Animales y humor. Cualquiera que haya seguido mínimamente la carrera de José Fonollosa debería tener ya claro que son dos de sus filias favoritas... Refugio, de José Fonollosa

Animales y humor. Cualquiera que haya seguido mínimamente la carrera de José Fonollosa debería tener ya claro que son dos de sus filias favoritas a la hora de hacer cómics. Miau, Perros vs. Gatos o Ultragato nos han hecho reír con situaciones cotidianas y/o descabelladas y tal vez algo de eso hay también en Refugio, pero a la vez estamos ante un experimento completamente distinto.

Refugio, de José Fonollosa

Refugio cuenta la experiencia personal de Fonollosa como voluntario en SPAX (Sociedad Protectora de Animales de Xátiva), las vivencias de un recién llegado que siempre se ha considerado más de gatos en una protectora repleta de perretes de todos los tamaños revoloteando, corriendo, saltando y ladrando al unísono.

Refugio no es sin embargo una serie de tiras como algunas de las que mencionábamos al principio. Si bien podríamos ver una especie de división implícita en forma de gags, Refugio es una especie de documental (con mucha gracia, eso sí) de lo que podemos encontrarnos en el día a día de una protectora cualquiera: las rivalidades entre peludos, la trastadas y otros chascarrillos, pero sobre todo el trabajo duro que hay detrás para mitigar la situación de fondo y es que se cuentan por centenas de millar los animales animales que se abandonan cada año en España. Hablamos de animales que necesitan techo, comida, medicinas y cariño.

Refugio, de José Fonollosa

Fonollosa nos va mostrando poco a poco esa realidad de forma divertida y didáctica y no exenta de algunos experimentos gráficos a modo de corte en la acción, que refuerzan el tono de documental. Incluso la misma estética camina un poco en este sentido. En un primer vistazo es el Fonollosa de formas sintéticas y caricaturas amables, que estamos acostumbrados a ver en sus tiras o tebeos como Vampi. Sin embargo, un segundo vistazo nos muestra un trazo más suelto y desgarbado, unas composiciones más densas y abigarradas con un color de trazo mucho más manual. De algún modo todo esto apoya la idea de diario de la que parte Refugio, algo así como si los apuntes rápidos tomados en un cuaderno se animaran para contarnos la historia.

Por todos estos motivos Refugio se nos presenta como una lectura con un afán pedagógico, pero de digestión ligera a pesar de la cantidad de información que nos deja. Si el unimos el tema que trata, Refugio se presenta como uno de esos tebeos perfectos para ser regalados o prestados a cualquiera a quien le gusten los animales, aunque no haya leído un tebeo en su vida.

Refugio

Refugio ya está en librerías, pero aún se puede conseguir en la página de Grafito con la opción de comprar una lámina extra, cuyo importe se donará a SPAX. Y recuerda: en cuestión de animales, adopta, no compres. Y si lo que quieres es gastarte el dinero, ahí tienes este tebeo, que esto sí se compra.

Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com