAndaluchinas por el Mundo está planteado como un programa de Españoles/Andaluces por el Mundo. Es evidente hasta en su título. Esta segunda novela me resulta mucho más atractiva que la primera por cómo se abre al lector, por contar cosas interesantes, sentimientos, sensaciones, errores que se reconocen y otros que no. Está contado de una manera muy simpática y por una narradora que cae bien. Una familia muy internacional, con una educación muy peculiar y que nos cuenta desde los diversos puntos de vista cómo van viendo su día a día. Una moraleja final de que al final el sitio de uno está donde se lo propone y que por muy difícil que sea la adaptación a sitios nuevos, con ayuda y apoyo… todo se consigue.

Lo mejor: El sentido del humor de Quan. La evolución desde la primera parte.

Lo peor: Me han quedado ganas de saber más del hermano pequeño.

Para aficionados a novelas gráficas autobiográficas. Para gente con sentido del humor.  Para conocer otras culturas.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com