Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Reckless, de Ed Brubaker y Sean Phillips

Reckless, de Ed Brubaker y Sean Phillips
Guion
Ed Brubaker
Dibujo
Sean Phillips
Color
Jacob Phillips
Formato
Cartoné. 18,3 x 27,7 cm. 144 páginas. Color
Precio
20€
Editorial
Panini Cómics . 2022
Edición original
Reckless (Image)

Con Reckless, Ed Brubaker y Sean Phillips nos vuelven a sumergir una vez más en una historia de género negro… ¿Cómo? ¿Otra vez género negro? Pues la verdad es que sí, pero también lo es que vuelven a reinventarse y marcar la diferencia con respecto a todo lo anterior.

Reckless, de Ed Brubaker y Sean Phillips

Es inevitable que cuando pensamos en el género negro, nos vengan a la cabeza ciertas imágenes asociadas a algunos de sus tropos, pero lo cierto es que el noir es un macrogénero que incluye montones de variantes. Desde que comenzaron a trabajar juntos en 1999, con cada obra han explorado un subgénero. Comenzando por algo más genérico en La escena del Crimen, donde a decir verdad Sean Phillips solo entintaba, han ido variando y virando de género. Batman Gotham Noir se acercaría a los superhéroes y tal vez es en este caso donde más se repite, ya que llegarían después Incognito o Sleeper — donde además explorarían el subgénero de los infiltrados. Fatale introduce el terror, The fade out nos lleva a noir clásico de Hollywood, Kill or be killed lo aborda desde una perspectiva algo más formalista, que sería spoiler desvelar, y Criminal sería un contendor más genérico, pero centrado en el tronco del noir: las historias de criminales. Es como si la pareja creativa se hubiera propuesto hacer una especie de tesis que desmenuce el genero negro en sus piezas más pequeñas.

Con Reckless se acercan al pulp, pero no a ese Pulp del que nos hablaba en la novela gráfica homónima. Reckless se aparta de los folletines de los años 30 y 40 para acercarnos a otro tipo de ficción pulp. Las últimas palabras están escogidas con toda la intención para evocar cierta película del 94, ya que Tarantino bebe exactamente de las mismas fuentes que Brubaker y Phillips. Para entender Reckless debemos irnos al subgénero de la ficción de explotación denominado hard boiled, donde la violencia y/o el sexo son particularmente extremos y descarnados. Este género tuvo su origen en las viejas novelas pulp de los años 20 y 30, pero tuvo un segundo momento de gloria en los años 70, con el auge del cine de explotación. Son los años de la blaxploitation, el giallo, el gore, las artes marciales, el rape/revenge y tantos otros microgéneros de los que bebe Reckless.

Reckless, de Ed Brubaker y Sean Phillips

Ethan Reckless es el nombre del protagonista de lo que pretende ser una serie de novelas gráficas al más puro estilo pulp entendido de todo este modo. Reckless es un ex-agente del FBI retirado tras un suceso traumático, que se dedica a hacer encargos de los más variopinto con la ayuda de Anna, su asistente punk, desde un viejo cine destartalado, que utilizan como base de operaciones. Uno de esos encargos destapará un fantasma de su pasado y se verá envuelto en una trama que por momentos gira y se complica.

Es posible que podáis leer en algún sitio que Reckless no es tan redondo como algunas otras obras de Bru y Phillips y he reconocer que tienen razón, pero también he de aclarar que tampoco lo pretenden. Decíamos que Reckles pretende emular esas novelas baratas de ficción pulp y es por eso que ni llega a la profundidad ni a la complejidad de un Kill or be Killed o un The Fade Out. También precisamente por eso se permite unos giros de trama mucho más locos y enrevesados, bien escritos porque nadie duda del buen hacer de Brubaker, pero bastante desquiciados si los mirásemos en el contexto de otro tipo de obra.

Reckless, de Ed Brubaker y Sean Phillips

El equipo gráfico cada vez está más suelto y vemos al colorista Jacob Phillips cada vez más cómodo y desinhibido a la hora de enfrentarse a los lápices de su padre. Su paletas extremas y su tratamiento poco naturalista del render se combinan capaces de cambiar de registro de escena en escena. Cada una nos ubica en momentos y lugares distintos conservando ese ambiente noir tanto en un callejón nocturno, una playa de Los Ángeles en pleno día o un viejo granero. Mientras, Phillips senior, toma el pulso a la intención de Brubker y evita experimentos más complejos como los de Kill or be Killed, para establecer una propuesta algo más clásica donde los márgenes y las viñetas a sangre dictan los tiempos e intensidades de cada momento.

Tal vez Reckless aspire a una menor complejidad e intensidad que otras obras del dúo maravilla, pero se equipa con todo su buen hacer acumulado y con ese encanto primario de la explotación y quién sabe si con el tiempo, esta serie de novelas pulp será una de sus obras más recordadas.

Coméntanos algo

No hay comentarios aún. Sé tú el primero

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.