Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Reckless. Amigo del diablo

Reckless. Amigo del diablo
Guion
Ed Brubaker
Dibujo
Sean Phillips
Color
Jacob Phillips
Formato
Cartoné. 18,3 x 27,7 cm. 144 páginas. Color
Precio
20€
Editorial
Panini Comics . 2022
Edición original
Reckless: Friend of the devil (Image)

Que me perdonen Stieg Larson, George Pelecanos, John Connolly, Dennis Lehane, Los Coen o David Fincher, pero deberían hacerles un hueco a Ed Brubaker y Sean Phillips en el podio de personalidades qué más han hecho por el género negro en el siglo XXI. Mas de 20 años de carrera juntos y siguen dejándonos obras como Reckless. Amigo del diablo.

Reckless. Amigo del diablo

Después de tantos años, no solo no han gastado el noir sino que podemos ir viendo una especie de tesis sobre el mismo a lo largo de su carrera. Más allá de brindarnos grandes historias con cada título, cada obra aportaba un pequeño estudio sobre una de las muchas aristas del género negro. Han explorado el noir desde la hibridación con otros géneros, desde la metatextualidad, desde el más puro estudio de la condición humana, desde ambos lados de la ley, desde una perspectiva clásica a una posmoderna, desde el fondo y la forma…

Cuando llegamos a Reckless, se puede decir que Bru y Phillips se han pasado el juego y ya solo les queda el disfrute más puro y sin pretensiones. Reckless ya no es tanto un homenaje y estudio de los pulps noir — como lo es Pulp —, sino que es un pulp hecho a día de hoy y desprovisto de cualquier rastro de posmodernidad y complejos. En pleno siglo XXI, Brubaker y Phillips ya han explorado todas la referencialidades y todos los metas que se nos puedan ocurrir en el noir y ahora solo queda hacer género negro sencillo, totalmente carente de pretensiones y disfrutón 100%.

Reckless. Amigo del diablo

Eso es lo que vendía el primer volumen y lo que seguimos viendo en el segundo. Tras la presentación de Ethan Reckless y Anna, en Reckless. Amigo del diablo, nos ubicamos en 1985 para un nuevo caso. Ethan se verá envuelto en la búsqueda de una aspirante a actriz desaparecida en el contexto del Hollywood de las productoras de tercera, las sectas y el pánico satánico.

Sin vueltas de hoja, lo que tenemos aquí es un caso donde dentro de lo turbio del ambiente y los acontecimientos, todo se trata de forma ligera, sujeto lo que dictan los cánones clásicos de estas historias: una pista lleva a la otra, se produce algún girito, alguien no dice la verdad… lo hemos visto mil veces y sigue funcionando cuando se hace bien y si somos conscientes de lo que hemos venido a leer en Reckless. Amigo del diablo, no se necesita absolutamente nada más.

Reckless. Amigo del diablo

Todo es más barato, más orientado al consumo rápido. La prosa de los pensamientos en off es más pomposa y mucho menos refinada. Sean Phillips dibuja mucho más rápido y con menos atención al detalle. Todo es más barato y descuidado… pero también mucho más al grano. Sin ahondar en la naturaleza de los personajes, sin el discurso metanoir, sin los juegos narrativos complejos, lo que nos queda cuando tienes el talento de Brubaker y Phillips es la historia en lo más básico, pura, sin cortar y terriblemente adictiva. Uno querría poder leer un nuevo tebeo de Reckless todas las semanas y es que es maravilloso que se puede disfrutar a lo grande de historias sencillas y sin pretensiones.

Brubaker y los Phillips descienden al pulp con todas sus consecuencias, con sus torpezas, sus prisas y sus atajos, pero también con toda su magia y ahora mismo no se me ocurre una serie actual en el mercado más disfrutable que Reckless.

Coméntanos algo

No hay comentarios aún. Sé tú el primero

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.